Nuevos bloques del barrio de Los Pajaritos
Nuevos bloques del barrio de Los Pajaritos - Raúl Doblado

VIVIENDA EN SEVILLASólo un tercio de los vecinos que fueron realojados quiere volver a Los Pajaritos

De los 62 nuevos pisos construidos sobre los que se derribaron, más de 40 se han quedado libres

SevillaActualizado:

El Ayuntamiento de Sevilla viene acometiendo la regeneración urbana del barrio de Los Pajaritos —el más pobre entre las grandes ciudades de España— en los últimos años con la construcción de bloques de viviendas en los mismos solares donde derribó los viejos y deteriorados. De momento, el proceso se ha completado con respecto a los dos primeros. Pero a tenor de los resultados de esta primera —y necesaria— operación, parece claro que el problema de esta zona de la capital andaluza es más social que arquitectónico y con raíces mucho más profundas que los cimientos de los nuevos y flamantes edificios levantados junto a la calle Estornino. Los datos expuestos este lunes por el gobierno local sobre este proyecto hablan por sí mismos: sólo quiere volver al barrio un tercio de los vecinos que vivían en las viejas casas y que fueron realojados hace varios años en otros puntos de la ciudad a pesar de que lo haría en pisos nuevos y confortables. Un tercio.

Así lo expuso este lunes el concejal delegado de Bienestar Social, el socialista Juan Manuel Flores, buen conocedor de la problemática de fondo porque, además, es el responsable del distrito Cerro-Amate, donde está encuadrado este barrio que camina imparable hacia la marginalidad. El edil indicó que estos nuevos pisos se encuentran en parte vacíos después de que más de medio centenar de las 96 familias inquilinas iniciales, que fueron realojadas en otras viviendas de Sevilla para llevar a cabo las obras de derribo y reconstrucción, hayan decidido no volver y quedarse en su ubicación actual. Los términos del contrato deban la opción para quedarse en el lugar donde fueron realojados o volver a Los Pajaritos y la mayoría ha decidido no regresar.

De esas 96 familias, dos tercios fueron reubicadas en su momento en el denominado como edificio puente de la avenida de Andalucía y un tercio en otros pisos en zonas como Cerro-Amate, Aeropuerto Viejo, Sevilla Este o Torreblanca. Y de las 62 que podían volver a vivir en su antiguo barrio, ni un tercio ha decidido hacerlo. «No voy a hacer conjeturas sobre los motivos por los que esto ha ocurrido —señaló Flores—, no es mi papel, pero lo cierto es que es así porque se dio esa opción y han elegido».

Ante esta situación, Flores anunció que Emvisesa aprobaba ayer las bases para una convocatoria abierta de permutas de viviendas que permitirá que unos 40 vecinos de pisos municipales de Los Pajaritos pendientes de rehabilitación integral —los de los siguientes bloques que deben ser derribados— cambien sus inmuebles por una de las viviendas de los dos bloques ya reconstruidos en esta zona y que podrían estrenar sin necesidad de edificio puente. Tendrán prioridad las personas mayores, con problemas de movilidad, dependencia o con mayores deficiencias en sus pisos actuales, que serán destruidos cuando las familias los dejen y no volverán a ser utilizados.

Vinculación al barrio

Para aprobar esa permuta, se valorará la vinculación al barrio y el tiempo de uso de la vivienda en la que actualmente habitan, unos pisos que fueron adjudicados por el Ayuntamiento en 1961. «En los 50 años que llevan esos inmuebles, probablemente encontremos pocos titulares de entonces, pero los nuevos han de demostrar el tiempo que llevan ahí y si sus inquilinos tienen alguna discapacidad o dependencia, entre otros», agregó Flores.

La creación de esta bolsa para permutas permitirá una ocupación más rápida de las viviendas, tal como señaló el gerente de Emvisesa, Felipe Castro, que admitió que «medio centenar de familias» de los bloques que han sido reconstruidos han decidido no volver, mientras que una veintena «ya ha elegido una de las viviendas de los dos nuevos edificios». Eso sí, queda aún otra veintena de familias por decidir si volverá a la zona o permanecerán en sus ubicaciones actuales.