Es muy probable que la muchacha del extremo izquierdo pese lo mismo que la que está en el derecho
Es muy probable que la muchacha del extremo izquierdo pese lo mismo que la que está en el derecho - ABC
ERRORES EN EL DIAGNÓSTICO DE LOS OBESOS

¿Por qué la ropa me está grande y peso lo mismo?

El índice de masa corporal no distingue cuánto es músculo y cuánto es grasa

SEVILLAActualizado:

Dos personas que pesen 80 kilos y midan 1.80 pueden ser totalmente diferentes. O sea, que una sea obesa y la otra, no, incluso delgada.

La primera puede tener un 50% de su peso corporal en grasa; y, la segunda, sólo un 10%, por lo que el resto, fundamentalmente, sería músculo.

Esto pone en evidencia que el IMC o índice de masa corporal está dando problemas a la hora de diagnósticar la obesidad.

Felipe del Valle Pascual, dietista, nutricionista y tecnólogo de los alimentos del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón explica que el IMC= Peso/Talla2 «no distingue cuánto de ese peso es músculo o cuánto grasa y ahí nos encontramos con el principal problema».

Dos complexiones totalmente diferentes pueden tener el mismo IMC de 24,69, que estaría dentro de los valores de normopeso pero este es un marcador que no es realmente objetivo, y cada vez más en desuso, ya que podemos encontrar «falsos positivos como los casos de deportistas con un elevado peso muscular o falsos negativos, obesos con bajo peso muscular, pero mucha masa grasa».

«Es frecuente que pacientes con pauta de dietas con objetivos de pérdida de peso, que realicen trabajo de musculación no varíen de peso o incluso aumenten. Ello se debe a que se compensa la pérdida de grasa, con el aumento de masa muscular», añade Del Valle.

Destaca que «hasta un 29% de las personas que son delgadas a tenor de su índice de masa corporal serían obesas si se atendiera a su cantidad de grasa, según un estudio realizado con 6.000 personas en la Universidad de Navarra».

Afirma que el IMC ofrece una altísima tasa de error en el diagnóstico de personas obesas y que por eso «la valoración única del peso corporal no es un buen predictor de la enfermedad, ya que un profesional cualificado debe complementar la utilización del IMC con otras técnicas como, por ejemplo la impedancia bioeléctrica de alta frecuencia, la cineantropometría, dexa o BOP-POD, que es la medición del volumen corporal a través del desplazamiento de aire».