El Tesoro del Carambolo no se expone por falta de medidas de seguridad
El Tesoro del Carambolo no se expone por falta de medidas de seguridad - JESÚS SPÍNOLA
MUSEOS

¿La reforma del Museo Arqueológico de Sevilla? Vuelva usted mañana

La modernización del edificio permitiría exponer miles de piezas, entre ellas, el Tesoro del Carambolo, y aumentaría la cifra de visitas

SevillaActualizado:

La espera es la palabra que mejor define la situación de los museos estatales sevillanos, que como en el famoso artículo de Larra parecen condenados a que la administración competente, Gobierno y Junta de Andalucía, les obsequien con el «vuelva usted mañana» cada vez que demandan su modernización.

La situación en el caso del Museo Arqueológico es, además, especialmente desafortunada, ya que cuenta con un proyecto de reforma aprobado desde 2009, que ni el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ni el de Mariano Rajoy han implementado desde entonces y que condenan a miles de piezas de las valiosas colecciones prehistóricas a permanecer lejos de la vista del público y custodiadas en almacenes.

Entre ellas, destaca el Tesoro del Carambolo que no puede exponerse en el museo por la falta de las condiciones de seguridad para ello, motivo por el cual se exhibe una copia.

Esta situación ha hecho que las visitas a este museo, pese al repunte logrado en el último año gracias al aumento del turismo, estén lejos de las que registraba diez años atrás: 78.065 frente a las 115.000 de 2009.

Por ello, una reforma que permitiera mostrar las piezas contenidas en almacenes y, lo que es más importante, con un modernizado diseño museográfico repercutiría en el aumento del número de visitantes.

La prueba, el crecimiento que experimentó el Museo Arqueológico Nacional, que pasó de tener algo más de 107.227 visitas en 2011 a no haber bajado del medio millón desde que culminara su reforma en marzo de 2014.

Al igual que el Bellas Artes, el Arqueológico ha sido usado por PSOE y PP como arma de confrontación durante todos estos años. Por parte de los segundos, cuando ni Cesar Antonio Molina ni Ángeles González Sinde fueron incapaces de poner en marcha la reforma y, tras la llegada al poder de Rajoy, cuando los primeros atacaron a José Ignacio Wert por no incluirlo en las prioridades de su departamento, dejando la obra en vía muerta hasta abril de 2017.

Reactivación del proyecto

En esa fecha, la entonces consejera de Cultura, Rosa Aguilar, llegó a un acuerdo con el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, para rebajar el coste del proyecto de Guillermo Vázquez Consuegra, que ascendía a más de 30 millones de euros, para adaptarlo a la situación de mayor austeridad que han dejado los años de crisis económica.

Sin embargo, meses después y ante la falta de compromisos concretos, el nuevo consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, volvía a reclamar al Gobierno del PP partidas concretas en los Presupuestos Generales del Estado, mientras el Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento se insistía en que ese compromiso se vería en las cuentas de 2018.

Al final, solo se han consignado 130.000 euros en esos presupuestos, dejando el grueso de la inversión para ejercicios futuros: 12 millones de euros entre 2019 y 2021.

El reciente cambio de Gobierno no ha supuesto nada nuevo para el museo en materia presupuestaria, ya que Pedro Sánchez ha asumido los presupuestos del PP, lo que no ha sido obstáculo para que la Junta entierre la confrontación.

Vázquez sigue manteniendo que el Arqueológico es una prioridad para Cultura, mientras que José Guirao aseguraba en su primera visita a Sevilla que le «encantaría» ser el ministro de Cultura que inaugurara la reforma de Arqueológico.

Sin embargo, la reforma del museo no depende ni de declaraciones solemnes ni confrontación sino de inversiones, algo que tendrá que demostrar el Ejecutivo central en sus próximos presupuestos.

Guirao no se quiso pillar los dedos en aquella visita en la que le acompañaban el consejero y el propio alcalde de Sevilla, Juan Espadas, cuando se le preguntó por los museos sevillanos: «Voluntad del Gobierno, toda; recursos, limitados».