La capital hispalense repite como cuarta ciudad más poblada del país
La capital hispalense repite como cuarta ciudad más poblada del país - ABC

Sevilla capital ha perdido más de 10.000 habitantes en el último lustro

Pese al descenso demográfico constante, la capital andaluza se consolida como la cuarta ciudad española al ser aún más acentuada la caída de Zaragoza

SEVILLAActualizado:

Sevilla sigue en caída libre demográfica. Según los datos publicados estos últimos días por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la capital cuenta con una población de 693.878 personas a fecha 1 de enero de 2015, último recuento oficial que se realiza y que se publica normalmente a finales de año.

El descenso con respecto al año anterior, cuando reflejaba una población de 696.676 personas, es, por tanto, de 2.798 habitantes, lo que viene a cerrar un ciclo de cinco años muy negativos en esta área.

La población de Sevilla, de hecho, no ha parado de caer en los últimos años, y sólo en el último lustro el descenso de habitantes en la capital hispalense ha sido de más de 10.000 personas, a tenor de esas cifras hechas públicas por el INE. Este último padrón sitúa el número de habitantes de Sevilla en esas 693.878 personas (329.591 hombres y 364.287 mujeres). Este descenso se ha ido produciendo paulatinamente y se ha acentuado en los cinco últimos años, en los que más ha golpeado la crisis económica.

Ya en 2014 la cifra de habitantes en Sevilla bajó de la barrera de los 700.000, situándose en los 696.676 empadronados. Pero hace cinco años, en 2010, Sevilla tenía una población de 704.198 personas. Un lustro después, son 10.320 menos, cifra ya con cierto peso. Las campañas anunciadas por parte del Ayuntamiento, de un color y de otro, para retener población no han dado fruto alguno y ese descenso por debajo de la barrera de los 700.000 habitantes ha conllevado menos ingresos o, por ejemplo, que la corporación municipal pase de 33 concejales a 31.

Cuarta capital española a pesar de todo

Eso sí, pese al descenso sostenido, se da la paradoja de que Sevilla se consolida como cuarta capital española por detrás de Madrid, Barcelona y Valencia. Y lo hace porque la quinta ciudad en cuestión, Zaragoza, lleva también varios años con un pronunciado descenso de población. La capital aragonesa aprovechó la inercia positiva de la Exposición Internacional de 2008 para reforzar su índice poblacional y acercarse a los guarismos de la capital hispalense, llegando a su tope en 2013, cuando presentaba 682.000 pobladores. Pero en los dos últimos años su padrón ha caído con cierta fuerza, perdiendo en 2014 casi 16.000 habitantes y, en el útimo censo, otros 1.100, con lo que se ha quedado en 664.953 (a más de 28.000 de Sevilla).

En 2013, la diferencia en número de personas censadas entre la capital andaluza y la aragonesa era de poco más de 18.000 personas. Hoy por hoy, Zaragoza es, junto a Madrid, la urbe principal que más empadronados pierde en los dos últimos años.

La ciudad se retrotrae a niveles de población de hace más de dieciocho años o también de finales de los 80

Ese descenso de población en Sevilla también incluye otra paradoja, el recorte de población con respecto a Valencia, tercera capital española, pese a que la ciudad levantina no ve amenazada esa posición por la enorme distancia demográfica que aún separa a una y otra. El decrecimiento valenciano ha sido algo mayor que el sevillano. Si en 2010, 2011 o hasta 2012 la diferencia estaba en unos 105.000 habitantes, desde hace un par de años se ha quedado en «sólo» 92.000.

La otra gran urbe andaluza

Un caso ligeramente opuesto es el de Málaga en esa comparativa con Sevilla. La ciudad de la Costa del Sol ha aumentado en este último censo en 2.217 personas, colocándose con su mejor registro de los cinco últimos años (569.130) y recortando levemente la distancia en población con Sevilla. Málaga marca el límite de las ciudades del país con más de medio millón de habitantes muy por delante de Murcia, que mantiene su tendencia alcista de los últimos años pero que está situada en 439.889 censados.

Murcia superó ya a Bilbao, que con sus constantes caídas ha salido del grupo de las más pobladas y es ya la décima de España con sus 345.141 habitantes, superada por Palma de Mallorca, que ya ha llegado a los 400.578. La capital balear viene siendo, junto a Murcia, la que mantiene un crecimiento más constante y regular en el último decenio. Ya fuera del «top ten», la duodécima en la estadística y tercera de Andalucía es Córdoba, con 327.362 habitantes, que lleva varios años perdiendo también algo de población.

Con los datos actuales, Sevilla presenta números similares a los de hace dieciocho años, cuando decayó su demografía tras el auge de la Exposición Universal de 1992. En 1996, concretamente, el padrón reflejaba que la capital tenía 697.487 y, al año siguiente, ya superó esa barrera de los 700.000. Hasta hace dos años.