El doctor Conejo-Mir (el quinto por la izquierda) con su equipo
El doctor Conejo-Mir (el quinto por la izquierda) con su equipo - ABC
Juliám Conejo-Mir Sánchez afirma que está fallando la prevención

«El protector solar es el mejor cosmético que existe»

Aumenta cada año hasta un 12 por ciento el cáncer de piel debido al sol

SevillaActualizado:

Contra la tendencia general de la mayor parte de los cánceres que va disminuyendo, el de piel, originado por el sol, a pesar de todas las campañas preventivas y medios para curarlo, sigue en aumento, y cada día más en personas jóvenes. Es el más frecuente, el que se cura con más éxito pero, curiosamente, el que más está incrementándose.

Son palabras del experto en la materia Julián Conejo-Mir Sánchez, jefe de servicio y director de la Unidad de Gestión Clínica de Dermatología del hospital Virgen del Rocío de Sevilla que lamenta cómo se llega a tener un problema de salud por una cuestión puramente estética que no es otra que estar moreno. En ese hospital la demanda está aumentando, como las soluciones y la tecnología innovadora que se incorpora, y por eso ha reformado los espacios en los que trabajan los especialistas en Dermatología en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento para las consultas externas y algunos tratamientos avanzados de pacientes con problemas cutáneos.

Con la reforma se ha reorganizado su espacio físico para ofrecer consultas diferenciadas de cáncer de piel, dermatitis de contacto, fotobiología, patología inflamatoria, lesiones melanocíticas, enfermedades de transmisión sexual y patología sistémica.

Este servicio, integrado por 13 médicos especialistas y dirigido por Julián Conejo-Mir Sánchez, atiende cada año 62.000 consultas de las que 37.000 son nuevas y el resto revisiones, en dicho centro de diagnóstico, el de especialidades Virgen de los Reyes y el hospital Infantil, donde además prestan asistencia en dermatología pediátrica a más de 10.000 niños al año. Todo ello dentro del área sanitaria del Virgen del Rocío que alcanza al millón de habitantes.

De todas esas consultas el 25% es cáncer de piel o precáncer. Esa es la principal patología que se ve, según Conejo-Mir, seguida por las inflamatorias (dermatitis atópica, soriasis, eczema) que suponen un 50% y el resto es una mezcla de alopecia, acne,daño solar y manchas en la cara.

Respecto a las más frecuentes se encuentra la queratosis solar, dentro del estadío de precáncer y el carcinoma basocelular que ya es un cáncer y que como la primera tiene su origen en el sol. En Sevilla, una de cada 18 personas mayores de 50 años tiene un carcinoma basocelular y a partir de los 60, si tiene alopecia, prácticamente el 80% de la población sufre de queratosis solar.

Hay que tener en cuenta que cuando se habla de lesiones de la piel motivadas por el sol, debemos centrarnos en dos grupos, según el citado experto. Las precancerosas que son lesiones benignas pero que pueden volverse malignas y aquí destaca la queratosis solar; y, los cánceres.

Dentro este estadío está el carcinoma basocelular que es el cáncer más frecuente en el ser humano, el carcinoma epidermoide y el melanoma. Esos son los tres cánceres de la piel.

«Pues bien —dice Conejo-Mir— el que más sube en Sevilla es el melanoma, entre un 10 y un 12% cada año, y entre un 6 y un 8% el carcinoma basocelular. Además, cada vez los vemos más en personas más jóvenes. Personas con 25 y 30 años que llegan con la piel destrozada por el sol cuando antiguamente el cáncer de piel afectaba más a los ancianos. Ahora que el cáncer de piel se cura mejor —el tipo carcinoma hasta un 95%— hay más casos, la población se empeña en no tomar medidas».

Y aquí entra en el gran reto que tienen por delante los expertos: evitar que aparezca el cáncer de piel.

Dice Conejo-Mir que hay que insistir en las campañas de prevención en las «tres patas»: cremas solares, ropa adecuada para protegernos y el hábito de no tomar el sol en las hora centrales del día, es decir, entre las 13 y las 17 horas.

«En cuanto a la protección solar química—comenta— la ciudadanía ya está concienciada de que hay que ponerse cremas pero respecto a las otras dos medidas, no. Hay que llevar ropa adecuada en la playa y si caminamos por la calle o hacemos deporte al aire libre. También, hay que evitar las horas de más intensidad del sol, entre la una y las cinco de la tarde . No todo es llevar un bote de crema en la bolsa. El sol ya no es lo que era. Aunque la capa de ozono se ha reducido un 0,01, sólo con eso se notan los cambios. De hecho, los que hoy hemos rebasado los 50 sabemos que antes no nos quemábamos con estar solo un día en la playa y actualmente en una hora ya estamos quemados».

No pasa por alto este experto las medidas que tiene que tomar el Ayuntamiento de Sevilla. «La primera y principal —sigue— recuperar el programa Sevilla Dermosaludable que creamos hace años y plantar más árboles que den sombra.Hemos hecho estudios en los que vemos que los visitantes se queman cuando pasean por la mañana viendo monumentos y en el día a día vemos mucho en las consultas a pacientes extranjeros que vienen con enfermedades de la piel y nos dicen que Sevilla es para ellos un problema en este sentido. Estas son además, personas con poder adquisitivo y esto hay que cuidarlo. Sevilla es muy árida y hay que hacer algo porque en todas las capitales del mundo con este problema se está poniendo mucha arboleda. Esa sombra hace como un protector solar del 20».

El doctor Conejo-Mir Sánchez recalca que al cáncer de piel «se llega después de subir unos escalones previos, después de un fotodaño, y que si ponemos medios y tratamientos, se puede evitar lo peor». También es esencial la detección precoz de los tumores y aquí tiene arte y parte la consulta virtual de la que son pioneros en Sevilla tanto el hospital Virgen Macarena como el Virgen del Rocío.

Los especialistas de este último centro empezaron a aplicar la teledermatología desde hace 19 años y ahora con la remodelación se ha pasado de una consulta virtual diaria, sin ubicación fija, a tener 3 puestos cada día dedicados exclusivamente a este fin. El salto cualitativo y cuantitativo puede ser enorme en el futuro ya que en la actualidad estos especialistas atienden más de 7.000 teleconsultas al año para más de 40 centros de salud que evitan desplazamientos al paciente pero, sobre todo, da respuesta rápida a su problema.

«Por ejemplo —asegura Conejo-Mir— en un rago de entre 3 y 24 horas le decimos si tiene o no un melanoma y en una semana está operado. Ahora planeamos incorporar la inteligencia artificial a esos diagnósticos y, cuando el médico del centro de salud conecte con nosotros será un aparato el que preguntará y establecerá prioridades. Pero ¡ojo! esto no sustituirá al dermatólogo».