La elaboración de platos saludables y veraniegos ayuda a mantener el azúcar a raya ABC
FEDE ASEGURA QUE ES BUENA ÉPOCA PARA MEJORAR LA SALUD

El verano es para los diabéticos

Las frutas, verduras y el ejercicio al aire libre contribuyen a la prevención y control de la enfermedad

SevillaActualizado:

La Federación Española de Diabetes (Fede) recuerda que hay que aprovechar el buen tiempo para introducir y mantener nuevos hábitos saludables en nuestra rutina, que contribuyan a la prevención y el buen control de la diabetes.

Los hábitos saludables son beneficiosos para todo el mundo, tanto para aquellas personas con diabetes que desean mantener y optimizar el seguimiento de su patología; como para todo aquel que quiera mejorar su salud, previniendo de esta forma el desarrollo de diabetes tipo 2, que cada día afecta a más personas por el aumento del sobrepeso y la obesidad en España.

Ante la llegada del verano y, en concreto, las vacaciones, muchas personas con diabetes sienten un cierto temor a que empeore el control de su enfermedad, lo que puede producirse por ciertos cambios en las rutinas y horarios; por la reducción de la actividad física; por dificultades para mantener una alimentación adecuada al comer fuera de casa; o por desajustes en la regulación y absorción de la insulina, motivados por el calor.

Para acabar con estos miedos, Fede recuerda que el verano también puede ser una buena época para mantener, e incluso mejorar, nuestra salud; para lo cual tan sólo es necesario una coordinación con nuestro equipo médico, y una actitud positiva y de autorresponsabilidad.

Andoni Lorenzo, presidente de dicha federación dice que «el verano puede presentar algunos retos para el control de la diabetes, pero creo que es más positivo aprovechar sus oportunidades y ver que, a nuestro alrededor, tenemos muchas opciones saludables que podemos y debemos escoger».

De esta forma, y rompiendo con las ideas preestablecidas y los temores de muchos pacientes, desde Fede se recomienda seguir los siguientes consejos:

• Alimentación. En verano es sencillo disponer de una gran cantidad de verduras y frutas frescas y de temporada, con las que preparar platos saludables como ensaladas, cremas, salteados o macedonias. De esta forma, se puede aumentar el consumo de estos alimentos, combinándolos, por ejemplo, con carnes, pescados, pastas y arroces, siempre en raciones moderadas. Además, las vacaciones pueden ser un buen momento para pasar un rato entretenido en la cocina, preparando algunos caprichos refrescantes, como helados o tartas frías, optando por sus versiones caseras y saludables, por ejemplo, sustituyendo el azúcar por otro tipo de edulcorante y optando por las versiones más ligeras cuando se emplee leche, nata o queso.

• Ejercicio Físico. El buen tiempo anima a salir a la calle y, por eso, la época estival es ideal para la práctica de ejercicio físico al aire libre. Andar es una de las actividades más completas y recomendadas para las personas con diabetes, pero también se puede aprovechar el verano para probar nuevos deportes, como la natación en la playa o la práctica de senderismo de montaña. Sea cual sea la elección, supondrá siempre un beneficio para la salud, y más aún cuando se practique de forma regular. Para que la actividad resulte segura, se recomienda protegerse del sol, evitando la actividad en las horas centrales del día; y beber una cantidad adecuada de líquidos, antes, durante y después de la práctica de ejercicio, para asegurar una buena hidratación del cuerpo.

Por último, es importante tener en cuenta que aplicar estos consejos saludables será tanto más beneficioso en la medida en la que pasen a formar parte de la rutina para la prevención y el cuidado de la diabetes, después del verano; algo que será más sencillo si los nuevos hábitos se comparten con familiares y amigos, puesto que el apoyo social es una pieza clave en la adopción de los mismos.