El doctor Guichard este sábado en el Hospital Vithas Nisa Sevilla
El doctor Guichard este sábado en el Hospital Vithas Nisa Sevilla - Rocío Ruz
Entrevista

Stéphane Guichard: «En el siglo XXI Van Gogh podría volver a tener su propia oreja»

Referencia mundial en su especialidad, el doctor Guichard realizó este sábado una intervención en el Hospital Vithas Nisa Sevilla, ciudad que quiere convertirse en punto de referencia en la reconstrucción auricular en España

SevillaActualizado:

Referencia en cirugía constructiva auricular, la historia del doctor Guichard va unida a la de la doctora Francoise Firmin, de quien fue socio y principal discípulo durante veinte años en la clínica Bizet de París.

Tras la reciente jubilación de la doctora, el cirujano ha quedado como único sucesor de su técnica, inigualada hasta hoy. El doctor Guichard viajó ayer a la capital andaluza por primera vez en su vida para colaborar y operar algunos casos con el doctor Rodríguez-Jara,cirujano cráneo-maxilofacialque ya realizó una estancia en París con ambos el pasado año y que quiere hacer de Sevilla un punto de referencia en la reconstrucción auricular en España. «La idea de venir es porque en España se necesitan cirujanos que realicen esta intervención. Enseñar la técnica a cirujanos españoles», afirma el doctor Guichard antes de entrar en quirófano.

¿Cuál es la anomalía más común que ve en la consulta?

La Microtia. Es el caso de niños que nacen sin una oreja. Es un tipo de malformación bastante común. Se trata de la segunda málformación más común después del labio leporino. Es bastante común.

¿Y es la incidencia de esta malformación?

En el mundo se da un caso de cada 7.000 nacimientos, aunque hay gran variedad de microtia, desde los que nacen sin oreja, hasta los que tienen esta parte del cuerpo demasiado pequeña o con malformación de muchos tipos.

¿Suelen ser intervenciones por malformación o resultado de una amputación por accidente?

Hay dos casos principales, microtia cuando es malformación en los niños, que puede ser aislada o microtia hemifacial, en el que habría también malformación de parte de la mandíbula o tejidos.

¿Cuándo es el momento ideal para realizar la cirugía?

Cuando el niño alcanza al menos los diez años. Es así por dos razones: en primer lugar porque la otra oreja está prácticamente desarrollada, del tamaño adulto. En segundo lugar, porque necesitamos bastante cartílago de la costilla y para ello hace falta que el niño esté desarrollado.

¿Una intervención es suficiente?

No. Hacen falta dos operaciones para la reconstrucción. Hay que hacer una reconstrucción de la estructura con cartílago, y además necesitamos piel para cubrir el cartílago. Creamos la estructura, la instalamos debajo de la piel y después de seis meses podemos levantar la oreja, que seríael objetivo de la segunda operación.

¿Sería necesaria una nueva operación con el paso de los años?

No. Es importante. Hay dos formas de solucionar estos casos: Reconstruir la oreja con el propio tejido del paciente, o hay otros cirujanos que ponen epítesis. Lo importante es reconstruir con el tejido de las personas debido a la reacción que puede provocar los implantes de silicona, que deberán llevar y cuidar durante toda su vida.

¿Con este tipo de tejido se puede conseguir sensibilidad?

Sí, un poco.

¿Dónde se realiza esta intervención?

En Europa hay muy pocos sitios.

¿Cómo llegó a esculpir orejas?

Gracias a la doctora Firmin, de quien soy socio y discípulo desde hace 20 años, que se acaba de jubilar

Hoy día se podría reconstruir la oreja a Van Gogh

Sí, sin duda

¿Quién espera más la oreja, los niños o sus padres?

El niño quiere. Si no quisiera no lo hacemos. Empiezan a desearlo más a partir de los diez años, no antes. Por el colegio...

¿Hay más casos ahora que antes?

No, la presencia es similar.

¿Esculpir orejas es un arte?

Sí, hago dibujo también.

¿Cómo ve el futuro de este tipo de intervenciones?

Se trata de una técnica muy complicada. Hay muy pocas personas que la realizan en el mundo. Comenzó hace 20 años y en el futuro no será necesario hacer una escultura con el cartílago propio, sino que será fabricado a través de cultivo celular, material que se rodea con cartílago propio y que podremos ver en el plazo de unos diez años.