Más de 1.600 aspirantes copiten a partir de esta tarde por una de las 50 plazas a concurso
Más de 1.600 aspirantes copiten a partir de esta tarde por una de las 50 plazas a concurso

Primera oposición a la Policía Local de Sevilla tras el escándalo de la filtración de 2012

Esta tarde, 1.623 opositores se enfrentan a la primera prueba para cubrir 50 vacantes en una plantilla con un déficit de cerca de 200 agentes

SevillaActualizado:

Alas seis de la tarde, en la facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, se enfrentan 1.623 personas a la primera prueba de unas oposiciones que les puede resolver su vida profesional. Ellos son los aspirantes a hacerse con unas de las 50 plazas en concurso para ser policía local de Sevilla. La competencia será alta: una vacante por cada 32 aspirantes.

Estas oposiciones, además, vienen marcadas por el precedente de los últimos procesos selectivos, convocados en el año 2012 para la cobertura de 103 plazas y que están manchados por la sospecha del enchufismo. Seis años después de la celebración de aquellos exámenes, éstos son materia de un juicio que se está celebrando en el juzgado de lo Penal 10 y que sienta en el banquillo a una treintena de opositores. La mayoría de los acusados obtuvo en aquella ocasión plaza y son funcionarios policiales en activo hoy en día. Pero en caso de condena serían expulsados del Cuerpo.

Según reza en las bases de las oposiciones que arrancan hoy, el primer ejercicio consistirá en un cuestionario de 100 preguntas. Este bloque teórico de las pruebas lo completa la elaboración de un caso práctico. Cada prueba es eliminatoria. Precisamente esta parte de las oposiciones es la que desembocó en una investigación judicial hace seis años porque 19 aspirantes, hoy procesados, respondieron de manera exactamente igual al caso práctico que es una parte que requiere una respuesta desarrollada. Unas coincidencias que hicieron saltar todas las alarmas y que derivó en la denuncia de un grupo de opositores y en la posterior acusación formal de la Fiscalía.

En el caso del examen tipo cuestionario, las sospechas giraron en torno a 80 preguntas que supuestamente les filtraron a 16 acusados antes de la prueba. Una maniobra que les garantizó una nota alta. En su escrito de calificación de los hechos, el Ministerio Público subraya cómo estos aspirantes «fallaron estrepitosamente» o ni siquiera respondieron al resto del cuestionario.

Después de la parte teórica, el siguiente ejercicio al que deberán enfrentarse los más de 1.600 opositores medirá las aptitudes físicas e incluye pruebas de velocidad, fuerza, resistencia o flexibilidad. Después, los que pasen el corte, deberán someterse a la prueba psicotécnica y, por último, a un examen médico.

Una oferta insuficiente

Con este proceso selectivo, el gobierno de Juan Espadas cierra dos compromisos en materia de seguridad ciudadana antes de 2019, año electoral. Bajo su mandato se ha aprobado una nueva relación de puestos de trabajo (RPT) de la plantilla de la Policía, después de 20 años del último diseño del organigrama policial. Además, se ha reactivado la oferta de empleo público. Si bien, en el caso de la RPT, la falta de efectivos hace inviable a día de hoy la puesta en marcha de la Policía de barrio, prometida por el alcalde. Y la entrada de estos 50 agentes no cerrará ni mucho menos todas las vacantes que existen en el seno de la Jefatura sevillana.

Además, este medio centenar de funcionarios policiales no estará operativo hasta dentro de un año cuando después de obtener su plaza en la oposición que arranca este sábado, completen su formación en la Escuela Pública de Seguridad.

El déficit de personal se va a agravar en los próximos meses cuando entre en vigor la jubilación anticipada a los 60 años de los agentes más veteranos

El nuevo organigrama resultante de la RPT contempla un número total de efectivos de 1.259 policías, incluyendo oficiales y altos mandos. En la actualidad, el número de agentes apenas supera la cifra de 1.100. Un dato que va menguando poco a poco debido a las jubilaciones. A principios de año, la cifra de bajas definitivas estaba en 39 funcionarios que se habían retirado en los últimos tres años. Quiere decir que los 50 nuevos agentes cubrirán los huecos que han ido dejando sus compañeros más veteranos.

Agentes de la Policía Local de Sevilla en un acto
Agentes de la Policía Local de Sevilla en un acto - ABC

Las vacantes, además, pueden dispararse de la noche a la mañana si finalmente entra en vigor el Real Decreto que regula la jubilación anticipada para los miembros de este colectivo profesional a principios del año que viene. A esta medida podrán acogerse los agentes que cumplan 59 años.

Si hace un año había 108 agentes que podrían solicitar su retiro. El pasado mes de julio esa cifra se actualizó a 127 funcionarios y mientras no se apruebe el Real Decreto, que los sindicatos llevan más de dos años esperando, la bolsa de funcionarios policiales que podrían jubilarse anticipadamente seguirá creciendo.

Actualmente hay un déficit de plantilla de 159 agentes. Si se añaden los funcionarios que en septiembre ya habían cumplido los 59 años, las necesidades de personal rozarían los 300 funcionarios (286). Recientemente el Sindicato de Policía Local de Sevilla (SPLS) elevaba ese dato a los 400 funcionarios si se da luz verde a la nueva ley en enero, ya que para esa fecha ya se habrán incorporado más funcionarios policiales al tramo afectado por la jubilación anticipada. Unas necesidades que dejan bastante corta la cobertura de los 50 futuros agentes.