Deterioro y la degradacion del barrio de Los Pajaritos
Deterioro y la degradacion del barrio de Los Pajaritos - Juan Jose Ubeda

SevillaMás promesas de la Administración al barrio más pobre de España

Los vecinos esperan que no sean «cantos de sirenas de cara a las elecciones»

SevillaActualizado:

En Los Pajaritos, Candelaria, Madre de Dios, que son los Tres Barrios, y Amate (con Virgen de Fátima, Santa Teresa, Virgen de los Reyes y Regiones Devastadas) la situación es insostenible.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha visitado la barriada recientemente para reunirse con la plataforma cívica que lidera Fernando Armas y tras la reunión, solicitada por los vecinos en varias ocasiones, no se llegó a concretar actuación alguna para esta zona deprimida de Sevilla que lleva años esperando medidas integrales de regeneración y sí promesas, más promesas que «esperemos no sean cantos de sirenas de cara a las próximas elecciones», dijeron en la plataforma.

En ese encuentro quedó claro que la recuperación de la zona necesita del concurso de todas las administraciones y, sobre todo, de la Junta de Andalucía, «lamentablemente ausente de todas nuestra solicitudes en los últimos diez años», dijo Armas para agradecer luego la visita del alcalde y el talante y sensibilidad que mostró en dicho encuentro.

«Insistimos a Juan Espadas que es su responsabilidad como alcalde tomar la iniciativa y liderar la coordinación de las tres administraciones en el largo trabajo de recuperación de nuestros barrios. Por ello solicitamos que en la próxima reunión prevista para septiembre esté presente un representante de la Junta de Andalucía del máximo nivel posible para la adopción de las decisiones que resulten necesarias», añadió el líder vecinal.

Como ejemplo de las graves carencias de la zona, recordó que los trabajadores sociales que hay para atender a tanta demanda son 5 cuando hacen falta 20.

Los Pajaritos, Amate, Polígono Sur, Torreblanca, Cerro, Villegas, Su Eminencia y San Pablo. Son 7 de los 15 barrios más pobres de España y están en Sevilla, según los datos de los Indicadores Urbanos 2017, publicados por el Instituto Nacional de Estadística a mediados de ese año dentro del proyecto europeo Urban Audit.

El INE recoge en su estudio, eso sí, un total de 491 barrios pertenecientes a 16 municipios mayores de 250.000 habitantes. Como en el anterior informe, los datos revelan que Los Pajaritos y Amate, con una renta neta media de 12.307 y 13.180 euros, respectivamente, lideran el ranking

Dice Fernando Armas que en los últimos meses se ha puesto de manifiesto el agravamiento de dos problemas que sin duda son consecuencia de la marginalidad y exclusión social: las deficiencias de seguridad derivadas del comercio de estupefacientes, que esporádicamente han derivado en circunstancias dramáticas, y el descontrol en la ocupación e intercambio de las viviendas que en su mayor parte son de propiedad municipal por la presión de la delincuencia organizada.

Reunión del alcalde con los representantes del barrio
Reunión del alcalde con los representantes del barrio - ABC

Todo ello produce tal alarma social que los vecinos manifiestan no sentirse seguros ni en sus propias casas. «No se trata de problemas aislados o circunstancias coyunturales, por el contrario, el deterioro es tan crónico y globalizado que la responsabilidad de la misma es necesariamente compartida por las tres administraciones», apostilla.

Tres Barrios-Amate fue construido hace más de medio siglo bajo el modelo de barrio obrero, pensado siempre como zona periférica ajena a la ciudad y que albergó durante mucho tiempo a familias trabajadoras en régimen de buena convivencia y participación vecinal.

Armas lamenta que en las últimas décadas la zona haya sufrido un progresivo deterioro que «en estos momentos ha llegado a una situación realmente insostenible». Relata que es un barrio superpoblado por 21.000 habitantes «hacinados» con una densidad siete veces superior a la media de Sevilla, muchos de ellos mayores, con dificultades de salud padecidas en absoluta soledad y alturas de cuatro pisos sin ascensor y con graves carencias de educación alimenticia y sanitaria.

«La vivienda pequeña y de mala calidad —sigue— se encuentra en muchas zonas del barrio en tal grado de menoscabo que es prácticamente inhabitable. Los espacios públicos son escasos y en estado de abandono, con apenas zonas verdes en el interior. Es el barrio con menor nivel de renta familiar de España, el paro afecta a más de la mitad de la población activa y alcanza tasas mucho más altas entre los jóvenes, que carecen de formación, experiencia laboral y recursos formativos.

La situación educativa es lamentable: además de un alto porcentaje de analfabetismo, tres cuartas partes de la población carece de estudios primarios, el absentismo, el fracaso, el abandono y la conflictividad escolares son muy superiores a la media de la ciudad y las personas con estudios postobligatorios o universitarios son insignificantes. La vida cultural, sin instalaciones en las que desarrollarse y olvidada por las Administraciones, se limita a lo que con admirable esfuerzo proyectan las entidades sociales».

Agrega que la «concatenación de todo este conjunto de factores ha desencadenado que la pobreza, la carencia de recursos para cubrir las necesidades básicas en el hogar, las altas tasas de dependencia, el envejecimiento de la población, los problemas crónicos de salud, la desvertebración y conflictividad doméstica hayan conducido a miles de familias a la exclusión social». Porque además, los servicios sociales, ya de por sí insuficientes, «sufren periódicamente una seria carencia de personal que interrumpe la normal atención, urgente para miles de personas».

La convivencia se ha ido desvertebrando a lo largo del tiempo, las relaciones vecinales, ricas en otro tiempo, se han enrarecido y la participación en movimientos colectivos es cada día más débil».

Esta situación del barrio no es una novedad y hace más de diez años la plataforma elaboró un plan integral comunitario (utilizó como documento base el diagnóstico realizado por Cáritas Diocesana y la plataforma, donde se exponían las necesidades, carencias y las mejoras imprescindibles en diversos ámbitos) acogiéndose a los Planes Especiales de Barriadas de Actuación Preferente y a las convocatorias de ayudas de la Junta de Andalucía.

Armas siempre recuerda que en su día se constituyeron los organismos destinados a llevar a la práctica el desarrollo del plan y el Ayuntamiento acordó la aprobación.

«La Junta de Andalucía, sin aportar argumentación alguna, -termina- se ha negado a dar su aprobación y el Gobierno de la nación parece ignorar los problemas de seguridad. Es obvio que las tres administraciones han dejado pudrirse durante años una situación cuya solución ahora parece cada vez más difícil y han desechado el plan, pero con una irresponsabilidad rayana en la inmoralidad, no han sugerido la más mínima alternativa».