Antonio de Ulloa descubrió el platino en Nueva Granada - ABC

La curiosa historia de un sevillano en la tabla periódica

El marino y aventurero Antonio de Ulloa es el descubridor del platino

SevillaActualizado:

Tal día como hoy, en 1863, John Newlands presentó por primera vez la tabla periódica, una relación de elementos que miles de estudiantes han tenido que memorizar para superar la asignatura de química. Entre el iridio y el oro se encuentra un metal que hasta mediados del siglo XVIII era considerado una impureza de la plata, de ahí su nombre, la «platina». Hasta que un sevillano, Antonio de Ulloa, descubrió que se trataba de un metal en sí mismo, el platino.

«Antonio es hijo de una familia noble de Sevilla. El padre, que fue caballero 24 del Ayuntamiento de la ciudad, piensa que lo mejor para Antonio era que entrase en el Colegio de Guardamarina de Cádiz, pero se queda sin plaza. Así que el joven Antonio se embarca en una aventura hacia Cuba durante dos años. Más tarde, participará en las diferentes expediciones en Cartagena de Indias, donde comienza a tomar contacto con la mineralogía, la botánica y la zoología» explica Manuel Castillo, Catedrático emérito de Historia de la Ciencia de la Universidad de Sevilla.

Según relata a ABC este experto en la cronología científica, la «platina» es conocida desde tiempo atrás, de hecho, las primeras referencias aparecen en «La Ilíada». Pero no será hasta el siglo XVI cuando se empieza a hablar en la cultura precolombina con cierto rigor de este mineral como impureza de la plata, al que los indígenas llamaban «oro blanco».

El descubrimiento de este mineral fue casi casual. El hallazgo se produjo durante la expedición geodésica, impulsada por la Corona francesa, que llevó a Antonio de UIlloa hasta los confines del Virreinato de Nueva Granada, hoy territorio de Colombia. El destino lleva a este intrépido aventurero hasta la ciudad cítara, en la región de Chocó, por donde discurre el río Pinto. Es allí donde se encuentra la mayor parte de este material, abundante en los acuíferos de la America ecuatorial.

«De Ulloa vio unas propiedades particulares y diferentes a la plata; hace una serie de experimentos y ve que tiene un peso específico, bastante mayor que el de la plata. Es el año 1748» cuenta Manuel Castillo.

Cuando vuelve a Madrid a finales del XVIII, la corona se interesa en la purificación del platino. Entonces se crea en Madrid, en la calle del Turco, lo que se llamaba «Laboratorio de purificación del platino». Sus primeros usos fueron para la fabricación de instrumental de laboratorio, como crisoles. Incluso algunas investigaciones lo que empleado en tratamientos contra el cáncer.

Este es el legado del insigne Antonio de Ulloa, un nombre clave de la historia de la ciencia y del mundo de los videojuegos, porque este sevillano aparece en la tercera entrega de la saga «Assassin´s Creed».