Los puntos más negros del carril bici de Sevilla

L. RODRÍGUEZ / VÍDEO: L. ÁLVAREZ/R. SÁNCHEZ
Actualizado:

Errores en el trazado, curvas peligrosas, árboles que invaden el camino, escasa visibilidad, vías camufladas en el entorno... estos son sólo algunos ejemplos de los peligros del carril bici en muchas zonas de Sevilla. Ya en agosto del pasado año el PP advirtió sobre 43 puntos negros en la ciudad.

Abcdesevilla.es ha salido a la calle para comprobar que la mayoría de ellos siguen, a día de hoy, en las mismas condiciones y cómo afectan tanto a peatones como a ciclistas.

Uno de los puntos más conflictivos y la mejor muestra de las deficiencias del trazado en algunas calles de Sevilla, está en la Ronda Capuchinos, donde se combinan el poco espacio, la escasa visibilidad y el gran flujo de tráfico. En una zona tan transitada, peatones y ciclistas comparten un estrecho tramo literalmente pegado a la Iglesia de San Hermenegildo. Sólo cuenta con una señal de stop poco antes de un paso de peatones que de nada sirve, ya que al llegar a la esquina del edificio no se ve quien viene de frente en ninguno de los dos sentidos. "Frenar y mirar", esta es para algunos ciclistas la única manera de pasar por un espacio tan estrecho sin que se produzcan accidentes, ya que "si no te atropellan las bicis, lo pueden hacer los coches", aseguran los peatones.

- Para ver los puntos negros pincha en los iconos con una bici. Para ver los puntos agrupados por zonas, pincha en los números y se desplegará una lista.

- Los iconos con fotogramas indican que el punto negro lleva vídeo.

Muy cerca de allí, en la avenida de la Cruz Roja, el carril parece metido "con calzador". Donde antes había dos aceras y una carretera, ahora también hay un carril bici. Como consecuencia, además de los atascos, la calzada ha quedado tan estrecha que los grandes vehículos tienen que invadir a veces la vía ciclista para pasar. Pero lo más insólito de todo es que la parada de autobús, donde confluyen tres líneas de Tussam (1, 11 y 12) está "montada" encima del carril bici, con el consiguiente peligro para los ususarios, entre los cuales hay sobre todo personas mayores y con movilidad reducida, ya que dicha parada está justo en frente de un hospital. En cuanto a los ciclistas, su principal queja es que no existe separación entre el carril bici y la carretera.

Caídas, choques y peligro de acabar en la carretera. En la calle Torneo, entre el puente del Alamillo y el de La Barqueta, existe una curva cerrada más propia de un circuito de trial. Los ciclistas se quejan de la escasa visibilidad -un seto impide ver quien viene en el otro sentido- y del giro de 90 grados que tienen que hacer para remontarla. Algunos aseguran que tiene que cambiar de piñón para que la bicicleta logre subir la cuesta, mientras que otros confiesan haber sufrido alguna que otra caída.

En Triana y Los Remedios, el carril bici ha sido desde el anuncio de la peatonalización, el centro de la polémica. En la calle Asunción, dicho carril ha sido declarado ilegal, ya que se trata de una via peatonal. De hecho, algunos vecinos reclaman para esta calle la misma consideración que para Sierpes y Tetuán que, al ser peatonales y comerciales, tienen prohibido el paso de bicis de diez de la mañana a diez de la noche. Tanto peatones como ciclistas coinciden en el peligro que encierra en carril bici de Asunción, "sobre todo por la gran cantidad de niños que juegan en esta calle por las tardes". Pero lo peor de este tramo no es que se encuentre en una zona peatonal, sino que esté prácticamente camuflado con el resto de la calle. No existen pivotes de separación y los iconos que indican que se trata de un carril bici están pintados de blanco sobre un suelo grisclaro, por lo que es fácil que un peatón que no conozca la zona invada la vía ciclista, provocando accidentes.

Muchos de los puntos antes descritos son consecuencia de una mala proyección o un mal diseño pero, ¿qué pasa cuando un punto negro se puede arreglar por el precio de una bombilla? Nada, se deja tal y como está. Este es el caso del carril que hay debajo del puente de la SE-30 a la entrada del barrio de Las Góndolas, en Sevilla Este. Aquí hay dos semáforos para ciclistas que están apagados, situación que ya denunció abcdesevilla.es hace medio año.

Se trata de una zona de paso de vehículos procedentes de la SE-30 que circulan a una velocidad considerable. Hay una señal de Stop, pero los ciclistas no saben a qué atenerse, ya que los semáforos no les dan ninguna indicación. Muchos aseguran que pasan "por intuición", cuando se apagan los semáforos para algunos coches, pero no es suficiente, ya que algunos ciclistas no respetan dicha señal y algunos vehículos pasan con su semáforo en ámbar, por lo que se eleva el riesgo de accidentes.

Envíanos tu punto negro

Muchos de los lectores de abcdesevilla.es ya han hecho llegar, a través de la Fotodenuncia, sus fotografías de diversos puntos negros del carril bici en Sevilla. Si conoces algún tramo peligroso o con defectos en el trazado, envíanos una fotografía con una breve descripción y la localización del punto a websevilla@abcsevilla.es y lo añadiremos.