Parque de los Príncipes
Parque de los Príncipes - ABC

Así será el renovado Parque de los Príncipes de Sevilla

El Ayuntamiento inicia otra fase de inversiones en la zona para recuperar los aseos públicos, ejecutar caminos de albero y convertir la zona de perros en un circuito canino «agility»

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Ayuntamiento inicia otra fase de inversiones en el Parque de Los Príncipes para recuperar los aseos públicos, ejecutar caminos de albero y convertir la zona de perros en un circuito canino ‘agility’.

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de su Servicio de Parques y Jardines, Emasesa y el Distrito Los Remedios, ha iniciado ya otra fase de actuaciones en el Parque de Los Príncipes, que refuerzan las mejoras afrontadas a lo largo de 2018 en la arboleda, la vegetación, la iluminación y una parte de la red de riego, y que esta vez atañen a los aseos públicos, a lan caminos de albero para reducir el tránsito por las praderas y a la zona para perros, que tendrá más y mejores dotaciones (circuito canino agility).

Después de muchos años sin uso público, Parques y Jardines tramita ya un proyecto para reformar el interior del antiguo edificio de aseos y distribuirlo, de forma que uno quede habilitado para dos aseos (femenino y masculino) y un tercero para las personas con movilidad reducida, y el otro adecuarlo para trabajadores del parque, dotándolo de aseos y un espacio para comedor. El equipamiento será completo y se renovarán carpinterías y suministros de electricidad y agua. El presupuesto global de licitación alcanza los 90.159,5 euros.

Estas nuevas intervenciones se suman a la renovación de la iluminación con lámparas LED y al saneado de la arboleda

Parques y Jardines, asimismo, ejecutará tres caminos de albero, no existentes en la actualidad y necesarios para un correcto tránsito y evitar la utilización de praderas. De hecho, estos itinerarios los han ido marcando los propios usuarios del parque y ahora se convertirán en caminos con albero, sin que el diseño afecte a los sistemas radiculares de la arboleda circundante, respetando los arbustos y quitando antiguos tocones. El presupuesto de licitación de este proyecto asciende a 14.238,46 euros, IVA incluido. Este servicio municipal, asimismo, finalizó antes del verano las labores de saneado de la arboleda del parque, al tiempo que ejecutó tareas de ampliación y diversificación de la vegetación (plantas y arbustos).

Por su parte, Emasesa acometerá una segunda fase de la siembra con césped de las praderas afectadas por las obras de construcción del colector de la calle Niebla, que ha atravesado con tuberías de enorme envergadura –alrededor de 1,80 metros de diámetro– el Parque de Los Príncipes a lo largo de la Avenida de Blas Infante. Esa segunda fase es necesaria para compactar y endurecer la pradera antes de que esta pueda reabrir, puesto que lo contrario implicaría estropear ese terreno y la siembra ya hecha.

Circuito canino agility

La empresa pública convertirá la actual zona de perros en un circuito canino agility, reforzando el área de esparcimiento actual con un elemento de salto, un túnel, una zona de zigzag, una colina pequeña y un elemento para balanceo (up over). El mobiliario urbano que estaba anteriormente (bancos) se repondrá, se adecentará el terreno y la fuente de agua potable y se renovará la iluminación, tanto de esta área como de la pradera ya resembrada.

Emasesa ya ha instalado un nuevo sistema de riego sectorizado que ha mejorado la red actual en alrededor de un tercio del parque –desde el estanque central hacia el lado de Avenida de Blas Infante–. Para esta intervención, la empresa metropolitana ha ejecutado un nuevo pozo para nutrir las necesidades de agua de ese estanque y del riego de todo el recinto verde.

A mediados del pasado julio, asimismo, la Gerencia de Urbanismo de Sevilla realizó una renovación integral del alumbrado, sustituyendo las antiguas lámparas de vapor de mercurio por bloques ópticos de LED en los 140 faroles que iluminan este parque y también las columnas en aquellos que estaban deteriorados. Se incorporó un sistema de telegestión para su control remoto desde un centro de mandos del Servicio de Alumbrado, permitiendo reducir intensidad durante las horas nocturnas cuando no hay público. Estas luminarias LED reducen el consumo y las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) a la atmósfera, proporcionan una luz blanca que mejora la iluminación general y la seguridad, al tiempo que su contaminación lumínica es menor que la proyectada por las luminarias de mercurio.