Andrés Iwasaki durante su actuación
Andrés Iwasaki durante su actuación - La Voz
Música

El sevillano que hizo magia y conquistó «La Voz» con su talento y su piano

Andrés Iwasaki emocionó a los «coaches» con su interpretación de «Is this love» en las audiciones a ciegas

M. J. Lora
Actualizado:

«La Voz» sigue ganando adeptos en su estreno en Antena 3. Las audiciones a ciegas están emocionando al público que cada semana disfruta delante de su televisor del talento de los participantes. Los «coaches» Antonio Orozco, Luis Fonsi, Paulina Rubio y Pablo López se dejan la piel en cada programa para atrapar las mejores voces para sus respectivos equipos.

En este momento, el más adelantado es el malagueño, con seis «talents». Tanto Orozco como Fonsi y Rubio le siguen con tres voces cada uno. Este lunes, las audiciones a ciegas dieron mucho de sí. Las emociones estaban a flor de piel en el plató. Sin embargo, entre tanto derroche de talento hubo una estrella que supo brillar por encima del resto. Se trata del sevillano Andrés Iwasaki. «Nunca había pensado en participar en un programa de televisión, pero yo creo que es necesario salir de la zona de confort y proponerse nuevos retos», señalaba el cantante en su vídeo de presentación.

El joven ya adelantó en un cover para el espacio musical que a las audiciones a ciegas «intentaría ir con naturalidad, con seguridad, con mucha confianza en lo que canto y que voy a dar lo mejor de mí. Y si sale, pues sale y si no, pues no». Y bien que salió. Iwasaki emocionó con su interpretación de «Is this love» de Bob Marley al piano. Tan solo abrir la boca, Antonio Orozco y Luis Fonsi se giraron y se emocionaron durante la actuación. Les siguió Paulina Rubio que resaltaba: «¡Qué bueno!» y el último fue Pablo López, que se dejó llevar por las emociones y por la voz y la forma de tocar el piano de Iwasaki. «Estoy bloqueado», admitía el «coach».

La familia de Andrés Iwasaki animando en camerinos junto a Eva González
La familia de Andrés Iwasaki animando en camerinos junto a Eva González - La Voz

A partir de ahí, los cuatro se peleaban por él en una lucha encarnizada, en la que sacaron sus mejores armas para llevarse a su equipo el talento increíble del sevillano, pero finalmente López se llevó el gato al agua por la unión que ambos tienen por el piano. Iwasaki no dudó ni un segundo en irse con el «coach». «Que cierren las puertas que se escapa el talento. ¡Maravilloso! ¡Enhorabuena!», resaltaba Orozco.

A sus 22 años y con una formación musical desde los 8 cuando ingresó en el conservatorio, el sevillano vive para la música y admite que nunca se ha subido a un escenario. La guitarra es el instrumento con el que se siente más cómodo, sin embargo, tanbién toca el piano y está probando el saxofón y practicando con la batería. «Vengo de una familia que se ha dedicado al arte. Mi madre ha estudiado Bellas Artes, mi padre ha estudiado Historia, mi hermana Paula estudió interpretación y ha actuado en 'la Catedral del Mar'», contaba al programa.