La fila de coches de caballos y la cola de turistas, separadas por los macetones de los Reales Alcázares
La fila de coches de caballos y la cola de turistas, separadas por los macetones de los Reales Alcázares - J.M.Serrano
LOCAL

La Policía Local ve «temerario» el cambio de macetones del Alcázar de Sevilla

Desde el comienzo de verano, el Ayuntamiento movió los maceteros de seguridad para dar sombra a los cocheros y animales

SevillaActualizado:

La situación de las paradas de coches de caballo de Sevilla se ha vuelto insostenible ante el incremento de las altas temperaturas de los últimos días. Desde que comenzara el verano, el Ayuntamiento hispalense habría cambiado los macetones instalados en los Reales Alcázares para hacer la espera de los cocheros y animales «más llevadera» y «a la sombra». Esta medida no es compartida por la Policía Local al considerarla una «temeridad» por motivos de «seguridad, salubridad y estética».

Hace ahora algo más de un año, que el Ayuntamiento de Sevilla intensificó las medidas de seguridad en el centro de la ciudad ante la previsión de un posible atentado terrorista tras los de Barcelona y Cambrils y comenzó a instalar macetones en el perímetro del Alcázar junto a la Catedral. Se colocaron una veintena de maceteros de grandes dimensiones rodeando a uno de los monumentos más visitados de la capital para proteger así a los cientos de turistas que cada día acuden a visitar este histórico edificio y que hacen cola en el exterior.

A principios de julio, la delegación de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla ordenó el desplazamiento de los macetones para permitir la parada de coches de caballo de servicio público en la fachada de los Reales Alcázares y refugiarse del sol, ante las quejas de los cocheros, sobre todo, durante las horas de más calor.

La utilización de dicho espacio es conjunta para los cocheros de caballos y los turistas que aguarden la cola de acceso al Real Alcázar, debiendo los coches de caballo «abandonar la misma cuando la sombra sea insuficiente y redistribuirse entre el resto de espacios disponibles en la plaza del Triunfo», tal y como recoge el informe de Movilidad al que ha tenido acceso este periódico.

La Policía Local ha puesto en conocimiento de Movilidad, a través de otro informe, que dicha medida resulta una «temeridad». Según el documento, «compartir un espacio reducido con los carruajes que ha de realizar maniobras continuas para desenvolverse, obligando a desplazarse a las personas que esperan para entrar en el monumento, genera constantes situaciones de peligro, pudiendo darse el caso de que se desbocase algún animal. Además, el mal olor que desprenden las excreciones de los caballos, y las moscas que atraen, conforman un ambiente poco agradable para una espera».

Según recoge dicho informe, la propia directora del Alcázar de Sevilla, Isabel Rodríguez Rodríguez, se ha sorprendido de que se haya autorizado esta medida por motivos de «seguridad, salubridad y estética».

El documento concluye con que «no se haga uso de ese espacio por parte de los cocheros de caballo, quedando pendiente una solución más acertada».

Postura del Ayuntamiento

La respuesta del Ayuntamiento no se ha hecho esperar. «En primer lugar, un policía local no es la Policía Local. Si un policía local ha realizado un informe, no ha sido encargado por el Cuerpo de la Policía Local. En un informe que atañe a la seguridad se tienen en cuenta distintas variables técnicas y se cruzan rigurosamente, y no sólo cuenta la opinión de un policía local que va por libre sin respetar la escala de mando».

Fuentes municipales aseguran que esa ubicación de la parada de caballos durante los períodos de calor para permitir que los cocheros realicen su trabajo en mejores condiciones y no sufran los caballos las altas temperaturas es la misma desde hace una década. «No ha cambiado desde entonces».

La novedad de este año es que existen macetones en el entorno que delimitan la fila de turistas del Alcázar. «Se estudió por parte de técnicos de Movilidad y con los propios cocheros la ubicación, y se determinó que no existen problemas de seguridad al analizar y combinar los posibles desplazamientos de los coches de caballos o de posibles vehículos de motor que quisieran entrar atropelladamente en la cola de los turistas, dada la necesidad de realizar distintos y cerrados giros».

Por tanto, se ha autorizado a los cocheros, como algo opcional, según el Consistorio, a realizar allí su parada en una única fila, existiendo espacio suficiente para la convivencia entre los coches de caballos y los turistas. En el caso de que los coches de caballos ocupen dos filas, han de abandonar el sitio quienes ocupen la segunda. Los policías locales allí destinados deben velar por la existencia de una sola fila.

En todo momento, se ha velado por la seguridad de las personas y el bienestar animal, indican las citadas fuentes.

Cocheros de caballo

Los cocheros también tienen mucho que decir. El presidente de la Asociación, Manuel Muralla, ha asegurado a este periódico que «esto va a ser la guerra». Ni ellos ni los animales pueden soportar las altas temperaturas que vienen sucediéndose en las últimas semanas.

El Ayuntamiento ya les privaron de tres paradas -plaza de San Francisco, Placentines y Virgen de los Reyes- y ahora temen que hagan lo mismo con la del Alcázar. En la actualidad, sólo cuentan con seis y «no hay paradas para todas las licencias -97- que hay en la ciudad». Por ello, el más del centenar de cocheros de Sevilla no descarta una manifestación para exigir zonas de sombra durante los períodos estivales.