Imagen de la bola de fuego que sobrevoló el pasado lunes el cielo de Sevilla - Emergencias Sevilla

¿Por qué se ven tantas bolas de fuego desde Sevilla?

El lunes por la noche un meteorito fue visto desde numerosos puntos de la provincia

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El universo es un lienzo lleno de misterio que continuamente sorprende con fenómenos que escapan al entendimiento medio de la población. Es por ello que, cada vez que algún objeto astronómico es avistado desde la misma calle, éste se convierte en el objeto de todas las conversaciones (o publicaciones en las redes sociales). Este lunes pasó con la bola de fuego en Sevilla, la cual sorprendió a toda la provincia en torno a las 21.32 horas, fue cuando una roca atravesó bruscamente la atmósfera a una altitud de unos 85 kilómetros por encima de nuestras cabezas, y la cual alcanzó su punto más brillante a la altura de la Sierra Norte sevillana.

No es la primera vez que desde Sevilla se avistan bolas de fuego similares. A finales del año pasado, las gemínidas provocaron otra espectacular bola de fuego que pudo verse desde la provincia andaluza. El astrofísico José María Madiedo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), e investigador responsable del Proyecto Smart, ha explicado a este medio que «no es casualidad» que desde Sevilla se avisten tantos objetos astronómicos.

«Que pasen por el cielo de la Sierra Norte de Sevilla, como ha sido en este caso, sí es azar, ya que la probabilidad de que pasen estos fenómenos es la misma que en el resto de lugares. Sin embargo, lo que sí propicia que nos dé la sensación de que pasan muchas bolas de fuego por nuestro territorio es porque Andalucía cuenta con un sistema de cámaras que son testigos constantes de todo lo que ocurre en nuestro cielo», explica el astrofísico.

Estos sistemas se enmarcan dentro del proyecto SMART (Spectroscopy of Meteoroids in the Atmosphere by means of Robotic Technologies) que está desarrollado por el profesor Madiedo. Su cometido es analizar la materia interplanetaria que impacta contra la Tierra. Para ello, se han implantado equipos de videodetección de meteoroides en varias ubicaciones de Andalucía y Castilla-La Mancha. Cada uno de ellos permite monitorizar el espacio aéreo en un radio de unos 500 a 600 kilómetros. De ahí que se registren con tanta claridad este tipo de fenómenos y dé la sensación de que haya más que en otras ubicaciones.

Trayectoria de la bola de fuego que sobrevoló este lunes la Sierra Norte de Sevilla
Trayectoria de la bola de fuego que sobrevoló este lunes la Sierra Norte de Sevilla - Emergencias Sevilla

A muy poca distancia de Sevilla

Respecto a la bola de fuego avistada este lunes por la noche, Madiedo explica que ha sido «muy llamativa» porque «ha pasado muy cerca de Sevilla capital». Esto unido a que el cielo estaba limpio y que se produjo a una hora de especial movimiento en la calle, el resultado ha sido un fenómeno con numeroso público en nuestra provincia y más allá. «Ha sido muy brillante, por lo que se ha podido ver a más de 400 kilómetros de distancia», ha afirmado el astrofísico.

De esta forma, la bola de fuego ha pasado casi por la vertical de las localidades sevillanas de San Nicolás del Puerto, Alanís y Guadalcanal. Finalmente se extinguió sobre la provincia de Badajoz, cuando se encontraba a una altitud de unos 42 kilómetros sobre la localidad de Zafra.

Según los análisis preliminares, la roca que ha provocado esta bola de fuego podría tener su origen en el asteroide 2000 QW7, potencialmente peligroso debido a la cercanía de su trayectoria con la tierra. Este asteroide pasó el pasado 14 de septiembre y no se descarta que dejará un recuerdo que ha quedado inmortalizado en los sevillanos. «No obstante, la confirmación de este extremo requerirá de cálculos adicionales, aunque se parecen muchísimo», dice el astrofísico.

Sobre la posibilidad de que se vean más bolas de fuego de Sevilla, es más que posible aunque nunca se puede determinar con exactitud la trayectoria final de dichos elementos. Todos estos objetos astronómicos se encuentran dentro de la base de datos de la NASA que tienen catalogado estos objetos y a la distancia en la que se encuentran de la Tierra. En el caso del asteroide 2000 QW7, se trataba de una enorme roca espacial que estaba siendo vigilada por la NASA debido a su proximidad con la tierra.