«Todos los toros que pinto son para mí como “Arrojado”»
Eva Florencia, exmatadora de toros y pintora - kako rangel
la última de... | EVA FLORENCIA, EXMATADORA DE TOROS Y PINTORA

«Todos los toros que pinto son para mí como “Arrojado”»

Hasta mediados de semana expone sus pinturas en Río Grande, frente a la Maestranza, al otro lado del río. Luchó por ser matadora de toros. Ahora los pinta

Actualizado:

—Sigue sin haber mucho sitio en el toro para las mujeres ¿verdad?

—Es muy complicado, hay personas que todavía no se lo toman en serio.

—Parece que se os condena a estar al otro lado del teléfono, a la espera de una llamada de urgencia o como guapas en los tendidos...

—Sí, ese es el toro mas complicado de lidiar, la mujer matador suscita morbo y rechazo a la vez.

—O a lo peor es que el torero es un arte puramente masculino y no queremos aceptarlo…

—Una mujer puede tener exactamente la misma afición y vocación que un hombre, el mismo arte y la misma ambición y espíritu de sacrificio; solo queremos torear sin tener que cambiarnos de sexo… el problema no esta sólo por dentro de la fiesta, sino en la sociedad en general, que nos bombardea constantemente a través de los medios, inculcándonos que las mujeres sólo tienen el papel de estar delgadas y guapas para triunfar en la vida, pero muchas tenemos sueños que nada tienen que ver con ese estereotipo efímero… entonces automáticamente nos tachan de rebeldes y marimacho.

—Pero usted sigue ahí. Haciendo del toro el leitmotiv de su vida…

—Aunque ya no pueda acariciarlo en el ruedo siempre seguiré amándole, pues es parte de mí y ahora sigue inspirándome en la pintura.

—¿Desde cuando no torea o lo hace en los tentaderos de los amigos para matar el gusanillo?

—Llevo más de cuatro años y medio sin torear ni siquiera vaquillas, desde que lo hice aquella última vez con luna llena a campo abierto en septiembre de 2006. Aunque confieso que muchas veces me entra una tremenda nostalgia, y que en el salón de mi casa cojo a veces el capote, como si el tiempo no hubiera pasado.

—¿Vio al toro indultado de Núñez del Cubillo?

—Sí, y aunque hay crítica y el toro no estuviera perfecto en todos los tercios, considero que es muy bueno para la fiesta en este momento de incertidumbre.

—¿Ante un hecho como ese se piensa en pintar a un toro como «Arrojado»?

—Bueno, los toros que pinto salen de mi imaginación y suelen ser un poco más agresivos por delante y un poco más corpulentos, pero, claro, es que yo los idealizo y los mitifico, aunque siempre me dicen que les pongo mirada de bueno. Contestando a tu pregunta, todos los toros que pinto son para mí como «Arrojado»… ellos seguirán viviendo y transmitiendo emociones mientras no se destruya el cuadro.

—Pues no sería mala cosa pintarlo y enseñarlo en muchas exposiciones para que la gente sepa lo que es un toro bravo…

—Sí, mucha gente no sabe distinguir entre bravo y manso.

—He visto cuadros de su obra. Y desde Picasso no conocía muchos pinceles que apostaran por el cubismo para pintar de toros…

—El cubismo me resulta muy fresco y me permite jugar con las proporciones resaltando ciertas formas, a mí me parece ideal para la tauromaquia.

—Además su cubismo es figurativo, lo que puede desconcertar aún más a los puristas…

—Sí, es un cubismo suave, que mantiene las formas dentro de unos limites de armonía que no resultan chocantes… transmite fuerza sin resultar agresivo… Por lo menos es original.

—Y también juega mucho con el simbolismo. Y hay algunas cosas que me recuerdan a Frida Khalo…

—Sí, eso me dicen algunos, supongo que hay millones de maneras diferentes de expresarse, pero en algunas ocasiones hay personas que hablan idiomas parecidos.

—¿Qué han dicho los críticos de su arte?

—La crítica es muy positiva, me dicen que no cambie, que siga por este camino. Dicen que en algunas de mis obras se refleja cierto sufrimiento pero a la vez se nota una búsqueda constante y que la interpretación de algunos cuadros resulta fascinante. También dicen que la armonía en la composición me viene de los maestros florentinos. No sé si será verdad.

—¿Teme más las plumas aceradas de lo críticos o los pitones de los toros?

—No le temo a las críticas, siempre y cuando sean sinceras y tengan fundamento, pues me permiten mejorar.

—A veces una crítica duele más que una cornada ¿no?

—El toro es un animal noble y suele venir por derecho, el ser humano es más peligroso y su egoísmo puede inferir heridas mucho peores que los pitones de un toro.

—¿Le gustan los carteles anunciadores de la Feria que está encargando la Maestranza?

—En estos últimos años, algunos, sinceramente, no. Me gustaría ver algo con un poco más de sentimiento sevillano y acorde con el prestigio y la afición de la Maestranza.