Imagen de archivo de una operación de la Policía Nacional
Imagen de archivo de una operación de la Policía Nacional - ABC
Sucesos

La Policía Nacional detiene en Sevilla a la cúpula de la cadena de peluquerías Low cost por fraude

Cifra en tres millones de euros el dinero que habrían defraudado a la Seguridad Social con falsos contrato de formación

Actualizado:

La Policía Nacional, la Seguridad Social y la Inspección de Trabajo tienen en su punto de mira a la cadena de peluquerías Low Cost por supuesto fraude fiscal. En una primera parte de una operación aún en curso, los agentes han detenido a 37 personas en la provincia de Sevilla. Cinco de ellas conforman la cúpula del entramado empresarial; mientras que los otros 32 implicados son los responsables de tiendas, que operan como franquiciados de la matriz. Todos ellos se encuentran en estos momentos en libertad con cargos.

Las pesquisas las lleva a cabo el Grupo de Fraude Fiscal de la Policía Judicial. Según han dado a conocer este miércoles en un comunicado, en el año 2015, los cinco responsables de la cadena de peluquerías crearon un entramado empresarial con sociedades franquiciadoras y empresas supuestamente dedicadas a formación, «con la finalidad de lucrarse y beneficiarse de los incentivos y bonificaciones de la modalidad contractual de formación y aprendizaje».

Fuentes de la Policía detalla a ABC que el fraude se detecta en la modalidad de contratos que se hace al personal que trabaja en estas peluquerías. Son contratos de formación, que están bonificados fiscalmente. La Inspección de Trabajo y la Seguridad Social habrían detectado que el personal que firmaba estos contratos tienen la titulación y la formación suficiente para trabajar como asalariados ordinarios y, por tanto, no reunían los requisitos para ser contratados como aprendices. Bajo esa fórmula, el empresario obtenía beneficios al pagar menos a la Seguridad Social y tener mano de obra más barata.

La investigación policial cifra inicialmente el fraude cometido por los responsables del entramado empresarial en tres millones de euros. Si bien ésta es una estimación inicial porque la operación sigue abierta y en estos momentos se están analizando las contrataciones de las peluquerías que han abierto fuera de la provincia sevillana.

Jefe infiltrado

La caja común de la Seguridad Social no sería la única afectada en este asunto. Los trabajadores, señala la Policía, se vieron empujados a aceptar unas peores condiciones de trabajo, que están por debajo del convenio, al firmar un contrato de formación.

Además de los responsables de la cadena, la Policía ha detenido a una treintena de franquiciados porque si bien las órdenes las daban los dueños de la cadena, al igual que se encargaban de la selección de los trabajadores y de realizar las gestiones con la Seguridad Social, los pequeños empresarios que se asociaban a la red de peluquerías eran conocedores supuestamente de este fraude y de las condiciones que le imponían a la plantilla.

La cadena de empresas, de origen sevillano, publicita en su web la rápida expansión comercial que han tenido en menos de cinco años de vida. En estos momentos cuentan con 600 peluquerías en toda España. En 2015 protagonizó unos de los episodios del programa de televisión El jefe infiltrado como vehículo para promocionarse. Precisamente en el capítulo se habla de la formación que reciben los trabajadores.