Pablo Vidarte, en la calle Sierpes
Pablo Vidarte, en la calle Sierpes - J.M.SERRANO
TECNOLOGÍA

Un sevillano inventa un sistema para extraer electricidad de las plantas que Google y la UE premian

Pablo Vidarte, de 22 años, considerado por Forbes como uno de los jóvenes con más futuro de Europa, crea un panel bajo un jardín que abastece de energía constante la casa de una familia media americana

SEVILLAActualizado:

Pablo Vidarte (Sevilla, 1996) estudió en el colegio San Francisco de Paula de Sevilla, sabe inglés y francés, y cursa la especialidad de Ingeniería Multimedia en Barcelona, aunque no le hizo falta terminarla para figurar en la lista Forbes «Under 30» que identifica a los jóvenes europeos con más futuro en diferentes disciplinas.

Con BIOO, la empresa que fundó hace dos años cuando acababa de cumplir los 20 y en la que trabajan actualmente unas treinta personas, ha logrado una subvención de la Unión Europea de 1,2 millones de euros para su innovador proyecto energético basado en la fotosíntesis de las plantas.

Vidarte asegura que con un panel colocado debajo un jardín de diez metros de largo por diez metros de ancho que su empresa tendrá listo en 2020 se puede generar energía suficiente para el consumo de una familia media americana «durante toda la vida», con independencia de las condiciones climáticas y sin necesidad de que haya sol o viento como otras energías renovables.

Con un sensor se podría cargar fácilmente un móvil o cualquier dispositivo electrónico. La tecnología de BIOO ha sido reconocida por Google y la Cumbre del Sur de 2016 y ha obtenido premios en Londres, Bucarest, París, Barcelona y Madrid. El Parlamento Europeo la eligió como una de las cincuenta empresas más innvodoras del continente.

Ahora este joven de sevillano acaba de publicar su primer libro «Una Nueva Tierra. Aquel que vivió mil vidas» (Amazon), donde aborda la inmortalidad biológica del ser humano, en la que cree firmemente, gracias a los avances tecnológicos.

¿Cómo se fijó Forbes en usted?

El proceso fue bastante simple. Yo ya había presentado en varios sitios mi proyecto para extraer electricidad de las plantas y me llamaron deForbes para la final. Luego me invitaron a la fiesta que se hacía en Londres.

Ha obtenido premios en Londres, Bucarest, París, Barcelona y Madrid, entre otros muchos.

Sí. Google nos seleccionó como la empresa más disruptiva del año y nuestro proyecto energético fue a la Exposición Internacional de Astana de 2017. Nos invitó el Ministerio de Asuntos Exteriores y lo que ha sobrevivido del edificio en la Expo es como una esfera gigante de 8 plantas que acoge el museo permanente de las energías del futuro. Y ahí estamos nosotros de forma permanente. Me hizo una gran ilusión.

¿Qué hace su empresa?

Trabajamos en un reactor para crear electricidad a partir de las plantas. Una de las aplicaciones de nuestro reactor permite cargar dispositivos móviles a través de un sensor, pero sólo es una de ellas. Estamos haciendo una línea de productos más pequeños, como gadgets, y ahora vamos a sacar un dispositivo orientado a la educación para que los niños en las escuelas creen sus propias baterías biológicas. Vamos a crear una maceta que dará acceso a wifi, aunque no es un router sino un wifi externo. Para 2020 queremos tener listos los paneles bio que se pueden poner debajo del jardín de una casa o en zonas verdes de ciudades, de las llamadas smart-cities, orientadas a activar sensores o la iluminación en las calles.

¿Necesitan del sol y el agua para crear electricidad?

No es necesario. Nosotros logramos aprovechar las plantas y todo su entorno para crear electricidad aunque no haya sol o agua. La fotosíntesis tiene dos ciclos, el oscuro y el lumínico, y en ambas se crean sustancias orgánicas. Gracias a las plantas y a los propios sustratos, y a las lluvias, obtenemos la energía necesaria.

¿Se trata de una electricidad constante?

Sí, de día y de noche. Esa es la ventaja competitiva respecto a otras energías renovables. Lo que necesitas aquí es cuidar las zonas verdes, a diferencia del sol o el viento que, aunque sean más eficientes, no se pueden controlar. Con las plantas no dependes tanto de la climatología. Esté lloviendo o no, haya sol o no, vas a producir la misma energía.

¿Cuanta superficie verde haría falta para que una vivienda fuera autosuficiente energéticamente?

Empleando paneles de 3 vatios por metro cuadrado, con un jardín de 10x10 metros sería suficiente para alimentar una casa.

A las compañías eléctricas no les va a gustar mucho su sistema...

Tal vez, no.

¿Cuándo y cómo se le ocurrió aprovechar la fotosíntesis para crear energía?

Durante mi época universitaria, aunque la universidad no me ha enseñado nada de esto. Surgió a raíz de varios estudios existentes sobre tratamientos de agua que había por todo el mundo y nosotros hicimos nuestra propia hebra tecnológica. No es una tecnología que surja de la nada.

Falta de ayudas públicas

Acaba de cumplir 22 años. ¿Con que edad empezó a idear esto?

Con 18.

¿Recibió apoyo de fondos públicos?

Si no fuera por la Unión Europea no habría tenido ningún apoyo público.

¿Los científicos e investigadores españoles se quejan con razón de la falta de ayudas a la investigación?

-Sí, con toda la razón. Creo que Europa está salvando la investigación en España. Hay que aprender de Singapur o de Corea del Sur, que cuando estaban en una crisis absoluta, invirtieron el dinero que tenían en educación e i+d y al final se han acabado convirtiendo en unas potencias económicas mundiales. España se está quedando atrás.

¿La crisis económica sirvió para algo?

Trajo una cosa buena. Cuando la gente vio que no podía confiar en el Estado o en el sistema para tener un trabajo digno, se buscó la vida y se espabiló. Y se ha creado una cultura de emprendimiento que no hay en muchos países.

¿Puede salir algún día algún premio Nobel científico de nuestro país?

Los proyectos de investigación que están saliendo de España son brutales, a pesar de que el Estado no está invirtiendo. Cada vez que voy a finales europeas me sorprendo de la cantidad de españoles que llegan, copando muchos puestos de todo el continente

¿Cuantos de ellos trabajan en España o seguirán haciéndolo en los próximos años?

No lo sé pero me temo que pocos. Muchos están en Europa y se están yendo a Estados Unidos.

¿Será este también su caso?

No es mi intención dejar mi país. El ecosistema de emprendimiento e inversión es muy bueno en Barcelona. En Madrid también es bueno pero no se arriesgan tanto con proyectos tan innovadores. Fuera de Madrid y Barcelona casi no hay nada.