Sonia Gaya en una imagen cuando era consejera de Educación
Sonia Gaya en una imagen cuando era consejera de Educación - Efe/Raúl Caro

El PSOE de Sevilla pacta la lista electoral de Espadas e incluye a sanchistas

La exconsejera de Educación Sonia Gaya, muy cercana a Susana Díaz, se perfila como número dos en sustitución de Castreño que no sigue

Stella Benot
SevillaActualizado:

No son tiempos para la guerra. Al menos, no para la guerra abierta. Esa parece ser la consigna en el PSOE de Sevilla cuyas once agrupaciones votaron este jueves la lista electoral que acompañará a Juan Espadas en su candidatura a las municipales del próximo 26 de mayo. Así, las distintas sensibilidades del partido —susanistas y sanchistas— han llegado a un acuerdo y han pactado una lista única de integración. Si bien sólo han aprobado los nombres de los militantes que tratarán de ser concejales en Sevilla ya que el orden de la candidatura —clave para saber quiénes se quedarán fuera— será decidido primero por la Ejecutiva Provincial que preside Verónica Pérez y, posteriormente, validado por la Ejecutiva Federal.

La principal novedad es la presencia de Sonia Gaya, exconsejera de Educación y persona de confianza de Susana Díaz, quien se perfila como número dos de Espadas, un puesto clave que quedará vacante porque la actual, Carmen Castreño, no está en la lista electoral. Saldrá del Ayuntamiento igual que sus compañeros Clara Isabel Macías y Joaquín Castillo (quien se jubila).

Cambios en el Parlamento andaluz

La entrada de Sonia Gaya tiene importantes lecturas políticas. En primer lugar, porque es diputada en el Parlamento andaluz, institución que abandonará en beneficio de Carmen Dolores Velasco, que es la mujer del alcalde de Guillena, una pieza relevante en el control interno del partido. Así, Gaya pasará al Ayuntamiento y Velasco al Parlamento de Andalucía en la candidatura por Sevilla. Agustín Cañete también es cercano a Susana Díaz. Es de la cuota de Juventudes Socialistas.

Hay dos nombres, además, particularmente relevantes para el sector sanchista de Sevilla. Eva Contreras, que ahora es asesora en la Delegación del Gobierno en Andalucía, y Fran Páez, secretario general de la agrupación de Nervión que controla el sector sanchista.

Si bien el orden de la lista está por ver, todo parece indicar que se mantendrán los mismos puestos que en la de 2015, sustituyendo a José Antonio Barrionuevo, el secretario general de Pino Montano, por Joaquín Castillo, y con la llegada de Trinidad Camacho.

Eso significaría la ausencia de sanchistas en el Ayuntamiento de Sevilla o, a lo sumo, la entrada de dos de ellos ya que ahora hay 11 concejales y las previsiones de crecimiento del PSOE en las municipales es de un par de concejales. Cualquier subida mayor sería una sorpresa inesperada.

Hay otro nombre propio relevante en la lista electoral de Espadas, ya que las agrupaciones han incluido a Juan Carlos Cabrera, actual teniente de alcalde delegado de Movilidad y Fiestas Mayores pero que está imputado en el asunto de la mafia del taxi. Ya estaba decidido que Cabrera no iba a repetir como concejal, si bien esta imputación reciente ha cambiado los planes. Si hubiese salido de la lista electoral habría sido como señalarlo culpable. Otra cosa será lo que pase en el futuro pero, por el momento, cuenta con el respaldo del partido.

Las generales

La aprobación de esta lista electoral para las municipales no es el final de los procesos internos en el PSOE de Sevilla. La semana que viene se celebrarán las asambleas para votar a la lista de las generales. Y ahí sí que se notará la presencia de sanchistas muy por encima de la presencia simbólica en la que ayer se aprobó.

No está decidido —las agrupaciones son soberanas, es el mantra del PSOE ahora— pero María Jesús Montero será la cabeza de lista por Sevilla. La ministra de Hacienda goza de la total confianza de Pedro Sánchez ahora y también para el futuro, ya que nadie parece dudar que está llamada a ser la heredera de Susana Díaz al frente de la Secretaría General en Andalucía.

La actual lideresa socialista quiere incluir a Antonio Pradas pero Pedro Sánchez ya ha advertido que quiere un grupo parlamentario en el Congreso con el que se sienta cómodo para trabajar. Un mensaje muy claro.