Los puestos de los mercadillos se renovarán cada cuatro años
Los mercadillos tendrán nueva ordenanza - ABC
nueva ordenanza

Los puestos de los mercadillos se renovarán cada cuatro años

El Ayuntamiento prevé sanciones de hasta 18.000 euros para los que vendan sin permiso

sevilla Actualizado:

El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, Maximiliano Vílchez (PP), ha anunciado la aprobación inicial a final de mes de la nueva Ordenanza de Mercadillos, una norma que aclara la "nebulosa" reguladora del sector. Así, apunta a la regulación del régimen singular de cada espacio con un Plan de Actuación del Mercadillo, al desarrollo de convocatorias públicas para acceder a los puestos cada cuatro años, la creación de una Comisión del Comercio Ambulante para analizar la situación del sector o la imposición de sanciones desde 1.500 a 18.000 euros en función de la gravedad de la infracción.

En rueda de prensa, Vílchez ha explicado que el sector, con más de 5.000 vendedores ambulantes y nueve mercadillos, contaba con una ordenanza "desfasada" que el Ayuntamiento decidió actualizar. Este proceso se vio "retrasado" a la espera de la adaptación de la normativa de la Junta de Andalucía a este respecto a la directiva europea. Así, indica que se ha contado con las sugerencias de colectivos como la Asociación de Comerciantes Ambulantes (ACA), la Unión Romaní o Las Torres, con quienes se ha acordado la creación de una Comisión Municipal del Comercio Ambulante, que contará además con la representación de los distintos grupos políticos, de miembros de las Delegaciones de Urbanismo y Medio Ambiente, Economía y Empleo, Salud y Consumo y Seguridad.

Este órgano emitirá informes no vinculantes sobre actuaciones del ayuntamiento el los mercadillos, itinerarios o calendarios, además de analizar posibles problemas relativos a limpieza, seguridad o aparcamientos, entre otros, llegando a acuerdos. Entre las medidas que se incluirá en esta nueva ordenanza, que no recoge a los puestos de venta ambulante, a los que se establecen en la feria o a los "tradicionales" -como los de las Plazas del Duque y del Museo o la calle Feria-, se encuentran el establecimiento como regla general de un horario de 7,00 a 15,00 horas, con una sola licencia por vendedor de cada mercadillo; o el establecimiento de un Plan de Actuación del Mercadillo que regulará el régimen singular de cada espacio, tratando asuntos como aparcamientos, zonas de carga y descarga, puestos a ocupar o normas de uso, entre otros.

También, se establece un régimen transitorio de licencias provisionales para los vendedores que operan en cada mercadillo y cumplan las condiciones de la ordenanza hasta la aprobación del Plan de Actuación, mientras que el consejo de la Gerencia tendrá que establecer un calendario para aprobar todo el plan de regularización de los mercadillos antes de finales de 2015. Además, se fijan las licencias de comerciantes ambulantes por un plazo de cuatro años prorrogables y se admite la transmisibilidad mientras están vigentes, en caso de jubilación o fallecimiento a favor de familiares de primer grado o colaborador.

A esto se une que se admite el nombramiento de uno o dos colaboradores por vendedor con las mismas responsabilidades que el titular en el ejercicio de la actividad, quedando cada uno de ellos identificado. Vílchez añade que se establece un régimen de convocatorias públicas de los puestos cada cuatro años y la elaboración de unas listas de espera que irán funcionando a lo largo del año para vacantes y sustituciones. Recuerda que cada año hay que abonar las tasas de ocupación, ya que en caso contrario podría revocarse la licencia, que será expedida a los vendedores con sus fotografías y las de los colaboradores.

Igualmente, se establecen unos criterios "firmes y concretos" de baremación y adjudicación de puestos, otorgando hasta cinco puntos por cargas familiares, hasta un punto por la no existencia de otra licencia de venta ambulante en mercadillos de Sevilla a nombre del solicitante, un punto por antigüedad en el sector en cualquier territorio europeo, y hasta tres puntos por la capacidad técnica para distribuir y guardar la mercancía.

"Se trata de poner fin a la inseguridad jurídica para los comerciantes, delimitando los derechos y deberes tanto de los comercios como del Ayuntamiento", indica Vílchez, que apunta a situaciones como qué "hasta ahora la Delegación de Urbanismo no cobraba las tasas, aunque se ve que éstos las pagaban". Agrega que la posición de las asociaciones será la de ayudar a cumplimentar las documentaciones y hacer planes de formación.