Francisco Rubiales
Francisco Rubiales - J.J.ÚBEDA
ENTREVISTA

«El precariado, que no es ni mileurista, es gente enrabietada capaz de votar opciones de odio»

El periodista y consultor Francisco Rubiales cree que Pablo Iglesias e Irene Montero deberían vender su chalé y pedir perdón por su incoherencia: «Si lo hicieran, se salvarían»

SEVILLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Francisco Rubiales Moreno (Villamartín, Cádiz, 1948) fue correponsal de la agencia Efe en Cuba, Centroamérica, Italia y El Líbano. En los años 90 del pasado siglo fundó en Sevilla Euromedia, una de las agencias de comunicación más importantes de España. Este doctor en Periodismo y pionero de las relaciones públicas acaba de publicar «Hienas y buitres» (Tecnos), donde reflexiona sobre las relaciones del periodismo con el poder. Rubiales considera esta profesión, con cuyo ejercicio actual en España se muestra muy crítico, «la más importante del mundo».

Es periodista y consultor. ¿En qué lado ha sido más feliz?

Como periodista.

¿Y más cómodo?

Como periodista.

A la luz de lo que está ocurriendo en Cataluña parece que las guerras modernas son emocionales.

Son guerras de opinión pública y de confusión. Todo lo que hacen los independentistas es para ganarse la opinión pública del mundo porque ellos saben que por sí solos nunca la conseguirán.

¿España nos roba fue un gran eslógan publicitario?

Magnífico, espectacular. Pero su autor ya está arrepentido y ha dicho que ya no es nacionalista.

La mitad de los catalanes, al menos, se lo ha creído.

La mitad de los catalanes cree muchas cosas que no son verdad. Cuando eligen como presidente a un tipo como Quim Torras es que la sociedad está enferma. La mayor confusión de la que hablamos se da ahora mismo en Cataluña.

Un vídeo de 50 segundos puede acabar con una carrera profesional de 30 años. Si lo contratara Cristina Cifuentes como consultor o relaciones públicas, ¿cómo intentaría contrarrestar algo así?

No aceptaría ese encargo. Ése es uno de los lujos que me puedo permitir por mi edad. Uno de mis hijos, que es abogado, me dice que todos los criminales deben ser defendidos. Pero yo le digo que conmigo no cuenten. No creo que Cifuentes tuviera otra salida que dimitir y empezar de cero. Pero ahora no tiene donde meterse.

¿Y qué haría con el chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero, si le contratara alguno de ellos?

Les recomendaría que lo vendieran inmediatamente y pidieran perdón. Y reconocieran que han cometido un error, pero no por comprarse un chalé sino por lo que dijeron antes sobre la gente que hacía lo que ellos han hecho. Creo que si hicieran eso se salvarían porque la gente está deseando apoyar a gente honrada. Lo que pasa es que no sé si la gente ahora creería en ese arrepentimiento de Pablo Iglesias.

Desde el punto de vista de la comunicación política, ¿cómo se entiende que Rajoy diga que no hay dinero para subir las pensiones y a las dos semanas apruebe subirlas todas un 1,6 por ciento gastándose 3.000 millones de euros que decía que no había?

No se puede entender salvo por la falta de valores y la lucha por mantenerse en el poder. Pero no estoy hablando sólo de Rajoy.

La equiparación salarial de policías y guardias civiles con los mossos y ertzainas ha abierto la espita de otras homologaciones: médicos, enfermeras, profesores, funcionarios de prisiones. ¿Tienen ellos menos derecho?

El mundo no está diseñado desde la justicia y la equidad, sino desde el oportunismo. El que no llora, no mama. Si tuviéramos ahora una guerra con Francia, le subirían inmediatamente el sueldo a todos los militares.

Habla en su libro del «precariado», una nueva clase social fruto de la crisis.

Son menos que los mileuristas. Se trata de gente enrabietada e indignada que es capaz de votar opciones populistas y de odio. Es un elemento desestabilizador del sistema.

En el precariado hay muchísimas personas con una gran preparación. Cuenta Julio Anguita que sus hijos tienen un gran expediente académico y están los dos en paro. ¿Qué es lo que falla?

Yo creo que eso forma parte del deterioro de la política. El político sólo piensa en las siguientes elecciones y el verdadero estadista en la siguiente generación, como decía Churchill.

Fue corresponsal en Centroamérica hace cuarenta años. ¿Han cambiado las cosas allí desde entonces?

Desgraciadamente, muy poco.

Uno se da cuenta cuando viaja allí y a otras zonas del mundo que España es casi un paraíso, a pesar de sus graves problemas, comparado con muchísimos países. ..

Sí, es verdad. Con todos nuestros problemas, lo es. Pero si esto esto es así es porque los españoles no nos hemos estado quietos, hemos sido críticos y hemos presionado a los políticos. No debemos olvidarlo: si fuéramos como los centroamericanos no tendríamos este país y estaríamos convertidos en esclavos. Atosigar a los políticos para que sean buenos es fundamental. No podemos desfallecer.