Ángel Boza en una foto de archivo a su llegada a los juzgados de Sevilla - Raúl Doblado

El vigilante arrollado por un miembro de la Manada pide para Boza dos años y seis meses de prisión

Alega que el coche se le echó encima y terminó impactando en su costado derecho

SevillaActualizado:

F. R. P., el vigilante herido por el coche de Ángel Boza cuando éste fue sorprendido robando unas gafas de sol en El Corte Inglés de la plaza de la Gavidia, en Sevilla, pide para este miembro de la Manada dos años y seis meses de prisión por un delito de robo con violencia, así como dos meses de multa de 234 euros por un delito leve de lesiones, según el escrito presentado ante el Juzgado de Instrucción 16 de Sevilla.

Según la versión del guardia de seguridad, el 1 de agosto de 2018, sobre las 19,15 horas, habiendo sustraído Ángel Boza unas gafas de sol en el establecimiento donde trabaja, se dirigió a la zona de salida del parking del centro comercial por la salida de la plaza de la Concordia, mientras que el jefe de seguridad fue al acceso al parking de la zona peatonal de esa misma plaza. «En el garaje es identificado dentro ya del vehículo Opel Astra color azul, al sacar la manga por la ventanilla del coche para introducir el tique en la máquina que acciona la barrera, se le dio el alto, ignorando las órdenes del coordinar de seguridad, quien se puso a su altura en la ventanilla del conductor, teniendo éste la ventanilla bajada, indicándole claramente que detuviese el vehículo», según el letrado del vigilante.

El escrito de esta acusación particular indica que Boza hizo caso omiso a sus indicaciones, acelerando la marcha y tomando la rampa de salida, donde se encontraba el vigilante de seguridad y el jefe de equipo. El investigado, al verse sorprendido y atrapado por otro otro coche, «acelera violentamente, dando un volantazo y se cambia de carril de salida del parking», en el cual se encontraba el vigilante F. R. P. Éste, al ver que el coche se le echaba encima, tuvo que moverse para evitar ser atropellado, cosa que no logró totalmente, puesto que el vehículo impactó en su costado derecho, llegando a perder la verticalidad, según el escrito presentado por el vigilante en el Juzgado. Como consecuencia del golpe, sufrió contusión a nivel de la pared abdominal derecha con hematoma, que le llevó siete días de sanación.