Tramo del río Guadalquivir donde se han proyecto sin éxito varios puentes y pasarelas
Tramo del río Guadalquivir donde se han proyecto sin éxito varios puentes y pasarelas - ABC
SEVILLA

Los tres puentes que se anunciaron en la Cartuja y que nunca se construyeron

Monteseirín publicitó una pasarela a la altura del hotel Barceló; CaixaBank dio dinero para un puente que no se hizo y Agesa prometió tres millones para otro que tampoco vio la luz

SevillaActualizado:

El pasado fin de semana se produjeron atascos en el entorno del complejo Torre Pelli, lo cual sirvió al PP para recordar que el colapso hubiera sido menor si se hubiera hecho en la Cartuja el puente que proyectó Juan Ignacio Zoido cuando era alcalde. Lo cierto es que no ha habido uno, sino tres puentes anunciados por distintos gobiernos municipales entre el Alamillo y la Barqueta, puentes que finalmente no se hicieron.

Un puente a cambio de recalificaciones de suelo

En 2006, el Gobierno municipal presidido por el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín pactó con la sociedad estatal Agesa un acuerdo por el cual la citada empresa recuperaba el pabellón del Futuro, lograba en el nuevo PGOU 7.000 metros cuadrados de usos lucrativos y otros 20.800 metros cuadrados de oficinas de servicios avanzados en la parcela del Palenque. A cambio, Agesa se comprometía a ceder al Ayuntamiento el Auditorio Rocío Jurado y entregar tres millones de euros para construir una pasarela sobre el río Guadalquivir que conectara la Cartuja con la calle Torneo.

Agesa recibió el pabellón del Futuro y derribó el Palenque con el objeto de construir un centro de negocios de 42 millones, que finalmente no hizo. Por su parte, el Ayuntamiento recibió el Auditorio Rocío Jurado pero no vio nunca los tres millones de euros que había prometido Agesa, una empresa que después fue transferida a la Junta de Andalucía y que hoy es Epgasa.

La Gerencia Municipal de Urbanismo reclamó los tres millones de euros amparándose en que había una cláusula del protocolo firmado entre Agesa y el Ayuntamiento que estipulaba que si la empresa obtenía las recalificaciones solicitadas y no entregaba el dinero en el plazo de tres años desde la entrada en vigor del nuevo PGOU, se podrían revisar las edificabilidades otorgadas. Esa revisión hubiera podido suponer que los suelos e inmuebles de Agesa habrían vuelto a tener los usos y edificabilidades contemplados en el PGOU antes de su revisión.

Finalmente, Agesa, heredera de los activos de la Expo 92, recurrió la petición de los tres millones de euros alegando que Urbanismo le prometió una edificabilidad en la parcela del antiguo Palenque que después no se materializó en el PGOU de 2006 y argumentó que en caso de tener que pagar sólo tendría que abonar el 71% de los tres millones de euros, ya que se le concedió un 29% menos de edificafibilidad comprometida.

La Junta afirmó que un error en la grafía del PGOU repartía los 7.743 metros cuadrados de edificabilidad de esa parcela entre dos empresas, en lugar de otorgarla sólo a Epgasa. Lo más llamativo es que la edificabilidad se repartió entre Epgasa y Avra (antes Epsa), participadas ambas por la Junta, con lo que todo queda en casa.

En 2012 se inician los estudios para una posible modificación puntual del PGOU y otorgar a Epgasa toda la edificabilidad prometida, pero finalmente la Gerencia de Urbanismo no inició la tramitación. ¿Resultado? El Ayuntamiento terminó renunciando a los 3 millones de euros y el puente no se construyó, aunque Agesa (hoy Epgasa) disfruta de las recalificaciones de suelo.

Pasarela peatonal frente al hotel Barceló

Alfredo Sánchez Monteseirín anunció también una pasarela peatonal a la altura del hotel Barceló, que sería pagada por ese establecimiento, un proyecto que finalmente no se llevó a cabo porque se rechazó la recalificación que pretendía la empresa.

El puente que pagó Torre Sevilla

Además, siendo alcalde Juan Ignacio Zoido, anunció un puente en la zona, para lo cual convocó un concurso de ideas sobre esta pasarela entre la calle Torneo y el Sur de la isla de la Cartuja. La empresa Puerto Triana, promotora de Torre Sevilla y filial de CaixaBank, dio cinco millones de euros al Ayuntamiento para un puente.

Con la llegada a la Alcaldía de Juan Espadas, el Gobierno socialista municipal anunció que no estaba dispuesto a construir ese puente y anunció que destinaría los 5 millones de euros aportados por CaixaBank para otros fines, como arreglas calles de distintos barrios de la ciudad y arreglar el entorno de Torre Pelli. Argumentó Espadas que podía cambiar el destino de ese dinero en base a una cláusula que lo contemplaba en caso de que la Junta de Andalucía no permitiera la construcción de este puente, como así ocurrió en 2014 tras el dictamen desfavorable de la Comisión de Patrimonio.

La Comisión de Patrimonio arguyó que el puente afectaría a la contemplación del Monasterio de Santa María de la Cuevas y el Pabellón de la Navegación, ambos Bien de Interés Cultural (BIC). El catedrático López Palanco emitió un voto contrario. Curiosamente, esa misma comisión no dijo nada sobre Torre Pelli porque, según explicó en su día el delegado de Cultura, Bernardo Bueno, no estaba dentro del perímetro del conjunto histórico de Sevilla.