Rafael Carmona y Alfredo Sánchez Monteseirín
Rafael Carmona y Alfredo Sánchez Monteseirín - ABC
Nombramientos

Rafael Carmona y Alfredo Sánchez Monteseirín, otra vez frente a frente

Ambos están condenados a entenderse si quieren dar solidez al proyecto de la Zona Franca de Sevilla

SevillaActualizado:

El flamante presidente de la Autoridad Portuaria, Rafael Carmona, se verá de nuevo las caras con Alfredo Sánchez Monteseirín, el alcalde socialista de la ciudad entre 1999 y 2011, ahora delegado especial del Estado para la Zona Franca. Si bien su cargo está sujeto a la continuidad de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. +

En la etapa del Ayuntamiento, Carmona fue primero concejal de Urbanismo durante el mandato de Monteseirín hasta que éste, en la recta final de la coalición PSOE-PA, acuñó el término de «urbanismo bajo sospecha» para deshacerse de los incómodos socios de gobierno y cambiar de pareja de baile en los siguientes dos mandatos municipales. A partir de 1999, Carmona se convirtió en el más firme adversario de Monteseirín desvelando sus corruptelas.

Ambos están condenados a entenderse si quieren que el proyecto de la Zona Franca tenga solidez. El recinto fiscal afronta ahora su primera ampliación con la extensión del vallado hasta el Polígono Astilleros. Con el visto bueno de todas las empresas allí instaladas, el Consorcio de la Zona Franca ha aprobado ese crecimiento del perímetro que todavía está a la espera de la autorización del Ministerio de Hacienda.

En esta nueva etapa Carmona y Sánchez Monteseirín tienen papeles diferentes. El primero está al frente de la institución que es propietaria del suelo, incluso sobre el que se asienta el recinto fiscal. La Autoridad Portuaria es la encargada de seguir otorgando las concesiones administrativas para ocupar nueva superficie en este enclave y es la que cobra el canon por el mismo. No obstante, el exalcalde sevillano es el gestor del mismo y responsable de la estrategia para captar nuevas firmas y reforzar este nuevo espacio productivo.