Díaz, Castreño y Pozuelo, en la rueda de prensa de este lunes
Díaz, Castreño y Pozuelo, en la rueda de prensa de este lunes - M. J. López Olmedo
TRÁFICO

En primavera, nuevo asfalto para reducir el ruido en la Ronda Urbana Norte de Sevilla

La actuación municipal está prevista en el tramo comprendido entre la Glorieta de Berrocal y la Glorieta Olímpica, donde también se mejorará la seguridad

SevillaActualizado:

El Ayuntamiento de Sevilla aprobará esta semana a través de la Junta de Gobierno Local una inversión de 774.000 euros para implantar un pavimento que reduce notablemente el ruido y ofrece una mayor protección contra el envejecimiento y los daños en la Ronda Urbana Norte. Se colocará, concretamente, en el tramo de unos dos kilómetros comprendido entre la Glorieta de Berrocal (la que une Manuel del Valle con Pino Montano sobre el túnel) y la Glorieta Olímpica. La medida, una de las principales demandas vecinales a causa de la contaminación acústica que genera esta vía urbana por su altísima densidad de tráfico, se extenderá además a las calles Telegrafistas, Parque de Grazalema y la rotonda de Berrocal, incorporando de forma adicional distintas medidas de mejora de la seguridad vial.

Este proyecto se enmarca dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi) para la Zona Norte de Sevilla a través del programa de crecimiento Sostenible Feder 2014-2020 de la Unión Europea, por el que la ciudad ha obtenido un apoyo financiero de 35 millones de euros para iniciativas vinculadas a esa sostenibilidad. «Seguimos dando pasos en la ejecución de este amplio programa de inversión y mejoras en la zona Norte y Macarena de la ciudad. Tenemos los grandes proyectos ya en marcha como las medidas de intervención social o las Naves de Renfe, de adjudicación inminente. Ahora damos un paso más con este proyecto de intervención en reducción de la contaminación acústica y mejoras ambientales», ha explicado este lunes al respecto la delegada de Economía, Comercio y Relaciones Institucionales, Carmen Castreño, quien ha presentado el proyecto junto a la delegada del Distrito Norte, Myriam Díaz, y el gerente de Urbanismo, Ignacio Pozuelo.

Concretamente, el proyecto para la Ronda Urbana Norte consiste en la instalación de un nuevo «pavimento fonoreductor», que se caracteriza principalmente por su condición flexible de pequeño espesor, «con granulometría y huecos adecuados en las mezclas, lo que lo que le confiere buenas condiciones para la reducción del ruido», según ha destacado Pozuelo. Por otra parte, «tiene un excelente comportamiento como capa antirremonte de fisuras, con áridos de gran calidad, resistentes al desgaste y muy limpios». Este sistema permite además de una reducción del ruido, una gran resistencia al agua, al envejecimiento, al deslizamiento, a las deformaciones plásticas y a la aparición de fisuras. El modelo cuenta con una mayor durabilidad, con una estimación aproximada de 20 años, frente a los diez de media estimados en las mezclas utilizadas hasta el momento.

Más seguridad

El proyecto de obras previsto incluye también la mejora de las condiciones de seguridad de la vía, mediante la instalación de una barrera de seguridad de hormigón para la separación de los dos sentidos de circulación en el tramo que va desde la salida del paso inferior de la Glorieta de Berrocal hasta las proximidades del semáforo de la rotonda de San Lázaro, actualmente carente de dicha barrera. Su instalación en este trayecto, de unos 280 metros de longitud, constituye una demanda ciudadana, dado que esta barrera de seguridad ya existe desde el origen de la Ronda hasta el punto localizado frente a la calle Huerta de la Fontanilla. Precisamente en este lugar, frente a la calle Huerta de la Fontanilla, se va a trazar y realizar un cruce de calzada hasta la otra margen, de 28 metros de longitud, junto con tres arquetas de tráfico para la futura instalación de un grupo semafórico. Con ambas actuaciones se pretende mejorar las condiciones de accesibilidad de los sectores urbanos colindantes.

La nueva intervención cubre el trayecto comprendido entre la Glorieta de Berrocal y la Glorieta Olímpica. Asimismo, esta operación de repavimentación de calzadas incluye también las calles Telegrafistas, Parque de Grazalema y la Rotonda Berrocal, a las que se dotará igualmente de un pavimento fonoabsorbente para la disminución del ruido provocado por el tráfico rodado. Toda esta obra cuenta con un presupuesto de 774.200 euros y un plazo estimado de ejecución de las obras de acuerdo con los pliegos de licitación que se aprobarán esta semana de tres meses. Los trabajos deberían comenzar en unos dos meses, a principios de año, cuando concluya la fase de contratación.

«Hace unos años se intervino en una zona de la Ronda, pero quedó una gran parte pendiente y es una demanda de vecinos y vecinas de la zona. En esta área hemos venido aplicando distintas medidas principalmente de mejora de la señalización y la seguridad vial y de control policial para evitar que vehículos no autorizados circulen por la zona. Ahora damos un paso más con esta implantación del pavimento y seguimos trabajando para la transformación progresiva de la Ronda Urbana Norte», ha expuesto la delegada del Distrito Norte, Myriam Díaz.