Bicicleta sustraída por la Guardia Civil
Bicicleta sustraída por la Guardia Civil - Guardia Civil

Recuperada una bicicleta en Castilblanco de los Arroyos valorada en 4.500 euros

La Guardia Civil la encontró dentro de una vivienda por lo que ahora investigan a un joven por un supuesto delito de robo

CastilblancoActualizado:

La Guardia Civil ha recuperado una bicicleta valorada en 4.500 eurossustraída la pasada semana del interior de una vivienda de Castilblanco de los Arroyos(Sevilla) e investiga a un joven por un supuesto delito de robo.

Según ha informado el Instituto Armado en un comunicado, la investigación comenzó tras la denuncia de un vecino de Castilblanco de los Arroyos en la cual se comunicaba de que en la madrugada del 22 de julio una o más personas accedieron a la parcela donde se encontraba su domicilio, en una conocida urbanización, y sustrajeron una bicicleta eléctrica 'BH G16 EVO Big Foot' con módulo 'GPS Tracker' y hasta un total de 13 accesorios más incorporados, valorado todo en unos 4.500 euros.

El denunciante descubrió este martes que el módulo GPS que llevaba incorporado la bicicleta estaba emitiendo una señal que la situaba en Guillena y lo puso en conocimiento de la Guardia Civil, que organizó un operativo de rastreo que hizo que apareciese el equipo en el interior de una finca de naranjos, próxima a las márgenes del río Rivera de Huelva, en Guillena.

Así las cosas, los agentes peinaron la finca y se entrevistaron con los vecinos sin éxito en un momento en el que se perdió la señal GPS de la bicicleta, lo que hizo sospechar que pudiera estar en el interior de algún domicilio y que el sistema pudiera haber conmutado a modo 'GSM', un modo de localización menos preciso que el 'GPS'.

Las pesquisas se situaron en una conocida barriada de Guillena, situada a escasos 400 metros en línea recta desde la finca de naranjos, que llevaron a los agentes a sorprender a un joven vecino de la localidad que circulaba con una bicicleta de idénticas características a la sustraída.

El denunciante, acompañado por los agentes para reconocer su equipo, lo recuperó en el acto, toda vez que la persona que lo portaba no justificó en modo alguno su tenencia, manifestando que lo había adquirido por 150 euros en un mercadillo de antigüedades, siendo éste identificado por la Guardia Civil e investigado por un presunto delito de robo.