Los universitarios preparan sus candidaturas

ÁLVARO SÁNCHEZ LEÓN
Actualizado:

SEVILLA. La Universidad de Sevilla y la Pablo de Olavide celebrarán sus elecciones al Claustro los próximos días 15 y 16 de mayo, respectivamente, en el el marco de la renovación que propugna la LOU.

En la Hispalense, los universitarios candidatos se han agrupado en dos asociaciones principales: el MAPU, heredero del antiguo Comité General de Huelga (CGH), y el GUIA. El resto de las candidaturas correponden a estudiantes independientes. En la Olavide sólo sobresale una asociación, GUIPO, y el resto de las propuestas parten de alumnos que se definen como «políticamente independientes».

Cada grupo, así como cada candidato independiente, tiene sus ideas claras, su visión de la Universidad y del papel que en ella juegan los estudiantes. Muchas veces los grupos se tiñen de intereses políticos y parece como si la participación en la política universitaria fuera el inicio de una vida entera dedicada a las tribunas. La mayoría de los estudiantes, sobre todo los que se toman en serio la importancia de la configuración del nuevo Claustro, piensan que la politización de los órganos representativos de la Universidad es «un desastre», ya que los temas que les interesa a los universitarios van por otros derroteros: los que a ellos les tocan son los exámenes, las becas... A la hora de la elección lo que priman son tres cosas: las ofertas de los candidatos, los frutos de la campaña y el índice de estudiantes que en esta ocasión se decidan a votar.

La voz de la experiencia

Javier Sánchez estudia 3º de Bellas Artes, y es, además, delegado en funciones del Cadus. Este año se presenta como independiente, junto con una compañera de la facultad. Son los únicos que han presentado candidatura en el centro. Ellos lo que ofrecen a sus compañeros es «la seguridad, el esfuerzo y trabajo en aquellos temas que repercuten a los estudiantes en la elaboración de los nuevos estatutos, como la normativa de exámenes, los porcentajes de representación estudiantil en los órganos colegiados y la conjugación de los nuevos estatutos con la Ley Andaluza de Universidades».

Con respecto a las tendencias políticas, él lo llamaría más bien «partidización. Es verdad que hay grupos ligados al PP y a ideologías comunistas, cercanas a CGT». Además, piensa que «la autonomía universitaria también tiene que estar vigente en la representación estudiantil y hay que dejar las tendencias para acatar la voz de los compañeros».

Una vez que esté en el Clasutro, lo primero que propondrá será «mantener el actual sistema de garantías universitarias de los exámenes, de la regulación de comisiones de docencia, la figura del defensor del estudiante... La comunidad universitaria es débil y hay que garantizar estos derechos para darle la confianza que se merecen a los estudiantes».

GUIA,el compromiso

Luis García García es el presidente de GUIA y es estudiante de 2º de Derecho de la Universidad de Sevilla.Afirma que «el ideal de GUIA es diferente. Somos un grupo joven, innovador y modernista, y nos define la independencia y el comprometernos con nuestro trabajo. Lo que le ofrecemos a nuestros compañeros es la seguridad de que defenderemos todos aquellos temas que resulten de su interés en el seno de ls Hispalense».

De la politización añade que nunca «es positivo, aunque hoy en día todo esté politizado. Pienso que esto está mal estructurado en un lugar en el que se pretende formar a los estudiantes. La candidatura del MAPU, precisamente por la politización, me parece muy peligrosa para la democratización del sistema universitario». La intención principal de GUIA es conseguir en el Clasutro «que se respete el orden jurídico de la Universidad y su apolitización».

Teresa Rodríguez-Rubio estudia 3º de Filología y es portavoz del MAPU, uno de los grupos que se presenta a las elecciones, y a los que les caracteriza «la continua lucha contra la LOU». Tras estas siglas están los mismos que asaltaron el Rectorado de la Hispalense. Miembros de esta asociación se presentan en los distintos centros de la Hispalense para representar a su facultad en el Claustro, y lo que ello ofrecen es conseguir «vías de participación en los Claustros, para poder llevar las opiniones de nuestras asambleas de facultad, acercando lo que se decida en ellas en cosas tan conflictivas como pueden ser los presupuestos, luchando por una universidad pública y por la participación de todos».

Con respecto a la configuración definitiva de las candidaturas, en estos días la Secretaría General está ultimando las listas y la Hispalense aún no puede ofrecer una aproximación del número total de candidaturas así como la identidad de los estudiantes que se presentan a las elecciones.

Participación en la Olavide

Javier Guajardo-Fajardo presidente el grupo más representativo de la Pablo de Olavide, donde estudia 2º de Derecho y Administración de Empresas. Él y su asociación piensan conseguir cuatro cosas principalmente: «que se elimine el límite de seis convocatorias por asginatura; que haya una reorganización de los edificios por licenciaturas y materias; promover las barriladas y la fiesta de la primavera como lugar idóneo para la convivencia y ampliar los servicios generales que se ofrecen a los universitarios como las copisterías y los transportes públicos».

Es claro a la hora de afirmar que «hay muchas universidades politizadas, de la nuestra en ocasiones se habla de la Pablo Iglesias por su vinculación con la rama de izquierdas de los órganos rectores». Además, espera que algunas de las propuestas de GUIPO acaben por reflejarse en los estatutos de la joven Universidad.

En la Pablo de Olavide, el resto de las candidaturas que se presentan son independientes. En el sector estudiantil, se han presentado a los comicios 7 alumnos procedentes de la Diplomatura de Ciencias Empresariales y otros tantos de la Licenciatura de Derecho. De la Licenciatura de Administración y Dirección de Empresas son seis los candidatos, al igual que en la Diplomatura de Trabajo Social. Cinco candidatos más se presentan por la facultad de Humanidades, cuatro lo hacen por la Licenciatura conjunta de Derecho y LADE y otros dos de la Diplomatura conjunta de CC. Empresariales y Relaciones Laborales.