Lo chicos participante en el proyecto ayer M.J.López Olmedo
Poryecto #CoachExit

Saber que se puede... seguir estudiando

Cuarenta estudiantes de FP realizan una inmersión en empresas como vía para motivarlos contra el abandono escolar

SevillaActualizado:

Radja es un chico que procede de Marruecos y que estudia FP de Fabricación y Montaje en un instituto de Sevilla. Estos días ha tenido la suerte de conocer cómo es la factoría de Renault en Sevilla. Una fábrica en la que podría acabar trabajando si consigue seguir estudiando y sacar su titulación. Es uno de los cuarenta estudiantes incluidos en el proyecto #CoachExit que ayer recibieron los diplomas tras compartir sus testimonios después de haber sido elegidos en una experiencia de conocer durante seis días la verdadera vida de una empresa.

«Me parece una experiencia excelente que me ha servido para convencerme de que tengo que seguir estudiando. Me han motivado mucho», decía este estudiante que ha tenido la suerte de pasar unos días en la factoría de automóviles. Junto a él, Miguel, el voluntario que se ha encargado de su formación, explicaba que durante estos días le ha enseñado la empresa y ha podido comprobar cuÁles son las inquietudes de estos estudiantes, la mayoría en situación de riesgo de exclusión social.

Y se ha dado cuenta de que este programa, que este año ha celebrado su octava edición, es necesario para algunos jóvenes «muy desmotivados» que necesitan saber lo qué les espera después de acabar su formación para así aplicarse en los estudios. Lo mismo contestaba Alejandra, otra chica sevillana que ha participado en el programa y que aseguraba que ha aprendido a no darse nunca por vencida. «Lo que más me ha gustado es la experiencia y el buen rollo que había en todos los departamentos de la empresa», decía para referirse a Herba Ricemills, donde ha estado estos días aprendiendo lo que es una empresa. Al fin y al cabo los datos son preocupantes.

Porque uno de cada cinco jóvenes abandona sus estudios de forma temprana y dos de cada cinco menores de 25 años no tiene trabajo. Para luchar contra eso el programa se basa en ayudar a jóvenes estudiantes de FP de varios institutos de la ciudad que durante seis días han conocido cÓmo funciona una empresa por dentro. Han estado en las diferentes entidades, donde voluntarios leS han enseñado el mundo laboral por dentro.

Ayer estaban todos satisfechos y pusieron en común sus experiencias, unos a través del teatro, otros cantando o bailando.Todos captaron el mensaje:si quieren pueden conseguirlo o como dice la famosa canción, «saber que se puede». Sólo necesitan un pequeño empujón para no desmotivarse. Como el que le ha dado la fundación Exit.