Hospital Virgen del Rocío, en la capital andaluza
Hospital Virgen del Rocío, en la capital andaluza - ABC
Trasplantados

El Virgen del Rocío sobre los trasplantados fallecidos: «El riesgo "cero" no existe en estas operaciones»

Admite que «se diagnosticó la infección del donante de órganos por el virus del herpes simple después del trasplante»

SevillaActualizado:

A raíz de la muerte de al menos dos personas trasplantadas en el hospital Virgen del Rocío por el contagio del virus del herpes simple por el órgano que recibieron, el citado centro sanitario defiende su actuación al afirmar que se siguieron los protocolos internacionales en materia de trasplantes. Uno de los fallecidos por esa causa es una joven de 22 años, caso al que se ha referido el hospital asegurando que «la asistencia fue la correcta, según el estado y los síntomas que presentaba en cada momento y atendiéndose siempre la paciente siguiendo la lex artis».

«Solo la sospecha de una infección activa por el virus del herpes (VHS) contraindica la donación, ya que la serología, aunque se extrae, no es necesaria en el momento del trasplante. Por otro lado, que el receptor sea negativo no quiere decir que no se le pueda implantar un órgano de un paciente con serología positiva para el virus del herpes simple porque no implica que haya una infección activa», aclara el hospital Virgen del Rocío.

Detección del VHS

La dirección del centro sanitario asegura que «de hecho, cuando hay una infección activa, el primer marcador que indica la presencia de dicha infección (se eleva el antiVHS IgM) no se detecta de manera inmediata y aparece varios días después de la infección... Este el caso al que nos referimos. De ahí su excepcionalidad y que no se haya podido detectar en el momento del trasplante, que se ha hecho aplicando el protocolo internacional que recomienda la comunidad científica en todo el mundo».

«En el donante, se ha establecido el diagnóstico de infección por VHS a posteriori, ya que al estar ingresado y en coma, no ha sido posible la sospecha, entre otras cosas por la rareza de la coincidencia. Siempre se hacen todas las técnicas necesarias e incluso algunas extraordinarias para intentar minimizar el riesgo en un trasplante, como acto médico que es, pero desafortunadamente el riesgo "cero" no existe», añaden las mismas fuentes.

«La paciente evolucionó bien los primeros días, pasando a planta a las 48 horas del trasplante. Al quinto día del trasplante apareció un cuadro febril y los facultativos inician el diagnóstico diferencial de las posibles causas de realizándose diversas pruebas, cultivos, analíticas, ecocardiografia, ecografia y TAC. Además, se inició tratamiento antibiótico empírico y sintomático e incluso -dice el hospital- se indicó trasplantectomía».

Información a la familia

«La paciente fue valorada todos los días y en varias ocasiones, cuando fue necesario, por personal facultativo. Por otro lado, aunque es habitual que cuando se realiza la visita médica el familiar salga de la habitación, salvo que sea un menor, la familia fue informada desde el primer momento de la evolución, de las medidas tomadas y de todas las pruebas indicadas, si bien al ser la paciente mayor de edad y estando capacitada, era ella quien debía firmar las autorizaciones necesarias para, por ejemplo, someterse a un TAC urgente o a una reintervención».

Para el hospital, «legalmente es el paciente quien debe firmar y decidir sobre su estado de salud, salvo que sea menor de edad o no se encuentre capacitado para ello y designe a un tutor legal. En cualquier caso, la familia fue también informada de las exploraciones necesarias y de la reintervención a que fue sometida».