Un agente de la Policía Local vigila los trabajos de apeos en la avenida de Cádiz - Raúl Doblado

La protesta contra las talas en Sevilla sube de nivel con el sabotaje de una grúa en la avenida de Cádiz

La concesionaria de los apeos ha presentado una denuncia en la Policía Nacional por «los daños intencionados»

SEVILLAActualizado:

Las movilizaciones en contra de los trabajos de apeos que la Delegación de Parques y Jardines lleva a cabo en medio millar de árboles que tienen un nivel 4 con peligro de desplome se han recrudecido. En la madrugada de este miércoles la máquina de la grúa con la que se trabaja en la avenida de Cádiz para realizar tareas de poda en las copas de los ejemplares de gran porte, para su posterior tala, sufrió un sabotaje por parte de más de un individuo que, según confirmaron fuentes municipales, «seccionaron» los cables del suministro eléctrico de la plataforma y el cableado del sistema hidráulico de la máquina.

Este acto vandálico llegó a poner en peligro la seguridad de los operarios, que trabajan a una altura de unos cinco metros. Ante la gravedad de los hechos, la empresa adjudicataria de los trabajos ha denunciado los hechos ante la Policía Nacional.

El suceso provocó la paralización de las talas durante varias horas hasta que se consiguió sustituir la máquina que fue objeto de «daños intencionados por personas que conocen el funcionamiento de estos equipos».

Estado en el que quedó la máquina tras el sabotaje
Estado en el que quedó la máquina tras el sabotaje - ABC

El Ayuntamiento ha informado de que los trabajos concluirán a lo largo del día de este jueves e insiste en que el arbolado sobre el que se está interviniendo «está en un avanzado estado de pudrición y son un peligro para las personas».

«Terrorismo callejero»

Julio del Junco, secretario de la asociación de vecinos Jardines de la Buhaira, ha expresado su «estupor» ante lo que califica como «terrorismo callejero» por el sabotaje contra la grúa. Del Junco ha asegurado desconocer la identidad de las personas que se han presentado en el lugar para protestar «por una tala que ha sido muy demandada por los residentes».

El representante del vecindario ha explicado que entidades ecologistas denunciaron en la Consejería de Medio Ambiente que en esos árboles anidaban cotorras de Kramer, una especie de ave protegida. «Tras una rápida inspección, los expertos lo único que descubrieron fueron nidos de ratas y de palomas».

Según ha recalcado Del Junco, «ha sido una vergüenza el acto realizado de madrugada y de forma premeditada, aprovechando que Parques y Jardines dio un día más de plazo para terminar los apeos y revisar de nuevo los expedientes técnicos de los árboles». Según ha señalado, «al parecer los autores del sabotaje han utilizado una cizalla para cortar los cables».

«Además, dos o tres coches aparecieron esta mañana aparcados debajo de los árboles para impedir su tala -ha añadido- pero la grúa los ha cambiado de sitio». Julio del Junco afirmó no entender «el rechazo al apeo de unos árboles que estaban podridos y que llevaban 15 ó 20 años sin ningún tipo de mantenimiento».

Entre las voces críticas a las actuaciones de Parques y Jardines está laasociación de vecinos del Casco Norte La Revuelta, que ha registrado ante la Fiscalía una denuncia penal contra el Ayuntamiento al entender que «las talas masivas de árboles pudieran estar concurriendo hechos constitutivos de ilícito criminal tipificados en el código penal».

La Red Sevilla por el Clima también demanda la paralización de las talas. «Los árboles sentenciados por el Ayuntamiento están siendo talados basándose en informes de hace ya tres años y la decisión técnica ha sido errónea, así lo aseguran numerosos expertos consultados por o pertenecientes a la red y otros movimientos», advierte la entidad.