El furgón policial que llevó a los miembros de la Manada a Sevilla I el pasado 21 de junio
El furgón policial que llevó a los miembros de la Manada a Sevilla I el pasado 21 de junio - EFE
Caso la Manada

Trasladan a cuatro de los miembros de la Manada a las cárceles donde cumplirán los 15 años de condena

El quinto, el exagente de la Guardia Civil, permanece en el centro penitenciario Sevilla I

J. Díaz
SevillaActualizado:

José Ángel Prenda, Ángel Boza, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero, cuatro de los cinco miembros de la Manada condenados por la violación de una joven madrileña en los Sanfermines de 2016, ya han abandonado la cárcel Sevilla I, donde se encontraban de forma provisional, con destino a las prisiones fijadas por el Ministerio del Interior para cumplir los 15 años de cárcel de pena fijados por por el Tribunal Supremo.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han confirmado a este periódico que hace unos días los cuatro abandonaron Sevilla I y tres de ellos ya se encuentran en las cárceles donde pasarán los próximos años, mientras uno de ellos aún está en trayecto y lo hará en las próximas horas. Los traslados de presos son actuaciones coordinadas por la Guardia Civil.

En el caso del quinto miembro de la Manada, el ex guardia civil Antonio Manuel Guerrero, que tendrá que cumplir 17 años por la violación y el robo del móvil de la chica, no ha sido necesario traslado alguno pues el Ministerio del Interior decidió que cumpliera su condena en el centro penitenciario de Sevilla I, donde fue ingresado junto al resto el pasado 21 de junio de forma provisional.

En concreto, Ángel Prenda, condenado a pasar 15 años entre rejas, cumplirá la pena en la cárcel Puerto III, en El Puerto de Santa María, en la carretera que va desde Jerez de la Frontera a Rota. Por su parte, Alfonso Jesús Cabezuelo, también condenado a 15 años,en Topas, en la provincia de Salamanca. Los mismo años vivirán entre rejas José Ángel Boza y Jesús Escudero, pero en las cárceles granadina de Albolote y en Huelva.

El viernes 21 de junio se conoció el fallo del Alto Tribunal y la decisión de los cinco magistrados de considerar los hechos juzgados como un delito de agresión sexual y no de abuso, como inicialmente apreció la Audiencia de Navarra y el Tribunal Superior de Justicia de dicha comunidad. Esto supuso que la pena impuesta en su momento de nueve años se elevara a 15 para cuatro de ellos y a 17 años para el exagente de la Guardia Civil Antonio Manuel Guerrero.

Presos de segundo grado

Desde aquel día, los cinco se encontraban presos, con carácter provisional en el centro penitenciario Sevilla I, habitual para reclusos preventivos y penados de condenas cortas. La junta de tratamiento de dicha cárcel, reunida la pasada semana, acordó clasificó a los cinco sevillanos como presos en segundo grado, el más habitual entre los penados.

Además, aprobó que los condenados cumpliera sus penas de cárcel en centros de otras provincias y no en Sevilla, como así era el deseo de Prenda, Boza, Guerrero, Cabezuelo y Escudero, aunque esto era algo que tenía que decidir la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y finalmente no fue así para los cinco.

Guerrero, quien ya perdió su condición de Guardia Civil, no tendría que ser trasladado a otro centro, pues Instituciones Penitenciarias decidió que cumpliera su condena en Sevilla I.

En el caso de Guerrero las posibilidades se reducían al ser ex guardia civil. Es un «Fichero Interno Especial Seguimiento» (FIES) y, en concreto, número cuatro, que hace referencia a miembros de cuerpos y fuerzas de seguridad como el Instituto Armado, Policía Nacional, Policía Local y el Ejército y a funcionarios de prisiones, que por pertenecer o haber pertenecido a estos colectivos profesionales es preciso proteger su integridad física y seguridad.

Estos presos tienen un régimen especial de vida dentro de las prisiones, así como en cuanto al control se refiere. Por ejemplo, no salen al patio al mismo tiempo que los demás. Sólo existen módulos para los FIES 4 en Sevilla I y en Estremera. Aunque todo parecía indicar que fuera Estremera, finalmente permanecerá en la cárcel sevillana.