Una clase de un instituto
Una clase de un instituto - Abc
Educación

Profesores denuncian presiones para dar el título de ESO con dos suspensos

Según APIA dan consignas a los docentes para que no esperen a la recuperación de septiembre. La Junta de Andalucía lo niega

SevillaActualizado:

Institutos de Sevilla están siendo presionados para dar el título de Educación Secundaria Obligatoria a estudiantes con dos suspensos. Varios profesores de centros de la provincia han denunciado a ABC estas indicaciones verbales que han recibido. Una denuncia corroborada por la Asociación de Profesores de Instituto que ha presentado un escrito ante la Consejería de Educación y Deporte cuestioando unos hechos que considera «irregulares» y solicitando que se abra un expediente de información reservada y se depuren responsabilidades.

Todo se basa en una normativa estatal, publicada en el BOE de junio de 2017, que establecía que podrían obtener el título de ESO los alumnos que hayan obtenido una evaluación «bien positiva en todas las materias o bien negativa en un máximo de dos, siempre que no sean de forma simultánea Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas». La orden estipula que sea el equipo docente el que considere si el alumno alcanza los objetivos.

A punto de finalizar el curso, varios profesores han denunciado que están recibiendo «indicaciones» para que aprueben en junio, sin esperar a septiembre y den la titulación de la ESO ya. «Nos han dado instrucciones verbales de que deben tener el título en junio», decía un profesor de un IES de Sevilla. El docente explicaba en que se lo dicen de forma verbal y les insisten en que, si no aprueban, los estudiantes reclamarán y esa reclamación se resolverá a favor del aprobado.

Aprobado automático

Sería un «aprobado automático» que, tendrá consecuencias: porque los alumnos saben que podrán aprobar «aunque saquen un cero» y porque van a pasar al Bachillerato sin el nivel suficiente. Insisten en que «la consigna» es que tengan el título en junio.

No es la primera vez. Ya pasó hace dos años. Por ello APIA presentó en mayo un escrito dirigido al consejero de Educación y Deporte en el que pedía que no volvieran a producirse esas «irregulares actuaciones» por los servicios de la Inspección Educativa vinculadas a la «propuesta de titulación» del alumnado tal y como ocurrió hace dos años. Javier Puerto, presidente de APIA, ha pedido que cesen estas actuaciones que cree «irregulares» y solicita la apertura de una información reservada para determinar el origen y los «presuntos causantes» depurando responsabilidades . APIA pide que la titulación de alumnos suspensos se haga efectiva en septiembre, tras los exámenes extraordinarios de ese mes.

La Consejería de Educación, en manos de Javier Imbroda, contestó APIA recalcando que ante «las dudas suscitadas en la comunidad educativa» sobre los criterios de titulación se atenía a lo estipulado por el Real Decreto de 2017 que permitía el título con dos suspensos siempre que no fueran Lengua y Matemáticas de forma simultánea y que dejaba la responsabilidad de otorgar el título al equipo docente.

Fuentes de la delegación de Educación aseguran que desde la Inspección no hay ningún tipo de instrucción e insisten en que se está aplicando la normativa y que la titulación no tiene porque ser en junio. Sin embargo ayer otra profesora se quejaba: «el inspector me ha dicho que como le llegue una reclamación le da el título». Son muy listos, sólo lo hacen de forma verbal, decía otra. Las notas de ESO las darán la próxima semana.

Según APIA no es la primera vez que ocurre ya que ocurrió hace dos años cuando (con el P SOE aún en la Junta de Andalucía) se impulsaron una gran cantidad de titulaciones irregulares en ESO de alumnos con materias suspensas en junio de 2017 sin esperar a septiembre. Lo que supuso la supresión de la convocatoria extraordinaria. Además desde APIA, Javier Puerto insiste en que esta práctica está provocando que los alumnos que entran en Bachillerato y los ciclos formativos lleguen «con poca base» y que está provocando que los alumnos tengan una formación «mediocre».