Varios heridos leves tras una colisión de varios vehículos junto a la estación de Santa Justa

ABC/
Actualizado:

SEVILLA. Una colisión entre cuatro vehículos originó ayer al mediodía un incidente en la Glorieta Julián Besteiro, junto a la estación de Santa Justa de Sevilla, causando heridas leves a dos conductores y dos peatones que se vieron involucrados en el suceso, requiriendo ser trasladados al Hospital Universitario Virgen Macarena para ser atendidos.

Según apuntaron a Europa Press fuentes municipales, en la intersección de la calle José Laguillo con Juan Antonio Cavestany y Pablo Iglesias tuvo lugar, a las 12.20 horas de ayer, un suceso originado por el choque entre dos vehículos, uno de los cuales quedó atravesado y provocó que otros dos turismos colisionaran también por detrás.

Aquí no terminó el incidente, ya que un cuarto coche que circulaba detrás de los accidentados también se vería afectado por el suceso. Concretamente, según la narración de fuentes del Servicio de Emergencias Sanitarias del 061 de Sevilla, su conductora perdió el control de su vehículo cuando se encontró con el accidente y se subió a la acera. Al parecer, la conductora se puso «nerviosa» y pisó el acelerador en lugar de frenar tras dicha colisión.

Al invadir la acera, este último vehículo arrolló varias mesas y sillas del establecimiento, con el consiguiente susto de la clientela, entre la que se encontraba un niño, según testigos presenciales.

A causa de este hecho, una peatón y el camarero del bar sufrieron heridas leves. Según estas fuentes, el citado camarero J.R.M. se disponía a prestar su ayuda cuando también resultó perjudicado. Los conductores de los dos primeros vehículos, identificados como el varón J.Z.J. y la mujer M.I.P.D., también necesitaron ser atendidos en el citado centro sanitario, aunque sus heridas no revestían especial gravedad, según los primeros análisis médicos.

La peatón afectada necesitó ser atendida por el 061 y trasladada posteriormente al hospital, para la realización de unas pruebas, aquejada de un fuerte dolor en las piernas a causa de una caída como consecuencia del suceso, que también provocó cierto nerviosismo y escenas de llanto entre los testigos presenciales.