El antiguo pabellón de Ingresos de la cárcel de Ranillas - MJ LÓPEZ OLMEDO
PATRIMONIO

El último vestigio de la cárcel de Ranillas que se convertirá en museo de la Memoria Histórica

El Ayuntamiento invertirá dos millones en la restauración de este edificio y en la Hacienda de Miraflores

SevillaActualizado:

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, continúa en la campaña de anuncios de rehabilitación del patrimonio arquitectónico en riesgo. El concejal de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura del Ayuntamiento, Antonio Muñoz, anunció a finales de la semana pasada que, gracias a los beneficios por la subida de entradas del Alcázar, se restaurarán aquellos edificios de la ciudad que se encuentren en mal estado. Así, si el lunes le tocó el turno a las obras en la fachada del Pabellón Real y el martes a la capillita de San José, este miércoles Espadas ha continuado su ruta para anunciar que se invertirán dos millones de euros en las obras del pabellón de Ingresos de la antigua cárcel de Ranillas, así como en la Hacienda de Miraflores.

Dos obras que cuentan ya con la financiación necesaria y que comenzarán una vez se apruebe la licitación. En el caso de Ranillas, se trata del último vestigio que queda en la zona de lo que fuera la antigua prisión de Sevilla. Un edificio de la época regionalista de la ciudad, construido entre 1923 y 1930, que está actualmente abandonado en este remozado espacio del Distrito Nervión, donde hay un parque, un centro cívico y la comisaría de Policía Local. Ahora, le llega el turno al pabellón de ingresos, que quedó en pie dado su consideración como Bien de Interés Cultural y, específicamente declarado lugar para la Memoria Histórica.

Como anunció el subjefe de Renovación Urbana de la Gerencia de Urbanismo, Francisco Barrera, este espacio necesitará de dos fases para la rehabilitación. La primera de ellas, que se encuentra a punto de obtener la licitación, tiene un presupuesto de 1,5 millones de euros y un plazo de ejecución de doce meses. Dos estudios patológicos determinaron que tiene problemas de filtraciones de agua en las cubiertas y en los muros, así como carencias en el revestimiento. Por eso, esta primera fase servirá para rehabilitar el edificio, sustituir las estructuras y la red de alcantarillado.

La segunda fase será para adaptar el inmueble al uso que se determine, en este caso, como ya se acordó, se convertirá en museo para la Memoria Histórica. Será el principal centro de Andalucía de interpretación del Franquismo, según dijo el alcalde. Durante los doce meses que duren los trabajos, la concejal delegada para la Memoria Histórica, Adela Castaño, deberá acordar con los asociacionistas y distintos colectivos el contenido que tendrá este museo, cuyas obras aún no tienen plazo, aunque sí presupuesto: 1,9 millones de euros.

Hacienda Miraflores

Por su parte, Juan Espadas presentó también el proyecto de rehabilitación de la Hacienda Miraflores. La arquitecta de la Gerencia Carmen Hernández explicó que, aunque hace unos años se llevarón a cabo actuaciones de consolidación, quedaron sin finalizar e incluso el vandalismo ha hecho que sea necesaria una restauración.

Se trata de un BIC que se prevé convertir en un «gran centro de educación ambiental, un "ecomuseo"», como definió el alcalde este espacio ubicado en lugar repleto de huertos urbanos.

Las obras, aún en licitación, tienen un presupuesto de 1.062.000 euros y tendrán un plazo de ejecución de nueve meses. La arquitecto afirmó que «antes de Navidad» empezarán estas obras, que consistirán en la rehabilitación del señoría, trujal, patio y entorno de la hacienda. Asimismo, habilitar los restos arqueológicos que han aparecido, y también recuperar el molino.

Allí, en la torre del molino, se ubicará un museo para mostrar cómo funcionaba una hacienda de olivar. El patio servirá para la celebración de eventos y, en el conjunto arquitectónico se dedicarán espacios a un salón de conferencias y una biblioteca, todo relacionado con la educación ambiental.