Joven en el centro de Sevilla bajo la lluvia - ABC

El tiempo en Sevilla: La gota fría pone en aviso amarillo por tormentas a la ciudad en pleno agosto

Las lluvias pueden ser localmente fuertes y venir acompañadas de tormentas y granizo en gran parte de Andalucía

SevillaActualizado:

La última semana de agosto arranca en Sevilla con precipitaciones y tormentas. Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se espera la formación de una DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos), también llamada «gota fría», que provocará chubascos en Sevilla durante la jornada del lunes. Se estima que duren desde el mediodía hasta las 21,00 horas, y que ponga a la ciudad en alerta amarilla.

Según Aemet, las precipitaciones no se van a dar exclusivamente en Andalucía, sino que van a extenderse en gran parte de la península, excepto en áreas del cuadrante nordeste, donde son poco probables. Además, añade que hay probabilidad de que sean localmente fuertes en amplias zonas, acompañadas de tormentas que pueden ser persistentes.

Esta situación parece ser que solamente va a durar un día en la capital hispalense, ya que según indica la agencia de meteorología, a partir del martes los cielos volverán a estar despejados, la probabilidad de precipitación será cero, y las temperaturas volverán a subir.

Tabla meteorológica
Tabla meteorológica - ABC

En en el resto de Andalucía se darán una bajada de temperaturas generalizada en toda la comunidad, acentuándose en el interior occidental. Los cielos sin embargo estarán poco nubosos, con intervalos matinales en el litoral mediterráneo e intervalos de nubes medias y altas por la tarde. Los vientos en cambio serán de componente este en Cádiz, el litoral mediterráneo y el interior del tercio oriental, y de componente sur en el resto.

Por otro lado, las temperaturas mínimas irán en ascenso en el noreste de la comunidad autónoma y las máximas caerán en el interior occidental; sin cambios el resto.

La DANA llegará la jornada del martes al Mediterráneo por el Levante, aunque la AEMET resalta que existe una incertidumbre en cuanto a su trayectoria, por lo que será más difícil detectar su influencia.