Juguetería Cuevas cerrará el 5 de enero de 2019, cuando cumplirá 65 años desde su fundación - Raúl Doblado
Sevilla

Los últimos días de Cuevas, la juguetería más antigua de Sevilla

Sus clientes mas fieles se despiden de la tienda donde compraban sus maquetas y miniaturas hace más de cincuenta años

SevillaActualizado:

Es un goteo permanente de clientes. Desde que la juguetería F. Cuevas, ubicada en la plaza de San Francisco desde hace casi 65 años, anunció que cerrará el próximo mes de enero, sus clientes de toda la vida acuden a despedirse de un comercio donde compraron sus primeras maquetas, soldados de plomo y juguetes eléctricos. Cierra la tienda física, en liquidación ahora y con descuentos de hasta el 50%, pero continuará abierta on line ( http://www.jugueteriatecnica.com/). El día 5 de enero de 2019 la juguetería F. Cuevas bajará para siempre la persiana en la plaza de San Francisco muy a pesar del propietario, Manuel Cuevas Álvarez, tercera generación, quien dice que el Centro «se ha llenado de turistas y se ha vaciado de sevillanos».

La tienda se fundó en 1954 por Francisco Cuevas, abuelo del actual propietario. Durante años, el tranvía pasó por delante de su tienda, como acreditan las fotos antiguas que atesora Manuel. «Primero era una tienda de juegos y deporte, además de juguetería. También vendía mesas de billar y futbolines de una fábrica de mi abuelo. Después derivó en lo que es hoy, una tienda de maquetas, modelos de colección, herramientas, materiales, escenografía, juguetes eléctricos de radio control y productos especializados para modelismo. El producto estrella de Cuevas son las maquetas de plástico y los barcos de madera, aunque también los trenes y las figuras de plomo», cuenta Manuel Cuevas, que entró a trabajar en la juguetería familiar cuando tenía 15 años y que asumió la gestión en 2008 al morir su padre.

Las razones del cierre

Ahora, Manuel está recibiendo multitud de muestras de sorpresa y cariño de personas que lamentan el cierre de este establecimiento emblemático. «Sé que perderemos muchos clientes porque hay gente que no está acostumbrada a comprar por internet pero el cierre está decidido», señala el dueño de Cuevas, quien explica que «tenemos clientes que son tercera generación porque aquí compraban sus abuelos y padres».

¿Cuáles son las verdaderas razones del cierre de esta tienda? «Son varios -admite manuel- pero el más importante es que el Centro se ha convertido en un lugar excesivamente turísticos y a los sevillanos les cuesta venir. Aunque nos apoyamos en el turista para aumentar las ventas, pero una cosa es apoyarte y otra cosa es depender, y el turismo no es aficionado al aeromodelismo. La otra razón es que han cambiado los hábitos de consumo con internet. A la gente le gusta comprar sin moverse de casa».

Juguetería Cuevas, en los tiempos en los que el tranvía pasaba por su puerta
Juguetería Cuevas, en los tiempos en los que el tranvía pasaba por su puerta - ABC

Juan Manuel Prieto, de 74 años y uno de los mejores maquetistas de Sevilla, es uno de los clientes más fieles de Cuevas. Lleva comprando en esta juguetería desde hace 54 años. «Ya venía con 20 años, cuando comenzó mi afición por las maquetas de aviones», cuenta Juan Manuel, aparejador jubilado. «Tengo más de 200 maquetas de aviones y vehículos militares, parte de ellas en mi casa y otras las he cedido de forma permanente a una sala histórica del acuartelamiento de Tablada».

Los clientes más antiguos

¿Cuál es el secreto para este hobby? Juan Manuel Prieto no lo duda: «Para dedicarse a esto hay que tener paciencia, tiempo y dinero. Puedes encontrar maquetas baratas desde 30 euros, que te tienen entretenido 15 días, pero cuando se vas especializando aumentan los gastos». Este aficionado es de los que hace maquetas partiendo de cero, es decir, elige un avión para montar, lo diseña y lo monta pieza a pieza, sin maqueta previa, algo con lo que pocos se atreven.

Desde Huelve viene expresamente a comprar en la jugetería mas antigua de Sevilla Francisco Mendoza, quien fuera presidente del Recreativo. Cuando entra en la tienda y conoce la noticia del cierre se queda sorprendido. «Estas tiendas no deberían desaparecer», opina este onubense, quien indica que «hace más de 40 años que soy aficionado a las miniaturas y las maquetas. Tengo muchas de ellas metidas en vitrinas en mi despacho, y también en casa», manifiesta.

José Martín Mora tiene 74 años y ya compraba con 18 años en esta juguetería. «Mi primer avión, un F86, lo hice durante el servicio militar. He regalado muchas maquetas y otras las tengo en vitrinas», declara José, quien llega a la tienda para comprar un accesorio naval para el barco Jaquebe que construye ahora. José fue más allá al incorporar electrónica a sus barcos, como la lancha torpedera PT-109, que ha probado con sus nietos. Él es de los que seguirá siendo clientes de Cuevas cuando cierre su tienda física. «Compraré on line, aunque nada como comprar después de ver y tocar las cosas», indica .

Maquetas y miniaturas

Juan Manuel frecuenta la juguetería Cuevas desde hace 40 años. «Empecé con este hobby para templar los nervios porque tenía familia, trabajaba y estudiaba», explica Guillermo, que reconoce que «cuanto más pequeña eran las piezas, más me relaja este hobby. De hecho, he pintado miniaturas de Hitler, Churchill, Mussolini... personajes de la Segunda Guerra Mundial, un trabajo para lo cual necesité lupa». Con el tiempo, Guillermo hizo maquetas de aviones, trenes, barcos, helicópteros, torres... algunas de los cuales terminaron rotas en manos de sus hijos. «Y menos mal que se rompen porque, de lo contrario, no tendría sitio para meter tantas maquetas», bromea.

Miniaturas de la tienda de Juguetería Cuevas, en la plaza de San Francisco
Miniaturas de la tienda de Juguetería Cuevas, en la plaza de San Francisco - Raúl Doblado

Carmelo, de 61 años, es otro cliente que mantiene desde hace décadas su vinculación con Cuevas. Cuando este miércoles llegó a la juguetería para comprar pegamento y pintura para unas maquetas, se enteró de que va a cerrar. «Cuando tenía 12 años vivía en la calle Gravina y venía a la tienda para comprar madera de balsa para aviones de aeromodelismo. ¿Dónde me aficioné? Pues no sé lo va a creer. Fue en la Escuela de Aeromodelismo de la OJE», una organización creada por el Gobierno de Franco, que llegó a contar con 300.000 afiliados. «Desde que estoy prejubilacion hago más maquetas. He hecho tres maquetas en año y medio», añade Carmelo, quien acaba de comprar en Cuevas una maqueta de un avión DC3, que con el descuento por liquidación le ha salido por 69 euros.

Manuel Rodríguez, de 79 años, es otro de los clientes decepcionados con el cierre de Cuevas. «Empecé a comprar en esta tienda hace 20 años, cuando comenzó a hacer maquetas antes de mi jubilación. En casa tengo en vitrinas maquetas de la Giralda, la Torre del Oro, la torre Sur de la Plaza de España, el Costurero de la Reina, barcos....», va enumerando Manuel, mientras su esposa, Juliana Masero, carga en la mano las maderas que acaba de comprar su marido para una vitrina en la que meterá un tren.