Verónica Segura Montero - ABC

Una sevillana desarrolla un método no invasivo para detectar la ingesta de gluten en niños celiacos

Los resultados de esta investigación han sido reconocidos recientemente con el Premio Científico «Matilde Reyes Malpica» que otorga la Fundación Farmacéutica Avenzoar

SevillaActualizado:

La microbióloga sevillana Verónica Segura Montero ha desarrollado un método inédito a nivel mundial basado en marcadores no invasivos que permiten controlar y hacer seguimiento de la posible ingesta de gluten en pacientes celiacos pediátricos.

Este trabajo se ha realizado en el grupo de investigación dirigido por la Dra. Sousa en el Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Farmacia, de la Universidad de Sevilla, en colaboración con 10 hospitales repartidos por la geografía nacional y la empresa biotecnológica Biomedal S.L. Los resultados de este trabajo de investigación han sido reconocidos recientemente con el Premio Científico «Matilde Reyes Malpica» que otorga la Fundación Farmacéutica Avenzoar.

Para Verónica Segura, «despues de tantos años trabajando en ello, el premio ha sido una satisfacción y un orgullo. Agradezco al grupo de investigación dirigido por la Dra. Sousa, toda la dedicación y el tiempo invertido en este proyecto».

Tras ocho años colaborando en el departamento de Microbiología de la Facultad de Farmacia de Sevilla, Verónica Segura va a comenzar este curso su doctorado, que estará enfocado en celiaquía «para hacer una vida más fácil a estos pacientes. La Dra. Sousa fue mi profesora y conseguí entrar en su grupo de investigación, enfocado fundamentealmente en la celiaquía», asegura. «Trabajamos también con la empresa », gracias a la cual podemos realizar proyectos comunes y trabajar en colaboración con ellos», añade.

Entre el 1 y el 7 por ciento

Las enfermedades relacionadas con la ingesta de gluten afectan a entre el 1 y el 7% de la población, aproximadamente. Entre estas patologías la celiaca es la más conocida, es una enfermedad de carácter inflamatorio que afecta al intestino delgado y se produce como consecuencia de la ingesta de gluten en individuos genéticamente predispuestos.

El único tratamiento eficaz para estos pacientes es seguir una dieta sin gluten durante toda la vida, que es controlada por entrevistas dietéticas y serología, aunque ninguno de estos métodos ofrece una medida fiable del control de la dieta. De hecho, entre el 17 y el 90% de los pacientes con esta patología no sigue la dieta, y el 45% de los diagnosticados siguen presentando daño intestinal.

Con estos antecedentes, el objetivo de este trabajo fue evaluar el contenido de los péptidos inmunogénicos del gluten (GIP), fragmentos del gluten responsables de la respuesta inmune de los celíacos, en heces como un nuevo marcador de monitorización de la dieta sin gluten en pacientes celíacos pediátricos comparándolo con las pruebas serológicas, que son las que se utilizan de forma habitual.

Para ello, se realizó un estudio prospectivo de seguimiento clínico, de ámbito nacional, en pacientes recién diagnosticados de enfermedad celíaca, a los que se les realizó un seguimiento de 4 visitas durante 2 años. Para evaluar la exposición al gluten se cuantificó GIP fecal y se comparó con los métodos serológicos: anti-transglutaminasa (anti-tTG) y antipéptido de gliadina desaminado (anti-DGP). En la visita inicial, antes incluso de iniciar la dieta sin gluten, el 96,9% de los pacientes mostraron resultados positivos para GIP. Tras el comienzo de la dieta, un 20,3% de los pacientes presentaron niveles detectables de GIP en heces. En contraste, a pesar de la dieta sin gluten los anticuerpos anti-tTG permanecieron con concentraciones elevadas en un 48, 34 y 20% de los pacientes a los 6, 12 y 24 meses de seguimiento, respectivamente, frente al 13, 4,5 y 0% de anti-DGP positivo. Estos datos revelan que los marcadores serológicos pueden tardar meses incluso años en normalizarse después de instaurar una dieta sin gluten.

Al término del estudio, se constató que esta novedosa técnica supone un avance revolucionario a nivel mundial en el manejo clínico de la enfermedad celíaca ya que hasta la fecha no existía ningún método capaz de detectar de manera directa, precisa y no invasiva la ingesta de gluten en los enfermos con esta intolerancia. Esta técnica ha revelado las limitaciones de las pruebas serológicas y permitirá un control adecuado de los pacientes celiacos, lo que se traducirá en una mejor calidad de vida en estos enfermos.