La atención y los cuidados de la Enfermería son esenciales en hospitales, centros de salud y domicilios
La atención y los cuidados de la Enfermería son esenciales en hospitales, centros de salud y domicilios - ABC

Sevilla¿Puede una enfermera atender a 18 recién paridas con sus 18 bebés?

Sevilla necesita 7.600 profesionales de Enfermería para garantizar la asistencia

Amalia F.Lérida
SevillaActualizado:

La Enfermería sevillana sigue recogiendo firmas e informando a la ciudadanía para conseguir que el Congreso de los Diputados elabore una ley que regule la ratio de profesionales por enfermos que deben tener los centros sanitarios y «que no la establezcan en función de criterios economicistas», ha dicho la secretaria provincial del sindicato Satse, Reyes Zabala.

En Sevilla, concretamente, las enfermeras que harían falta las cifra en 7.674, algo más que lo que estima el Consejo General de Enfermería que las cifa en 7.659.

Referente solo a la pública este sindicato estima que sería necesario un incremento de 5.146 profesionales, distribuidos entre 4.238 para hospitales y 908 para atención primaria.

Satse ya lleva recogidas más de las 500.000 firmas que son precisas para que el Congreso debata una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) —cerca de 30.000 en Sevilla— que garantice por ley un número máximo de pacientes por profesional de Enfermería, «como sucede con los docentes», — y se pueda ofrecer así una atención sanitaria más segura y de mayor calidad.

Para ilustrar esas carencias Zabala destaca que en la zona de Obstetricia del Hospital de la Mujer del Virgen del Rocío hay una enfermera para 18 recién paridas con sus 18 bebés y que como mínimo se necesitarían dos. También comenta que en una ala hospitalaria de 26 pacientes hay una enfermera por cada 13 ó 15 usuarios encamados y que la proporción adecuada es una para 8.

Por otra parte, afirma que en Cuidados Intensivos hay una profesional para 2 enfermos y, a veces, hasta para tres.

El sindicato que lidera Zabala ha estudiado las necesidades sanitarias y propone, respecto a las unidades de hospitalización, como regla general, que se asigne un máximo de 6 pacientes por cada enfermera, pudiéndose llegar hasta 8, mientras que en las Unidades de Cuidados Críticos sería un máximo de dos pacientes y cuando se trate exclusivamente de Unidades Coronarias este número podría aumentarse hasta tres pacientes por enfermera.

En las Unidades de Reanimación Postquirúrgicas, la asignación de pacientes por enfermera sería un máximo de tres y en las áreas quirúrgicas, las enfermeras por cada quirófano sería también de tres, salvo en aquellos casos en que se establezcan las condiciones de seguridad para reducir este número. En atención primaria, la asignación de población por cada enfermera o enfermero no deberá superar los 1.500 habitantes y en Atención Sociosanitaria, Satse entiende que debe ser el Gobierno el que establezca la asignación de personas, en base al criterio de la Comisión Interterritorial de Ratios Enfermeras.

Esta comisión, según propone Satse, la crearía el Ministerio de Sanidad, para la concreción de las ratios establecidas por la ley.

Reyes Zabala recalca que los profesionales no pueden trabajar con tanta sobrecarga y que un error puede llegar a costar una vida humana.

No pasa por alto que cada día hay más denuncias y que los enfermeros y enfermeras se están jugando su carrera profesional.

La situación en Sevilla no difiere mucho de la del resto de España. Un estudio reciente del Consejo General de Enfermería afirma que «las carencias están poniendo en peligro la seguridad de los pacientes» y que en España harían falta 125.000 enfermeras para alcanzar la media europea. Es más, recalca que el déficit crece a «un ritmo preocupante de 5.000 enfermeras cada año».

Navarra, País Vasco y Madrid tienen las mejores ratios de enfermera por cada 100.000 habitantes —sólo la comunidad foral supera la media europea— mientras que la comunidad valenciana, Andalucía y Murcia están a la cola de España.

«La falta de enfermeras constituye una seria amenaza para el sistema sanitario y la atención de la población española en un escenario muy próximo. A día de hoy, en nuestro país un total de 11,3 millones de personas son mayores de 64 años, un porcentaje que sigue aumentando cada año porque somos el país con mayor esperanza de vida después de Japón. Está demostrado por numerosos estudios internacionales que la falta de enfermeras se traduce en una mayor morbilidad en los pacientes», explica Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, quien advierte de que «hay que actuar ya».