Recreación de una situación de peligro sin barreras en las ventanas - ABC

«Secupeke», el invento de un sevillano que puede salvar muchas vidas

Se trata de un dispositivo de seguridad para las ventanas que se instala sin necesidad de obras

Antonio Periánez
SevillaActualizado:

Una tarde cualquiera en una casa cualquiera con niños. Mientras los padres recogen, limpian o ven la tele, uno de los pequeños se acerca a la ventana. Es un quinto piso. No hay rejas. Un mal movimiento y el niño se precipita al vacío. A partir de ahora, este relato puede tener un final diferente. Llega al mercado Secupeke, el invento de un sevillano que quiere evitar este fatal desenlace.

Se trata de un dispositivo de seguridad desmontable que se acopla a la mayoría de persianas del mercado. Es, según su creador Iván Dorado, la alternativa práctica y asequible a las rejas tradicionales, un arma de doble filo «en lo que a seguridad se refiere, ya que impiden el acceso o evacuación a través de las ventanas en caso de emergencia».

La idea surgió de una experiencia personal, y un buen susto, del propio inventor. «Cuando mi hijo era más pequeño, un día mientras le preparaba un biberón, se subió a la ventana. Me asustó y pensé que había que poner una solución» dice Dorado, que su puso manos a la obra inmediatamente.

Después de darle vueltas a este temor paternal, encontró la clave. Meses de diseño, desarrollo, mejoras, cambios y modificaciones empleando distintos sistemas y materiales hasta que tuvo su primer prototipo. Y obviamente, una vez terminado, pues lo instaló en el dormitorio de su hijo.

«Cuando amigos con niños con la edad del mío venían a mi casa se lo enseñaba para que vieran lo que había fabricado. Todos me decían lo mismo: querían que le hiciera uno o un lugar para comprarlo» explica este joven inventor, dedicado hasta ahora al diseño de joyas.

Iván Dorado desplegando Secupeke
Iván Dorado desplegando Secupeke - ABC

Desde aquel primer prototipo han pasado dos años, perfeccionando el producto hasta tener el diseño definitivo. Cuenta con una patente de ámbito nacional y está a la espera de esta certificación a nivel mundial. El siguiente paso, y el más complicado, fue encontrar financiación para iniciar la producción de este revolucionario sistema de seguridad.

En menos de un año, el invento de Iván Dorado ya ha obtenido diferentes premios y reconocimientos, como el primer premio Inventors Pitch Awards 2018 o el premio Talento LAB de la Fundación Cajasol.

A día de hoy, Secupeke ya es una realidad, al menos en preventa, a través de lacampaña de crowdfundingque está llevando a cabo en una conocida plataforma. Los primeros pedidos llegarán en marzo, y a partir de abril se podrá comprar en grandes almacenes, en establecimientos de bricolage y en tiendas de puericultura.

«Al ser removible, Secupeke se convierte en un sistema de seguridad muy práctico a la hora de realizar labores de limpieza o mantenimiento en ventanas y fachadas, ya que se retira y se coloca en tan solo unos segundos. Del mismo modo, es un sistema de seguridad que no altera la estética de las fachadas, eliminando así los problemas que las rejas plantean en las comunidades de vecinos o en las viviendas de alquiler» indica su creador.