La estatua de Murillo, tras la restauración
La estatua de Murillo, tras la restauración - RAÚL DOBLADO

Termina la restauración de la estatua de Murillo en la plaza del Museo de Sevilla

El monumento al pintor apareció este miércoles libre de andamios y con el brillo original de esta obra de

SevillaActualizado:

El monumento a Murillo de la plaza del Museo ya está libre andamios tras dos meses intensos de restauración por el equipo comandado por el restaurador José de León. Rebajado de color, mucho más brillante y limpio, la estatua realizada por Sabino de Medina en 1861 y que fue fundida en París vuelve a sus orígenes tras esta intervención promovida por el Ayuntamiento, con un presupuesto de 30.000 euros.

Tras el estudio de las patologías, la actuación, que ha durado dos meses, se ha ejecutado de acuerdo a las prescripciones técnicas contempladas en el proyecto previo. De esta forma, se han ejecutado trabajos de mantenimiento y conservación, que han tenido como objeto el metal y en especial los cloruros negativos mediante tratamientos de limpieza química, estabilización e inhibición de las pátinas naturales y por último, ha recibido una protección final a base de resina acrílica que protege la figura de los agentes climatológicos. Igualmente, el pedestal ha sido limpiado y tratado con una protección hidrofugante.

La restauración ha sacado a la luz motivos ocultos por la suciedad
La restauración ha sacado a la luz motivos ocultos por la suciedad - R. DOBLADO

Una de las novedades de la intervención se ha centrado justo en este elemento al recuperar la cartela trasera con elementos alusivos al arte de la pintura, que en había perdido años atrás.

Gracias a la restauración, se puede ver desde este miércoles el monumento a Murillo luciendo en todo su esplendor y con todos los matices que la suciedad ocultaba, como por ejemplo, los motivos ornamentales del pedestal.