El presentador prepara ya la emisión de «Vaya Crack», antes de la nueva edición de Operación Triunfo
El presentador prepara ya la emisión de «Vaya Crack», antes de la nueva edición de Operación Triunfo - Elena González
Entrevista

Roberto Leal: «Añoro los desayunos con café hirviendo y tostada grande de Sevilla»

El presentador de Alcalá de Guadaíra es el conductor fetiche de TVE para sus programas de éxito

SevillaActualizado:

Es el rey Midas de la televisión. Desde que empezó como reportero en España Directo siendo un incipiente periodista, Roberto Leal no ha dejado de formar parte de los productos exitosos de la pequeña pantalla. Su eclosión llegó en 2017, cuando lo ficharon para presentar Operación Triunfo, de la que próximamente grabará la tercera edición de esta nueva etapa. Tal es su capacidad de convertir en oro lo que toca, que le ha creado un perfil de instragam a su perra (@Soylapepa) y se ha convertido en una «influencer» que hace campañas publicitarias por su propia cuenta.

¿Qué traes ahora entre manos?

Pues la semana pasada estuve grabando el final de «Vaya crack». Una final con los ganadores de cada programa, para conocer al verdadero crack. Es un formato muy familiar y divulgativo que va a calar en el público. Tenemos un auténtico equipazo, entre los que se encuentra Luis Quevedo (el «Hombre de Negro» del Hormiguero), que en este caso vestirá de blanco. Este programa demuestra que no es más listo el que más sabe. Se pone a prueba a los participantes: cálculos, música, ciencia... Ha venido gente increíble. Este país está cargado de personas súper inteligentes y vamos a hacer que se conozcan.

¿Y lo próximo?

Será OT (Operación Triunfo). Aún no hay fecha, pero sabemos que en octubre empezarán los castings. Le hemos dado un descanso más que necesario. Yo ahora paro y cojo unas vacaciones. Las necesito. Aunque en la tele casi se solaparán una emisión con la otra.

¿Será positivo este descanso?

Tengo clarísimo que le ha venido bien porque necesitábamos oxigenarnos. Es un programa que exige tanto de ti que te acaba desgastando. Y más tras dos ediciones tan seguidas. Además, se beneficiarán chavales que aún no han cumplido los dieciocho años. En definitiva, que estoy loco por arrancar. Si ya estaba enamorado de este formato cuando lo veía como espectador, más lo estoy ahora formando parte de él.

La gente no para de hacer comparativas con OT3, que no terminó de arrancar...

Yo no entiendo la televisión de ese modo. Lo que ocurriera hace quince años no tiene por qué afectar al presente. Sólo espero que esta nueva edición se disfrute tanto como las otras dos anteriores. Es muy difícil pronosticar algo así con un programa de dos horas y media de emisión.

¿Qué te queda por hacer en televisión o en la profesión?

Siempre me quedarán cosas por realizar. Por mi forma de ser siempre tuve claro que quería o necesitaba hacer entretenimiento. Pero lo digo de corazón: ahora mismo sólo me gustaría mantenerme donde estoy. Cada año se me presentan oportunidades bonitas como en la actualidad con «Vaya crack», del que estoy aprendiendo cosas únicas. Todo, absolutamente todo lo que venga, bueno será. Valoro todas las ofertas que me llegan y hay cosas que por algunos motivos no encajan en el momento y prefiero dejarlas para más adelante.

Te has convertido en el presentador fetiche de la televisión pública. Eres como el presentador que representa a todos los españoles.

(Risas). Estoy muy contento con todo lo que me está pasando en estos últimos años. Mi carrera siempre ha ido de la mano de la tele, y particularmente TVE me lo ha dado casi todo. He tenido la suerte que casi todos mis trabajos han estado plagados de éxitos. Motivos para estar orgulloso. Actualmente siento que estoy en el sitio que debo estar. He formado una vinculación muy especial con mis compañeros de la cadena. Fíjate que igual que me llamaron a mí, se podrían haber fijado en otros grande profesionales. Aunque siempre he dicho que la suerte siempre te coge trabajando.

¿Cómo lleva alguien con tantas raíces sevillanas estar lejos de la provincia?

Al principio lo llevaba fatal, pero ahora tengo un motivo muy especial para estar allí: mi niña, que es madrileña. Aunque tiene mucho arte y de repente te suelta: «musho». (Risas). La verdad que Madrid me ha dado todas las oportunidades del mundo, pero cada vez que puedo me escapo a mi tierra.

Algo que no puedas dejar de hacer cuando vienes.

Desayunar en los bares de mi pueblo (Alcalá de Guadaíra). Siempre me voy con mi madre tempranito y vamos probando en diferentes sitios. Las cartas de desayunos son tan largas que te da tiempo de sacarte una oposición. Ese detalle, que puede parecer tonto, es una de las cosas que más echo de menos de aquí. Café hirviendo y tostada grande. Además, si tengo un poco de tiempo intento reunirme con mis amigos de la chirigota para tomarnos unas cervezas y ponernos al día.

El perfil de «@Soylapepa» es una tendencia.

Es curioso porque empezamos con la única idea de hacerle un álbum recordatorio para cuando fuera adulta. Me río mucho porque hay gente que directamente le escribe a ella con mensajes como «Oye, Pepa, dile a tus papis...». En la Puerta del Sol una mujer nos pidió una foto únicamente con ella. Pasé a un segundo plano. Es una influencer y las marcas se han fijado en ella.