Manuel Molina
Manuel Molina - Rocío Ruz
Salud

«Sólo el 20 por ciento de los pacientes de Urgencias de Virgen del Rocío requieren un tratamiento urgente»

Manuel Molina, nuevo director gerente del hospital, quiere mejorar la pedagogía sanitaria, implantar más habitaciones individuales y disminuir las listas de espera optimizando quirófanos y eliminando tiempos muertos

Jesús Álvarez
Actualizado:

Manuel Molina Muñoz (Granada, 1959) es el nuevo director gerente del Virgen del Rocío, el hospital de referencia para 557.576 personas residentes en Sevilla. Licenciado en Medicina, Molina fue subdirector general de los Servicios Centrales del Insalud y viceconsejero de Salud de la Comunidad de Madrid, donde gestionó 34 hospitales y 425 centros de atención primaria.

El Virgen del Rocío es uno de los hospitales más grandes de España, donde trabajan más de 8.400 profesionales y se atienden unas 300.000 urgencias al año. ¿Se lo pensó cuando le ofrecieron gestionarlo?

Si se valoran los aspectos asistenciales, de innovación, investigación y docencia, creo que el Virgen del Rocío es el más grande. Yo lo comparo con el hospital La Paz de Madrid y los dos tienen un enorme potencial. No me lo pensé cuando me lo ofrecieron porque soy granadino y quería volver a Andalucía, aunque en Madrid me acogieron de forma extraordinaria.

Allí fue viceconsejero de Sanidad durante los años de la crisis. ¿Lo recuerda como una experiencia positiva?

Sí, aunque fueron años difíciles por la durísima crisis económica. Gestionaba 7.500 millones de euros anuales.

Se dijo que privatizaron la gestión de los hospitales públicos.

Se produjo una externalización de algunos servicios como cocina, lavandería, limpieza, seguridad o aparcamientos y alcanzamos algunos acuerdos con empresas, gracias a los cuales se pudieron construir 11 hospitales en un momento en el que no teníamos dinero para hacerlos. Esa colaboración público-privada fue buena para los usuarios de la sanidad pública.

¿Se plantea hacer algo parecido en el Virgen del Rocío o es un caso diferente?

No es el mismo caso que en Madrid ni estamos en la misma situación. Aquí, por ejemplo, funcionan muy bien la cocina, la limpieza y la lavandería. Buscaremos siempre mejorar la gestión del hospital y estudiaremos colaboraciones con la empresa privada, pero no está planteada en este momento ninguna externalización.

El Virgen del Rocío tiene 447 consultas médicas que atienden a más de 1.156.000 personas al año. También cuenta con 51 quirófanos, 4 paritorios y 1.200 camas. ¿Tiene un presupuesto adecuado para atenderlos a todos debidamente?

Nos gustaría siempre contar con algo más de dinero, pero no nos quejamos. Tenemos un presupuesto importante y las cuentas de la Junta para este año contemplan una subida del 7,7 por ciento en el capítulo de sanidad, lo cual repercutirá en todos los hospitales andaluces. Y también en el Virgen del Rocío, que es el más grande de la comunidad.

¿En qué puede mejorar el hospital y en qué no debería nunca empeorar?

Empeorar no va a empeorar en nada, pero podemos mejorar la atención en algunas áreas donde se producen más demoras en la atención. Lo estamos estudiando y abordaremos los planes correspondientes para mejorar en todas ellas.

Antes había muchas habitaciones de tres pero hace tiempo que la mayoría de las habitaciones del Virgen del Rocío tienen dos camas con un baño compartido. ¿Se plantea convertirlas en habitaciones individuales?

Uno de mis objetivos, dentro del plan de Humanización, es implantar más habitaciones con camas individuales. Y esto será posible gracias al incremento de la cirugía mayor ambulatoria, la hospitalización domiciliaria, el hospital de día médico y la creación de unidades de cuidados intermedios, porque todo ello reduce los ingresos. Estas medidas, a medio plazo, harán posible tener un 10 por ciento más de habitaciones individuales. De todos modos, hay pacientes que nos cuentan que compartir habitación también tiene sus ventajas: la compañía.

Este hospital se gasta 92 millones de euros al año en fármacos. ¿Esta cantidad es la necesaria?

Para nosotros no se trata de un gasto sino de una inversión. Nadie se va a quedar sin los fármacos que necesite, pero lógicamente estudiamos constantemente su eficacia y su racionalización en cada caso.

Algunos médicos se quejan de que hay fármacos que no pueden prescribir y que se ven obligados a recetar otros de menor eficacia.

Existen varias comisiones científicas que regulan los fármacos incluidos en el catálogo de todos los hospitales públicos andaluces y le aseguro que no hay motivo para pensar que alguno de ellos no sea eficaz. Es nuestra obligación facilitarlos y ajustarlos a las necesidades de los pacientes, aunque se estudian bien todos ellos y se busca precisamente los que obtienen mejores resultados. Tenemos pacientes con dolencias complejas cuyo tratamiento requiere un elevadísimo coste farmacológico. Es algo que asumimos.

¿Hay algún medicamento eficaz que no se pueda prescribir en su hospital por su elevado precio?

No todos los medicamentos se pueden aplicar a todos los pacientes y hay otros que son de uso exclusivo hospitalario, es decir, que los deben prescribir especialistas como cardiólogos, neumólogos o endocrinos, no un médico de atención primaria, que también es un especialista pero no en estas áreas. Pero el factor económico no puede ser limitante en el tratamiento de una enfermedad y me consta que el precio nunca es la razón principal para no incluir un fármaco en las prescripciones de los hospitales públicos.

¿Se han revertido ya todos los recortes que originó la crisis en la prescripción de estos medicamentos?

El principal recorte fue el copago farmacéutico y tengo mis dudas sobre si es justo que un pensionista que reciba una pensión de 2.700 euros al mes y tenga un considerable patrimonio deba acceder gratis a los medicamentos, mientras un padre de familia con cinco hijos que gane mil euros pague el cuarenta por ciento del precio. Estoy a favor del copago por rentas porque me parece un sistema justo y solidario. Desde que entró en vigor el copago se redujo mucho el volumen de medicamentos caducados que recogían las farmacias en el sistema «sigre». Y había muchos en los que solo se había quitado el cupón precinto: estaban las cajas enteras.

¿Es partidario de emitir «facturas-sombra» en el Virgen del Rocío para que se sepa el coste de la prestación?

Ese sistema se probó en algunos hospitales y se quitó porque sentó mal a muchos usuarios, a los que le pareció un reproche. No obstante, no estoy en contra de ellas si se gestionan bien. Creo que tendrían un valor pedagógico y ayudarían a mejorar la cultura del gasto sanitario.

Las Urgencias del Virgen del Rocío y de los demás hospitales sevillanos se saturan con bastante frecuencia. ¿Tiene algo que ver con ello esa cultura sanitaria?

Se han hecho estudios sobre los servicios de Urgencias y se han detectado muchas solicitudes por asistencia urgente por problemas banales. Normalmente son esos pacientes los que esperan más horas, a veces seis o siete, porque las emergencias se atienden inmediatamente. Hemos detectado casos de torceduras de tobillo de varios días o tapones en los oídos, incluso alguna uña encarnada desde hacía un mes. Según esos estudios, sólo el 20 por ciento de los pacientes que acuden a Urgencias presentan patologías que requieran una atención urgente en el hospital.

¿Quiere decir que el 80 por ciento de las personas que suelen ir a Urgencias no deberían estar ahí?

El 80 por ciento podría haber ido a su centro de salud ese mismo día o al día siguiente a revisar su dolencia. Esto no es sólo responsabilidad del usuario porque a veces falta una adecuada información sanitaria al ciudadano por parte de la administración. Hay centros de salud con horario ampliado y centros extrahospitalarios que pueden prestar atención urgente con menos demora que en el Virgen del Rocío o cualquier gran hospital.

¿Se da el caso de que se vaya a Urgencias para saltarse a lista de espera y poder hacerse allí las resonancias, TACs u otras pruebas que llevan meses esperando por la vía ordinaria?

Sí, también hemos detectado eso, pero en Urgencias no se hacen pruebas de ese tipo si no se consideran necesarias para la dolencia que presenta. También hay personas que vienen a Urgencias a llevarse la medicación.

El Virgen del Rocío atiende a más de 300.000 urgencias al año. Algunas personas fallecieron en los últimos años esperando atención.

El Virgen del Rocío atiende a más de 300.000 urgencias al año, por lo que hay que poner en valor el esfuerzo de nuestros profesionales en consulta y en triaje, con el que clasifican la gravedad de las dolencias que presentan.

¿La medicina defensiva ha crecido mucho estos últimos años en Sevilla para evitar reclamacions judiciales por neligencias médicas? Hace pocos días un juez condenó al SAS a indemnizar con 4,2 millones de euros a los padres de una niña que nació con una grave discapacidad provocada durante el parto.

España no es un país donde se practique mucha medicina defensiva y seguimos muy lejos de Estados Unidos y de la mayoría de países europeos en este campo, pero es cierto que ha crecido en los últimos años y esto puede incidir en la sobreindicación de algunas pruebas diagnósticas.

¿Los médicos y enfermeros de su hospital están protegidos jurídicamente por los riesgos que se puedan derivar de sus actuaciones profesionales?

Nosotros velamos por la seguridad jurídica de todos los profesionales que trabajan en un hospital y, si se aplican los protocolos aprobados en las comisiones de calidad y otras específicas, tienen garantizada su protección. Tenemos seguros que garantizan el cien por cien de la responsabilidad patrimonial.

Los médicos, que no son precisamente quejicas, se quejan desde hace años de sobrecarga de trabajo desde hace años. ¿Tienen razón?

La crisis afectó a todas las áreas de la sanidad: infraestructuras, fármacos y gastos de personal. Durante la crisis en los hospitales y centros de salud andaluces se perdieron más de siete mil empleos y eso repercutió en la carga de trabajo del personal en activo.

¿Se han recuperado, al menos, en parte esos puestos de trabajo?

Se están recuperando, pero de una forma excesivamente lenta porque en Andalucía las retribuciones están muy por debajo de otras comunidades autónomas.

¿A dónde se van a trabajar nuestros médicos?

No sólo al extranjero o a Portugal, sino a otras comunidades como Castilla y La Mancha o Extremadura, que no son precisamente las que pagan mejor. Del 7,7 por ciento de incremento general en los presupuestos, una parte va a ir a mejorar sus retribuciones. Queremos dar estabilidad a las plantillas de los hospitales. Se va a mejorar la situación de los médicos tanto en su número como en la calidad de vida y su estabilidad.

Los médicos de Atención Primaria disponen de unos cinco minutos para ver a cada paciente.

Nuestra idea es que sean diez y muy pronto vamos a conseguir que sean siete minutos. Esa es la primera medida para este año y queremos llegar a diez minutos antes de que finalice la legislatura.

También se quejan del papeleo y dicen que les quita mucho tiempo de atención a los pacientes.

Creo que ese papeleo es excesivo y debería ser compartido con otros profesionales del sistema sanitario. Además, vamos a avanzar mucho en la gestión electrónica en las unidades administrativas del hospital.

¿Debería prescribir el personal de Enfermería algunas recetas en lugar de los médicos?

Yo lo veo positivo, hay mucha actividad sanitaria propia de enfermería y está claramente justificado en esas curas que se prescriban medicamentos. Y eso quitaría presión a los médicos. La enfermería ya no es una diplomatura sino un grado de cuatro años. A lo mejor habría que mejorar su formación farmacológica en algún curso de posgrado y eso también está previsto. En el Virgen del Rocío tenemos 1.700 médicos y el doble de enfermeros.

¿Hay que mimar más a los médicos, enfermeros y al resto del personal sanitario?

Sí, esa es la obligación de un gerente y lo más bonito de su trabajo, porque un profesional que está a gusto en su jornada diaria rinde mejor. Pero hay que incentivarlos en función de los resultados porque lo contrario es desincentivador. Si alguien hace siete operaciones a la semana y otro tres en el mismo ámbito, no deberían ganar lo mismo.

¿Cuántas horas trabajan los profesionales sanitarios a la semana en el Virgen del Rocío, guardias incluidas?

Depende. Lo normal son 37,5 horas a la semana, pero pueden llegar a 48 horas con las guardias, pero con sus descansos correspondientes.

¿Es posible que la tecnología haya deshumanizado algo la asistencia médica?

Es posible. La tecnología hay que aplicarla a fondo siempre que no afecte al contacto con el paciente.

Con tanto ordenador dicen muchos médicos que no tienen casi tiempo para mirar al paciente.

Todos los planes de humanización han venido de la mano de la tecnificación. Y dicen que hay que mirar al paciente sin estar tocando las teclas del ordenador. Ese trabajo hay que hacerlo después de que el enfermo deje la consulta.