Miles de turistas visitan al año los monumentos de la ciudad de Sevilla
Miles de turistas visitan al año los monumentos de la ciudad de Sevilla - JUAN FLORES
TURISMO CHINO

«Si Sevilla no se promociona, los turistas chinos se quedarán en Barcelona y Madrid»

Jennifer Zhang es la reprsentante en España del gigante asiático de reservas de viajes on line Ctrip, con 300 millones de usuarios

SEVILLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Jennifer Zhang, nacida en Shangái, fundó Asialink Spain, la empresa que representa en nuestro país al gigante asiático de reservas de viajes on line Ctrip, que tiene 300 millones de usuarios registrados y trae uno de cada cuatro turistas chinos a España. Jennifer, que habla en un perfecto español, llegó a nuestro país con 18 años y estudió Derecho en la Universidad Complutense. Hoy es la presidenta de la Asociación de Directivos y Profesionales Chinos en España. Zhang quiere romper con todos los tópicos sobre los chinos y avisa de que el perfil del turista chino ha cambiado radicalmente. «Ahora, el turista chino -dice- proceden de las principales ciudades chinas, son jóvenes de clase media, cosmopolitas, viajan como un turista occidental, son millennial, fuertemente digitalizados, contratan todo on line, hablan idiomas, están muy viajados y tienen estudios superiores».

Tiene más de 20 años de experiencia en el desarrollo de negocios internacionales entre China y España. ¿Cómo terminó convirtiéndose en una especialista en turismo chino y fundando la empresa Asialink, representante en España del gigante asiático Ctrip?

Estuve años trabajando para una empresa española de comercio exterior en España y Shangái. Yo veía en las empresas españolas mucho desconocimiento de China. Las grandes compañías españolas que trabajaban con corporaciones chinas recibían a los CEO chinos y querían tenerlos contentos y darles hospitalidad pero no sabían cómo. Me di cuenta de esa laguna y como quería independizarme me especialicé en los viajes corporativos pero con un servicio integral llave en mano, de modo que me ocupaba del CEO de la empresa China desde que bajaba las escaleras del avión hasta que volvía a subirlas, lo que supone tener un asistente 24 horas, un traductor profesional especializado en el sector.... Organizaba viajes corporativos siempre con un toque de turismo porque esos señores volaban 10.000 kilómetros y querían hacer un poco de turismo después de las reuniones de trabajo. Ofrecimos ese servicios a todas las empresas del Ibex 35 que tenían que atender a socios o clientes chinos. Entonces el turismo chino era inexistente porque hasta 2004 no teníamos el permiso del espacio Schengen para solicitar visados. Los pocos chinos que andaban por la calle venían por trabajo. En 2004, la UE autorizó los visados a los ciudadanos chinos con libre tránsito por algunos de sus países. Empezó entonces el turismo chino a salir con tours «paquetizados» porque era un turista que nunca antes había viajado al extranjero. Visitaban pocos países de Europa en varios días y España era la segunda o tercera opción. En 2010 es cuando comienzan a llegar los turistas chinos a España pero siempre en autocar. El boom del turismo chino comenzó en 2014.

¿Barcelona sigue siendo la ciudad más visitada por los turistas chinos en España?

Sí, junto con Madrid y Sevilla.

¿Influirá la inestabilidad política de Cataluña en su flujo turístico?

Ya está influyendo porque los chinos programan sus viajes con mucha antelación. De hecho, está influyendo más que el atentado que sufrió la ciudad.

Cataluña lleva muchos años haciendo promoción en China. ¿Le falla la promoción turística a Andalucía y Sevilla?

Absolutamente. Cataluña comenzó a hacer promoción de su destino con las Olimpiadas. Barcelona tiene la marca que tiene en el mundo por los muchos años que lleva haciendo promoción turística. Madrid lo está haciendo muy bien y creciendo mucho. La promoción hay que hacerla más on line que presencial porque el turista chino vive en las redes sociales y hay que conocer esa herramienta para llegar y conectar con ellos. Ctrip tiene el big data más grande de la industria. Tenemos controlado a 300 millones de usuarios, sabemos dónde van, dónde compran... y sabemos cuántos turistas van a venir en las próximas semanas a España. Les invitamos a agregarse un chat de la mayor red social china, WeChat, que es una mezcla entre Facebook y WhatsApp, pero no sólo es de ocio, sino también de trabajo. Usamos esos chats para ofrecerles un guía turístico virtual especializado en el mercado español para acompañarles en su viaje y darles información turística en tiempo real.

Se estima que unos 130 millones de chinos viajaron en 2016 fuera de su país, de los que casi 600.000 llegaron a España y sólo un 15% de ellos vino a Sevilla. Ahora dice que la llegada de turistas a Sevilla se disparará. ¿De cuántos estamos hablando?

Depende de la promoción que haga Sevilla porque, de lo contrario, los turistas chinos seguirán quedándose en Barcelona y Madrid. Según Turespaña, llegaremos a un millón de turistas chinos en dos años y yo me lo creo. Y el crecimiento es imparable porque estamos creciendo a un 20% o un 30% anual. Para España, que recibió el pasado año 73 millones de turistas, los chinos que llegan aquí son pocos no son el 1% del total de turistas pero hay que mirar la cifra de la rentabilidad. Un turista chino gasta una media de 2.800 euros por día, es decir, gasta en un día siete veces más que un turista europeo en una semana porque esos 73 millones de turistas que llegan a España es turismo de sol y playa barato, un turismo que no es sostenible. Un turista chino gasta siete veces más que un alemán y consume menos recursos porque ese dinero lo gasta en un solo día y el alemán en una semana. Hay que tener en cuenta que los turistas chinos actuales son de la generación de la Ley del hijo único, nacidos en los años 80, están muy cualificados y tienen mucho dinero.

¿Me puede describir al nuevo turista chino?

Es una pena, pero el sector turístico sigue con la imagen de ese turista chino «paquetizado», que no es el actual desde el boom de 2014. El turista chino de hace diez años y el de ahora no tienen nada que ver. El turismo chino no demanda ni sol ni playa, sino cultura, patrimonio, paisajes y gastronomía. El perfil de nuestro cliente procede de las principales ciudades chinas, es un joven de entre 20 y 37 años, de clase media, cosmopolita, viaja como un turista occidental, es un millennial, está fuertemente digitalizado, contrata todo on line, habla idiomas, ha viajado mucho, tiene conocimientos de los países europeos y estudios superiores, su estancia media es de 5 a 7 días.

¿Qué posibilidad hay de que aerolíneas como Air China, China Eastern Airlines y China Southern Airlines vendan Sevilla como destino turístico?

Es difícil aún porque aún no hay suficiente demanda. La demanda hay que crearla. Si Sevilla empieza a ser conocida a través de la promoción y tiene mucha demanda, entonces las líneas aéreas serán las primeras interesadas en poner los vuelos. De hecho, la Beijing Capital Airlines puso un vuelo directo a Lisboa porque hay mucha demanda. Portugal está haciendo una promoción impresionante en China y muy buena. Y hay que tener en cuenta en cuenta que Portugal tiene el tamaño de Andalucía.

¿Cómo influye el hecho de que las agencias que gestionan los viajes en China sean estatales y estén bajo el paraguas del sistema comunista?

Ese es otro tópico. China he evolucionado muchísimo. Ahora cada vez hay menos empresas estatales. China es una economía de mercado. Ya quedan pocas corporaciones públicas del gobierno chino y en viajes, mucho menos. De hecho, Asialink-Ctrip es una empresa privada que cotiza en Nasdaq.