Manuel Mirat, Luis Enríquez y Álvaro Ybarra - J.M.Serrano/R.Doblado/R.Ruz
Periodismo

Los primeros ejecutivos de Vocento y Prisa, optimistas respecto al futuro de la prensa

Luis Enríquez y Manuel Mirat abren el foro que conmemora los 90 años de ABC de Sevilla apuntando a la suscripción como modelo de negocio para el periodismo de calidad

SevillaActualizado:

El consejero delegado de Vocento, Luis Enríquez, y el consejero delegado de Prisa, Manuel Mirat, abrieron el pasado jueves, ante destacados representantes de la sociedad civil sevillana, el foro de encuentros con el que ABC de Sevilla celebrará sus noventa años de vida y en el que participarán, entre otros, Rafael Moneo, José María Álvarez Pallete, Luis de Guindos, Plácido Domingo, Arturo Pérez-Reverte, Ignacio Camacho y Joan Roca.

Luis Enríquez presentó a Manuel Mirat como «uno de los mejores ejecutivos españoles de uno de los gruposde comunicación líderes en España que edita la primera cabecera nacional, El País»; y puso en contexto, a continuación, la importancia local de ABC de Sevilla recordando lo que le dijo David Gistau cuando llegó a la ciudad: «ABC es en Sevilla como The New York Times: los taxistas no te cobran y te paran por la calle». Mirat felicitó a ABC de Sevilla por su 90 aniversario y afirmó que «es un privilegio para un periódico poder cumplir tantos años».

El primer ejecutivo de Vocento, editora de ABC y otros doce periódicos regionales y locales, y el primer ejecutivo de Prisa recordaron los duros momentos vividos por el sector en España con la llegada de la crisis económica y de la revolución digital («el duopolio Google-Facebook se quedó casi con el 80 por ciento de nuestro mercado publicitario», afirmaron ambos), y hablaron de los retos del periodismo en España tras el «dramático deterioro del negocio y la inevitable reestructuración», que se saldó con despidos y grandes recortes durante los últimos diez años.

Mirat afirmó que «la difusión de El País ha caído un 65 por ciento y tenemos el 70 por ciento menos de publicidad que hace diez años, lo que nos ha obligado a reestructurar el periódico y ha redundado en un deterioro de nuestro propio producto», reconoció. «El periodismo es un oficio —añadió— y creo que ahora estamos volviendo a la esencia de ese oficio y recuperando sus viejos valores».

Enríquez también expuso «datos escalofriantes» como que la publicidad «print» (en los medios impresos) se reduce a un ritmo de un diez por ciento anual, pero ofreció otros que invitan a la esperanza del sector como el crecimiento de un 26 por ciento de la publicidad digital en medios que cuentan con contenidos protegidos por suscripciones.

Y citó el caso paradigmático de The New York Times, que ha logrado 4,3 millones de suscriptores y espera contar con diez millones en 2025. Este periódico, recordó Mirat, ha doblado su valor bursátil en menos de dos años, de dos mil a cuatro mil millones de euros.

Los dos se mostraron optimistas respecto al futuro del periodismo y el fin de «la travesía del desierto» por la que ha transitado el sector desde 2007 siguiendo el modelo de suscripciones y publicidad programática que funciona con éxito en algunos periódicos norteamericanos, italianos, argentinos o el británico The Times.

Mirat cree que se puede crecer mucho en este modelo de pago «con flexibilidad, según los casos», y Enríquez recordó que ya se viene aplicando en algunos periódicos regionales de Vocento con «un crecimiento lento pero prometedor».

Enríquez enumeró las eras que ha vivido Internet: la era abierta y gratuita, la primera de todas; la era social, con el apogeo de las redes sociales; y la recién iniciada «era del Internet seguro y confiado, que nos abre una oportunidad de negocio con el dato y sacarle valor —dijo— a la calidad de nuestros lectores».

La «identidad» de los medios

El consejero delegado de Prisa afirmó que a los medios digitales les falta «identidad», a diferencia de los escritos: «A muchos de ellos —dijo— si les tapáramos la cabecera, no sabríamos decir cuáles son, lo que no ocurre con los medios impresos». Y abogó por el periodismo de investigación, de calidad, y por la gestión de datos para ofrecer mejores herramientas de trabajo a los periodistas.

Enríquez reconoció que los periódicos digitales «necesitan volumen» y para eso cuentan con especialistas SEO que buscan palabras en los titulares y los textos que Google identifica y posiciona mejor en los ranking de búsquedas, pero se preguntó si esas estrategias orientadas a obtener más visitas pueden o no distorsionar el trabajo y los principios profesionales de un periodista, «porque no vale cualquier titular para Internet, no se elige nunca al azar, no vale cualquier enfoque de una noticia, ni siquiera vale cualquier actualización», dijo.

Mirat recordó que en El País el setenta por ciento de los usuarios entra sólo una vez al mes para ver una sola noticia (los llamó «paracaidistas» que llegan allí a través de una red social), y defendió la necesidad de «fidelizar a ese dos por ciento de lectores que consumen mas de veinte noticias al mes». Ése es, dijo, «el lector que nos interesa a los grandes medios y por el que tenemos que apostar».

«La etapa de la contención de gastos —dijo Enríquez— debe dar paso a un modelo más ambicioso que se fije en los ingresos». El CEO de Vocento recordó que las bases sobre las que se ha edificado el grupo de comunicación «son la independencia, el compromiso con la libertad de expresión, el periodismo de calidad y de investigación y la excelencia». Y se preguntó «si los medios deben marcar las pautas de pensamiento a los lectores en función de su criterio o reflejar, por el contrario, las de sus clientes para que se sientan satisfechos».

El director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra, que presentó a los conferenciantes, les preguntó al final del coloquio si coincidían con los agoreros que pronostican la desaparición de los periódicos y ambos respondieron sin dudar que «el periodismo tiene futuro». Enríquez añadió que «si no hubiera prensa libre no habría democracia ni libertad en España», y Mirat citó a Jefferson y afirmó que prefería como él «prensa sin Gobierno que Gobierno sin prensa».

La «campeona»

Ybarra recordó que en el lugar donde se celebró el acto estaba instalada la rotativa de ABC y que fue «una decisión difícil» prescincir de ella (la primera, de 1929, era «la campeona»). Y añadió: «Todo en nuestro negocio es cambiante, y sólo sobreviven los que se anticipan a él y lo afrontan con valentía y honestidad, trabajo y humildad».

Para describir estos cambios, citó el discurso de Antonio Burgos al recibir en 2013 el premio Luca de Tena, en el que dijo «hemos visto cómo ABC pasaba del plomo a la fotocomposición; de la bicicleta de los cuartilleros al correo electrónico; del teletipo al teléfono móvil; de la Leica a los píxeles; del fotograbado a la imagen digital; de los anuncios telegráficos por palabras a los cupones de las promociones; del huecograbado a las páginas en color; de las 36 páginas de tripa a Internet; de las linotipias a los blogs; del papel carbón al pdf; de la pluma estilográfica a la Blackberry; de las máquinas de escribir al Word Perfect; … de la grapa de la famosa frase de Mingote a las dos grapas». Pero ninguno de esos cambios alteró la esencia de ABC ni su independencia.