El calor propio de estas fechas ha llegado
El calor propio de estas fechas ha llegado - Jesús Spínola

Ola de calorLas temperaturas seguirán subiendo hasta final de semana en Sevilla

Se esperan máximas de 39 grados y mínimas de 24 el martes y el miércoles para la capital andaluza

ABC
SevillaActualizado:

Después de un mes de julio con temperaturas más que agradables para esta época del año llega el calor.

El viernes ya dio un aviso y ayer siguió y seguirá hoy para alcanzar a mediados de semana los 39 grados de máxima y 24 de mínima según las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología que indican un leve descenso a partir el viernes 26.

Pero, ¿a qué se debe el mes de julio tan «fresquito» que hemos tenido?

El meteorólogo Juan Algar corrobora que en lo que llevamos de julio de 2019 casi todos los días nos sorprenden las nubes bajas con las que nos levantamos así como las temperaturas no muy altas , con un viento de intensidad moderada procedente del Suroeste.

«Nubes por la mañana, temperatura y viento por la tarde tienen un mismo origen, la posición del anticiclón del Atlántico, también llamado anticiclón de las Azores, aunque no siempre está centrado sobre este archipiélago portugués», relata este experto. Asevera que es habitual que en invierno el anticiclón se desplace hacia el Sur, permitiendo la llegada de borrascas a la península y con ello las precipitaciones asociadas a los sistemas frontales pero en los meses de verano lo que se espera de esta enorme extensión de altas presiones atmosféricas es que suba de latitud y bloquee el paso de las borrascas atlánticas sobre la península ibérica, volviendo los cielos despejados y por consiguiente la casi ausencia de precipitaciones.

«Las borrascas con sus sistemas frontales se desplazan hacia el norte y además de desplazarse hacia el norte en verano, al anticiclón se extiende hasta la península, por lo que cesan los vientos frescos de componente Oeste, lo que junto con la mayor duración de los días y la ausencia de nubes, hace subir las temperaturas. El anticiclón alcanza incluso el Mediterráneo occidental, fluyen sobre el suroeste peninsular los vientos más cálidos de Levante y si además se forma un centro de bajas presiones debido al calentamiento solar, lo que en meteorología se conoce como baja térmica, sobre el norte de África se producen invasiones de aire de procedencia africana, disparando las temperaturas y trayendo episodios de ola de calor. Pues esto es lo que no ha ocurrido en lo que llevamos del mes de julio» relata Juan Algar.

Lo que ha sucedido es que el borde el anticiclón de las Azores se ha quedado frente las costas portuguesas y ha impulsado vientos de componente Oeste, que traen aire más fresco, por lo que las temperaturas no se han disparado. A estos vientos de componente Oeste se la ha sumado la progresión de la brisa atlántica por el valle del Guadalquivir, contribuyendo más aún a refrescar las tardes sevillanas.

Esta situación de vientos frescos y húmedos de Poniente se rompió ayer y el pasado 12 de julio cuando el viento giró a Levante y las temperaturas superaron ligeramente los 40 grados.

Ahora, al menos esta semana que viene, se espera que el calor regrese y suban las temperaturas, sobre todo las nocturnas.