Teslia: «La Sinfónica me ha echado; no me han querido ni como concertino invitado»

«Llevo aquí 8 años y Sevilla ya es mi casa. Yo no me voy: a mí me han echado». Así se expresa el aún «número 2» de la Sinfónica de Sevilla, a pesar de que el próximo miércoles se incorporará como concertino a la Orquesta Nacional de España. «Aún con mi plaza ganada en Madrid, he estado meses negociando para quedarme: he pedido más tiempo y ayuda, pero me la han negado», dice.

JESÚS ÁLVAREZ
Actualizado:

SEVILLA. Serguei Teslia, concertino de la Ross desde 1994 y director de la Orquesta de Cámara de la Sinfónica desde 1998, dice sentirse «engañado» y «maltratado» por la gerencia de esta prestigiosa formación musical, la cual le comunicó el pasado viernes, tras acabar un concierto en el teatro Maestranza y apenas una hora antes de cumplirse el plazo preceptivo, su negativa a su petición de excedencia, tal y como informó ayer ABC. «He intentado por todos los medios quedarme en Sevilla y llevo hablando con el gerente desde el 20 de diciembre pasado, negociando mi permanencia -dice-, a pesar de que tenía una plaza ganada de concertino en la Orquesta Nacional de España, pero no han querido que me quede. Cuando me di cuenta de que era imposible quedarme en buenas condiciones -añade-, intenté que se me reconociera la posibilidad de poder volver a Sevilla, a lo que creo que tengo derecho en aplicación del artículo 10 de la Ley de Incompatibilidades, puesto que voy a otra plaza pública, pero también eso me lo han negado. Ni han querido que me quede ni tampoco quieren que vuelva». Teslia dice que luchará judicialmente para qaue se le reconozca su derecho de volver a la Ross.

Sin despedirse

El todavía «número 2» de la Sinfónica, un músico de prestigio internacional, recibió la negativa a su excedencia en una comunicación escrita que le entregó una empleada de la Ross. «Nadie de la Gerencia ha querido dar la cara y decirme lo que pasaba. Han agotado el plazo legal hasta casi el último minuto y lo han hecho como si yo fuera un mueble, sin tratarme como a una persona, en un fin de semana, sin que pueda hablar con nadie. Todo esto me duele mucho, porque yo me he dejado el alma estos 8 años por esta Orquesta y esto nunca me había pasado en ninguna otra orquesta del mundo. Ni siquiera se han despedido de mí»,comenta.

Teslia asegura que su carga de trabajo ha ido creciendo con los años («al principio había dos solistas en cellos, pero sólo uno en violín») y carecía de tiempo para preparar «en condiciones» tantos conciertos como tiene encomendados en su condición de «número 2» de la Ross (hasta conciertos escolares, dice) y que por esa razón, «por la falta de tiempo para planificar mi trabajo en la orquesta», pidió hace ya tres años al gerente que contratara a otro concertino. Como se le negó, comenta Teslia, «pedí que el concertino auxiliar, que se viene encargando del 25 por ciento de los programas, se hiciera cargo de más conciertos. No pedí el 50 por ciento: me conformaba con el 40 para poder hacer bien mi trabajo, pero también eso me negaron».

Dice el concertino que ésa fue la razón, «el exceso de trabajo», de que se presentara a las audiciones de la Orquesta Nacional de España, que sí cuenta con dos concertinos. «Se lo dije al gerente antes de presentarme a las pruebas y se rió», comenta.

Después, según dice a ABC, «y con la plaza ya ganada, tras e quedar el primero en unas pruebas de gran nivel artístico y musical, intenté negociar con la Gerencia de la ROSS unas condiciones parecidas parecidas a las que me ofrecían para no irme, pero eso no les interesó».

No quiere dinero

Teslia afirma que no pidió más dinero sino tiempo como condición para quedarse en la Sinfónica, aunque la oferta económica de la Orquesta Nacional era superior a la que tenía en Sevilla». «No me voy por dinero sino por la falta de apoyo y de ayuda a mi trabajo», insiste.