Imagen de archivo de un atraco en un comercio de la provincia de Sevilla
Imagen de archivo de un atraco en un comercio de la provincia de Sevilla - ABC
Sucesos

A prisión los dos atracadores de un estudio de tatuajes ubicado en Sevilla

El robo se produjo en julio pero no fue hasta la semana pasada cuando los agentes localizaron a los atracadores

SevillaActualizado:

La Policía Nacional ha detenido a los dos autores de un atraco con arma de fuego en un estudio de tatuajes de Sevilla. Los arrestados ocultaron sus rostros con bufandas, bragas para el cuello y capuchas para evitar ser reconocidos. Amenazaron a sus víctimas con una pistola de grandes dimensiones, apoderándose de una máquina y diverso material para tatuar.

La investigación se inició en julio del año pasado, cuando ocurrieron los hechos en un estudio de tatuajes, establecimiento que aún se encontraba en obras para su próxima apertura. «Con un claro reparto de tareas», señala la Policía en un comunicado, uno de los asaltantes permaneció en la puerta de entrada vigilando, mientras el otro, pistola en mano, entró amenazando de muerte a las cuatro personas que allí estaban, apoderándose de los objetos de valor como bolsos, cartas, teléfonos móviles, así como una máquina y diverso material para tatuar.

A través de los testigos, pudieron determinar el vehículo que usaron los atracadores. Al ser antiguo, hay pocos modelos y los agentes pudieron localizarlo pronto.

Violó una orden de alejamiento

La investigación policial culminó el pasado jueves cuando el principal investigado, que responde a las iniciales J.A.H.P., fue localizado y detenido en su domicilio de Camas. En ese momento se encontraba junto con su expareja sentimental de la que tenía una orden de alejamiento y de prohibición de comunicación.

Además, el sospechoso tenía en vigor una orden de detención y personación por otro delito de robo con violencia cometido en una tienda de alimentación del Polígono Norte, así como se le imputó un delito de hurto de vehículo a motor cometido el año pasado.

Una vez pasó a disposición de la autoridad judicial, ésta decretó su inmediato ingreso en prisión. Del otro autor de los hechos, una vez identificado, los agentes pudieron constatar que está en prisión desde septiembre por otros hechos cometidos. En tan sólo el año pasado había sido detenido hasta en nueve ocasiones por delitos contra el patrimonio.