El experto Salvador Morales Conde apuesta por la formación y por una medicina preventiva
El experto Salvador Morales Conde apuesta por la formación y por una medicina preventiva - ABC
NUEVO PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE CIRUJANOS

Salvador Morales Conde: «Todo lo que viene de camino en la cirugía es emocionante, es progreso sin riesgo»

Este experto cirujano que ejerce en Sevilla dice que la sanidad pública debería premiar a los que más se esfuerzan

SevillaActualizado:

Elegido presidente de la Asociación Española de Cirujanos llega con las dos «ies» presentes en su carrera personal: Innovación e ilusión. Salvador Morales Conde, jefe de servicio de Cirugía General del Quirónsalud Sagrado Corazón y coordinador de Innovación en Cirugía Mínimamente Invasiva del Virgen del Rocío, es el primer andaluz que ejerce dicho cargo en esa entidad fundada en 1935.

¿Ha anotado ya en su agenda las tareas para estos años que va a estar al frente de la asociación? ¿Qué se plantea acometer?

—Innovación e ilusión. Estas dos palabras van a liderar mi proyecto. Vamos a trabajar con ilusión en todo lo que hagamos e impregnaremos con esta idea a todos los cirujanos españoles. Respecto a la innovación, debemos trabajar, innovar la asociación adaptándola a los nuevos tiempos en su estructura y funcionamiento, utilizando las nuevas tecnologías para llevar a cabo una labor más efectiva en la formación de nuestros cirujanos y promocionando la innovación en cirugía como tal. Respecto a la formación tenemos armas muy útiles hoy en día, tales como la telemedicina, la telemonitorización, la formación online, términos que se usan porque parece que corresponde hablar de ellos pero que son una realidad y que van a aportar mucho en el día a día de nuestros cirujanos que precisan formarse en un campo en concreto. La adaptación a los nuevos tiempos es la clave y las ganas e ilusión, el método.

Desde las trepanaciones del Neolítico y las prácticas de los barberos franceses del XIII hemos pasado a introducir por los conductos naturales del cuerpo humano instrumental que el cirujano maneja ¿Qué nos queda por ver todavía?

En la cirugía ha habido tres grandes revoluciones: la anestesia, el trasplante, y la cirugía mínimamente invasiva, que nos permite hacer un procedimiento alcanzando la zona de trabajo y haciendo el mínimo daño posible. Dentro de esta última revolución se han desarrollado grandes innovaciones para que las cirugías sean más segura y eficaz con sistemas avanzados conectados a ordenadores que nos permiten saber cuándo seccionar un vaso sanguíneo sin que sangre, por ejemplo. Ahora nos asomamos a dos grandes conceptos que podrían llegar por si mismos a ser grandes revoluciones. Una es la robótica, pero no como la concebimos hoy en día, sino unido al concepto de Big Data, es decir, un robot que podemos manejar conectado a grandes bases de datos que nos ayuden a tomar decisiones gracias al conocimiento que ofrecen los aprendizajes que vamos haciendo. La otra posible revolución es la cirugía guiada por la imagen, es decir, es como si estuviéramos trabajando dentro de un atlas de anatomía donde se marcarán las estructuras anatómicas o, incluso, se puede saber si a esas estructuras, por ejemplo, les llega bien el flujo sanguíneo. Todo lo que viene es emocionante, es progreso sin riesgos.

¿Qué patologías son susceptibles de técnicas mínimamente invasivas y cuáles se añadirán a esa lista en un futuro?

Ahora mismo un porcentaje elevadísimo de procedimientos deben hacerse por laparoscopia. Nuestra misión como sociedad científica es identificar los déficits formativos para potenciarlos y adaptar los sistemas sanitarios para que asuman la cirugía mínimamente invasiva. Además, debemos aprender a mirar no sólo los costes del procedimiento en quirófano sino trabajar para analizar el coste social global para el sistema. Un ejemplo es la hernia inguinal. La nueva guía internacional sugiere, aunque con un nivel débil aun de recomendación, que debe hacerse por laparoscopia porque la recuperación del paciente es más rápida y el coste social es menor, a pesar de que el material sea más caro.

¿Hay alguna parte del cuerpo humano a la que no se haya llegado aún?

Desde el punto de vista quirúrgico donde nos queda por llegar es a la célula. Los sistemas guiados por la imagen van a poder llegar muy cerca de esta idea. Se están desarrollando sistemas con trazadores con afinidad por células tumorales, por lo que podremos hacer una cirugía dirigida atacando a todo lo afectado sin dejar nada atrás y sin extirpar más de lo que debemos.

¿Tiene datos de listas de espera en Sevilla?

No es mi misión analizar esos datos, sino transmitir el grandísimo esfuerzo que hacemos los cirujanos para que no existan con los recursos que tenemos. Hay que avanzar haciendo un análisis real de la necesidad de recursos adaptados al ritmo de evolución de nuestra población.

Dígame algunas asignaturas pendientes de la cirugía andaluza

Fomento del espíritu investigador de los jóvenes, poder compaginar nuestro día a dia asistencial, tan duro, con la investigación y un control interno de la calidad por medio de resgistros que ayude a que seamos mejores, además de tiempo y recursos para trabajar sobre esos registros.

¿Qué haría usted para solventar los problemas de la sanidad en Andalucía?

Premiar a los que más se esfuerzan, potenciando a los que han luchado por tener mejores resultados, dar medios acordes con los tiempos actuales, hacer una medicina más preventiva y ver como una realidad nueva que la sanidad pública y la privada se necesitan en los tiempos actuales para seguir atendiendo a nuestra población. Debemos luchar para romper la línea roja que las separan y trabajar en conjunto. Las dos son de calidad.