Panorámica de la rivera del río Huéznar
Panorámica de la rivera del río Huéznar - ABC

La Sierra Morena de Sevilla, un paraíso refrescante a una hora de la capital

Una amplia oferta de actividades culturales, deportivas y gastronómicas aguardan en una zona que abarca un parque natural de valiosa riqueza medioambiental

SevillaActualizado:

A la hora de pensar en la temporada estival las imágenes que vienen a la mente son de sol, arena y mar, pero, sin embargo, no todas las vacaciones tienen que tener estos ingredientes. Uno de los parajes desconocidos donde se puede evitar el calor propio de la época y la muchedumbre de las playas es la Sierra Norte de Sevilla, una zona de parque natural compuesta por diez municipios que ofrece una vasta oferta cultural, deportiva y social para hacer de las vacaciones un maravilloso y original periodo de disfrute en familia y con amigos.

Esta zona, reivindicada por sus mandatarios como la Sierra Morena de Sevilla, es el pulmón de la provincia, siendo punta de lanza para todos aquellos que deseen cambiar el aroma de la costa o de la ciudad por el olor a encinas y alcornoques. Y es que este espacio verde andaluz se caracteriza por amplias áreas adehesadas, bosques de quejigos y demás especies arbóreas presentes, como el castaño, el pino piñonero y el olmo.

La comarca abarca un parque natural de valiosa riqueza medioambiental, habiendo obtenido el título de geoparque de la red europea en 2011 y el de geoparque mundial de la Unesco en noviembre de 2015. En este sentido se debe hablar de la espléndida aportación que hacen los ríos Huéznar y Viar a su paso por la zona, dejando unas riberas formadas por galerías de fresnos alisos y sauces.

Un lugar para el deporte

Este conjunto natural proporciona a los visitantes la oportunidad de practicar numerosas actividades al aire libre. Senderismo, rutas a caballo o en bicicleta e, incluso, escalada, son algunas de las ofertas deportivas que manejan las empresas asentadas en la zona y que ofrecen la posibilidad de conocer un paraíso rural a escasa media hora de la capital hispalense.

Alanís, Almadén de la Plata, Cazalla de la Sierra, Constantina, El Pedroso, El Real de la Jara, Guadalcanal, Las Navas de la Concepción, La Puebla de los Infantes y San Nicolás del Puerto son los pueblos que componen el conjunto de la Sierra Norte de Sevilla. Cada uno ofrece distintos tipos de rutas diferenciadas por dificultad y número de kilómetros con las que descubrir sorprendentes rincones en plena naturaleza.

Imagen del Cerro del Hierro en la Sierra Norte de Sevilla
Imagen del Cerro del Hierro en la Sierra Norte de Sevilla - ABC

De este modo es necesario hacer mención al Cerro del Hierro, una zona kárstica de roca caliza, explotada como mina desde antes de los romanos y hasta mediados del siglo XX, que ahora está declarada monumento natural por su valor geológico y paisajístico y en la que se practica el senderismo y, sobre todo, la escalada, por las características de la piedra y su gran adherencia, ubicándose allí una de las escuelas de escalada más importante de la provincia de Sevilla.

También es necesaria la vista a las cascadas que se forman en una pequeña zona del río Rivera del Huéznar y que se consideran, del mismo modo que el Cerro del Hierro, un monumento natural que, por su belleza, pozas rodeadas de abundante vegetación de ribera y valor geológico.

Imagen de las termas encontradas en las ruinas de la ciudad de Munigua
Imagen de las termas encontradas en las ruinas de la ciudad de Munigua - ABC

Pero estos caminos y zonas deportivas no solo se dan dentro del Parque Natural, sino que, también, fuera de sus fronteras se puede disfrutar de recorridos como la Ruta de las Ruinas de Munigua, un yacimiento arqueológico de la época romana situado a ocho kilómetros de Villanueva de Río y Minas, que se corresponde con el Municipium Flavium Muniguense, cuyos orígenes se remontan al periodo prerromano y que floreció entre los siglos I y III. En esta ubicación se pueden encontrar numerosos vestigios de esta ciudad, como el Santuario de terrazas, la muralla o el Templo de podio, entre otros restos de edificios privados y públicos.

Cultura y ocio rural

Además de estas actividades, la Sierra Morena de Sevilla proporciona a los amantes de la pesca dos cotos trucheros en la zona del río Rivera del Huéznar y de las aguas de los pantanos de Huéznar, Retortillo y el Pintado. Asimismo, en esta zona se encuentran dos cotos de caza mayor para los aficionados a esta práctica, todo ello previos permisos que posibiliten este tipo de acciones.

Pero no solo se queda en estos deportes la oferta de ocio de esta zona de Sevilla, sino que son multitud los museos y talleres que se mantienen en pleno funcionamiento durante la época estival. Para ello se recomienda realizar una parada en los dos centros de visitantes establecidos en la Sierra Norte, el del Cortijo El Berrocal, en Almadén de la Plata, y El Robledo, en Constantina, que, ubicados en un entorno de gran belleza paisajística, ofrecen información sobre qué actividades poder realizar según el número de días y la fecha.

Así mismo, son numerosos los campamentos familiares e infantiles que se ofrecen en este entorno natural para enseñar a los más pequeños a tener conciencia con el medioambiente y abrirles las puertas de la naturaleza con actividades como piragüismo, tiro con arco, tirolinas o rocódromos, entre otras muchas.

Zona gastronómica de gran valor

Imagen de cerdos pastando en las dehesas de la Sierra Norte de Sevilla
Imagen de cerdos pastando en las dehesas de la Sierra Norte de Sevilla - ABC

Los municipios enmarcados en esta zona de la serranía sevillana tienen, entre otras muchas cosas, un valor gastronómico incalculable. Productos ibéricos, frutas y verduras ecológicas y carnes de caza son los ingredientes más especiales con los que se elaboran las recetas más tradicionales de la zona.

Pero no todo se resume en magníficos platos que degustar en grata compañía, sino que esta zona sevillana tiene grandes vinos y licores elaborados artesanalmente desde hace siglos. En este sentido se puede degustar los diferentes tipos de anises, producto típico por antonomasia, entre los que se encuentran marcas tan conocidas en la provincia como El Clavel o Anís Miura.

Y es que la oferta gastronómica no se queda en una simple cata, sino que, se ofrece llevar la experiencia más allá. Es el caso de El Clavel, que realiza visitas guiadas a su destilería de Cazalla de la Sierra, donde se muestra el proceso completo de fabricación, destilación y mezclas, hasta conseguir el producto final. En este recorrido se puede apreciar que la destilería fue en su origen una posada hasta que en 1896 se convirtió en lo que hoy es actualmente, conservando, desde aquel entonces, la antigua sala de destilación con alambiques de cobre originales que cuentan con más de doscientos años de producción.