Construcción del puente del Centenario en julio de 1990 - Ángel Doblado
INFRAESTRUCTURAS

¿Por qué el puente del Centenario no tuvo seis carriles desde el principio?

El que fuera director de la obra cuando se construyó explica a ABC los motivos

SevillaActualizado:

El puente del Centenario —que no del V Centenario— ya nació pequeño, como reconoce el que fuera director de las obras y responsable de Planificación del Ministerio de Obras Públicas a finales de los ochenta, Emilio Miranda de Valdés. Sorprendido por el anuncio de ampliación casi treinta años después de su puesta en servicio, aseguró ayer a ABC que la clave para ello es «poner más pilas o reforzar las que ya existen». Reconoció que «es una gran obra, pero no imposible».

Miranda de Valdés recordó que «el puente del Centenario —al que él mismo puso el nombre— no tiene tres carriles por una cuestión de plazos». Aseguró que tanto la SE-30 como este acceso estaban planeados desde antes de la Exposición Universal, pero la celebración lo aceleró todo. Entonces «había una ley que obligaba a tener en cuenta el criterio los ayuntamientos para cualquier desarrollo que se llevara a cabo dentro de la zona urbana».

En cumplimiento con la norma se trató el asunto con el Ayuntamiento que, en su Plan General de Ordenación Urbana, recogía que todas las nuevas vías serían de dos carriles por sentido. «Yo me opuse y, con mucho trabajo, fuimos cambiando obra a obra cada una de las planificaciones para que la circunvalación tuviera tres carriles», continuó este experto, miembro del Colegio de Ingenieros de Caminos de Andalucía, pero no llegó a tiempo para el puente. Explicó que «ya se habían levantado las pilas y un cambio no permitiría terminar la obra en plazo». Ese era un compromiso para que estuviera en servicio durante la Expo, que años atrás ha generado un rosario de problemas.